10 competencias laborales que no requieren ningún talento

0
702

El actual panorama laboral exige a sus profesionales el desarrollo de habilidades transversales que permitan interconectar las actividades empresariales para así fomentar una cohesión total entre su filosofía, su eficacia y su imagen. Por ello, además de las competencias laborales específicas de cada profesión, se requieren ciertas habilidades generales que se convierten en un factor clave tanto a la hora de seleccionar personal como a la hora de mantenerlo.

En Negocios y Empresa somos conscientes de ello, y por este motivo te ofrecemos a continuación un listado de 10 competencias laborales que no requieren ningún talento y que, sin embargo, resultan sumamente relevantes a la hora de alcanzar el éxito en cualquier profesión. Además, estas no sólo te convertirán en un buen profesional, sino que mejorarán exponencialmente tu vida personal.

10 competencias laborales que no requieren ningún talento

1. Puntualidad con tus compromisos

Puntualidad

Ser puntual es una cualidad que debes imponerte para cumplir con tus obligaciones. Además de suponer una falta de respeto hacia la otra persona, la ausencia de control en la organización de tu tiempo denota otros fallos como el desorden o la pereza, que a su vez están directamente relacionados con la irresponsabilidad. Por todo ello, una impuntualidad prolongada acaba fomentando la pérdida de prestigio y confianza de los demás hacia ti.

  • ¿Cómo mejorar este aspecto? Resulta indispensable conocer el tiempo que vas a emplear en la realización de cada tarea. Para lograrlo, puedes recurrir al establecimiento de distintos métodos de control, como la programación de alarmas en el móvil, la creación de un sistema de post-it o el cumplimiento de un horario de actividades. Aunque al principio te cueste calcular bien tu tiempo, con la práctica terminará siendo la mejor opción para rendir al máximo.

2. Actitud positiva en el trabajo

Actitud positiva en el trabajo

Las actitudes positivas en el ámbito profesional favorecen la comunicación de los equipos y la motivación de los mismos. El buen clima laboral derivado de este tipo de actitudes permite a los trabajadores afrontar con mayor entusiasmo cualquier proyecto, incrementando su eficacia y la cohesión interna de la organización. Así pues, la actitud positiva del profesional se acaba proyectando en la productividad global de la empresa, mejorando notablemente la experiencia laboral de los empleados y proyectando una buena imagen hacia el exterior.

  • ¿Cómo mejorar este aspecto? Para lograr una buena actitud debes destacar siempre los aspectos positivos por encima de los negativos. Esto puedes aplicarlo, por ejemplo, agradeciendo los favores que se te conceden o felicitando a tus compañeros por sus logros y motivándoles a seguir. De esta manera lograrás formar relaciones más estrechas y amigables que te harán sentir cómodo en tu trabajo.

3. Energía para tu productividad laboral

Energía productividad

Cada vez resulta más habitual que la rutina laboral termine consumiéndonos y haciéndonos sentir exhaustos. Asimismo, es importante que seas consciente de que puedes volver la situación a tu favor con el cambio de ciertos hábitos. El cumplimiento de estos te permitirán construir un bienestar tanto físico como emocional que se traducirá en una mayor energía a la hora de afrontar la jornada laboral y todas las decisiones que implica.

  • ¿Cómo mejorar este aspecto? Algunos de los hábitos a cumplir serían procurarte un buen descanso de 7/8 horas diarias, una buena alimentación con la que comas cinco veces al día sin saltarte nunca el desayuno o, por ejemplo, rodearte de personas que te muestren y transmitan todo su apoyo.

4. Capacidad de esfuerzo

Capacidad de esfuerzo

Cuando te embarques en cualquier proyecto personal o profesional, debes asegurarte de que estás dispuesto a comprometerte al 100% con él. Sólo con una dedicación completa podrás asegurarte su buen desarrollo y cumplimiento. En caso contrario, la falta de compromiso, que viene derivada del miedo al fracaso, inevitablemente te conducirá a un estado de caos del que te resultará complicado salir.

  • ¿Cómo mejorar este aspecto? La única forma de lograrlo es que tomes conciencia de toda la grandeza que puede adquirir cada uno de tus actos para tomar control sobre ellos. Dar lo mejor de ti mismo, un mayor grado de responsabilidad con tus acciones y la preocupación por los detalles te permitirá ir más allá de lo meramente planificado y aspirar a grandes recompensas.

5. Pasión por tu trabajo

Pasión por trabajar

Aunque pueda sonar utópico, es importante que te sientas lo más a gusto posible con tu puesto laboral. Identifica todos aquellos aspectos que actualmente te desagradan o te hacen sentir incómodo para así poder mejorarlos. Ten presente que la mayoría de las inconformidades tienen solución, y que solucionándolas podrás entregarte pasionalmente a tu labor sin nada que te lo impida.

  • ¿Cómo mejorar este aspecto? Un truco que te permitirá desempeñar tu puesto de trabajo con toda tu pasión es que te preguntes acerca de tu futuro a largo plazo y visualices todos los cambios necesarios que necesitas realizar para alcanzar tu futuro ideal. Esto te permitirá detectar las carencias que debes suplir y contribuirá a fomentar la solidez de tu autoestima.

6. Comunicación no verbal

Comunicación no verbal

Aproximadamente un 95% de la comunicación que llega al interlocutor no es verbal, sino que responde a todo aquello que transmites con tus gestos, tus expresiones, tus posturas o tus miradas. La comunicación no verbal dice mucho más de ti que tus propias palabras, por ello resulta importante que controles tu lenguaje corporal y así puedas transmitir lo que te interesa. Si sabes emplearla bien, es un arma de persuasión muy poderosa.

  • ¿Cómo mejorar este aspecto? Para demostrar tu seguridad y autoestima mediante tu lenguaje corporal, tu mejor aliada siempre es una sonrisa, incluso si no te sientes con demasiado ánimo. Mantener el contacto visual sin llegar a la intimidación, controlar el movimiento de los brazos o mostrar una posición erguida son otros de los factores más relevantes, así como la relajación para conseguir que tu voz gane profundidad y autoridad.

7. Ética profesional

Etica profesional

La ética profesional es un concepto que estos últimos años ha adquirido especial relevancia en el ámbito laboral. Se entiende por ética profesional el conjunto de pautas morales y valores universales destinados a regir la buena práctica de las actividades profesionales. Se trata, en definitiva, de una filosofía ética capaz de garantizar una ejecución que, además de profesional, también sea humana.

  • ¿Cómo mejorar este aspecto? La calma, la diplomacia y la humildad serán tus grandes aliados a la hora de desprender profesionalidad, así como la coherencia y el cumplimiento con tu palabra. Además, deberás prestar atención a detalles como el aspecto y la vestimenta para proyectar una imagen de total pulcritud y fiabilidad.

8. Aprender de los demás

Aprender de los demás

No hay mayor error que quedarse estancado creyendo que se dispone de todos los conocimientos necesarios. Es importante concebir tanto la vida laboral como la personal como un aprendizaje continuo; de este modo podremos sentirnos siempre motivados, dispuestos a dejarnos sorprender y, en resumen, a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos. Definitivamente, estar dispuesto a aprender de los demás aumenta notablemente tus posibilidades de éxito.

  • ¿Cómo mejorar este aspecto? Mantén al máximo tu capacidad de observación y busca aprender nuevas habilidades que puedan aportarte tus compañeros de trabajo: comparte con ellos tus experiencias, pregúntales por sus métodos de trabajo o pídeles prestado material para poder absorber nuevas ideas que mejorarán tu productividad.

9. Dar siempre un paso más allá

Un paso más

La monotonía y el cansancio pueden llegar a convertirnos en personas conformistas respecto a nuestras expectativas y cumplimientos laborales, haciendo lo justo para cumplir con nuestras obligaciones. Sin embargo, debes luchar contra esta situación y tratar de ir siempre un poco más allá; trabaja de forma estratégica para anticiparte a ciertos movimientos y estar listo para hacerles frente.

  • ¿Cómo mejorar este aspecto? Sé analítico y minucioso a la hora de estudiar cualquier posible mejora para tu puesto o incluso para tu empresa. Sólo de esta manera podrás optimizar y sacar el máximo provecho posible de todas las actividades que desempeñes.

10. Estar preparado para cualquier cosa

Siempre preparado

Tal como comentábamos al inicio, la forma de trabajar está cambiando a un ritmo vertiginoso, y una cualidad que todo trabajador debe desarrollar es su capacidad para responder eficazmente ante cualquier situación o contratiempo. Sólo así te asegurarás el mantenimiento de tu puesto de trabajo e incluso ganarás muchos puntos para lograr ascender.

  • ¿Cómo mejorar este aspecto? Deberás ser capaz de mantener la calma y el control ante cualquier problema para recuperar el equilibrio de la situación, así como definir proyectos realizables y llevarlos a cabo con total efectividad.

Esperamos que estas competencias laborales te hayan resultado interesantes y útiles. Todas ellas son necesarias actualmente para responder a las exigencias del mercado, de manera que te ayudarán tanto en los procesos de selección como en tu objetivo de ser valorado dentro de las organizaciones. ¿Qué competencias laborales consideras más importantes? ¿Conoces alguna que debería formar parte de la lista? En Negocios y Empresa estaremos encantados de conocer cuáles son tus experiencias e inquietudes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here