Hábitos alimenticios que disminuyen tu productividad en el trabajo

0
189

¿Cuántas veces has escuchado el dicho de “somos lo que comemos”? Pues bien, resulta que esta afirmación tiene respaldo científico. Diversos estudios han demostrado que los hábitos alimenticios juegan un papel de vital importancia en nuestra productividad diaria en el trabajo. Por tanto, nuestra mala alimentación general explica buena parte del descenso en nuestro rendimiento laboral. Para que pongas fin a esta situación, en Negocios y Empresa te desvelamos qué hábitos y comidas afectan a tu productividad en el trabajo, qué estás haciendo mal y cómo puedes mejorarlo.

Hábitos alimenticios que disminuyen tu productividad en el trabajo

Abandona tu sobredosis de cafeína

Contrariamente a lo socialmente asumido, la ciencia asegura que el café no incrementa nuestra productividad. De hecho, la sensación de euforia que adquieren los consumidores regulares de café es una sensación que los no consumidores obtienen con regularidad sin necesidad de esta bebida. Esto se explica porque, tras la retirada de los signos energéticos del primer café, un impacto negativo se apodera de nuestro ánimo y sólo podemos solventarlo con más café, lo que termina derivando en una dependencia absoluta de este.

Hábitos alimenticios que disminuyen tu productividad en el trabajo 1

No te saltes el desayuno

Que el desayuno es la comida más importante del día no es sólo un rumor. Detrás de esta sentencia se esconde la lógica científica: es necesario que tengas en cuenta que con el desayuno estás poniendo fin a un ayuno de aproximadamente 12 horas, en un momento en que la cena del día anterior anterior está digerida y sus nutrientes absorbidos. Por ello, cuando comienzas tu jornada laboral sin haber desayunado estás forzando a tu cuerpo a trabajar sin la energía que requiere, cansándote rápidamente e incluso pudiendo llegar a experimentar mareos.

Comer en exceso consume tu productividad

Cuando llegas a la hora de la comida habiéndote saltado el desayuno, instintivamente compensas la falta de comida a lo largo de la mañana con un consumo excesivo de ella al mediodía. Este desequilibrio tiene un impacto directo en tu cuerpo: un aumento de los antojos de carbohidratos, así como del hambre y, sí, también de la tristeza.

Hábitos alimenticios que disminuyen tu productividad en el trabajo 2

La comida basura está arruinando tu cuerpo

El consumo de comida basura afecta directamente al hipocampo, la parte del cerebro encargada del aprendizaje. Los altos niveles de grasa trans que contiene la comida basura, como los sándwiches o las hamburguesas, conduce a la reducción de uno de los ácidos grasos vitales del cerebro (DHA) que juega un rol importante en los procesos de aprendizaje, afectando a tu productividad laboral.

Los congelados y procesados tampoco ayudan

El consumo de tentempiés es un método al que muchos le sacamos provecho durante nuestra jornada laboral para mantener despierta nuestra atención. Pero, ¿qué solemos tomar a modo de tentempié? Normalmente optamos por opciones nada sanas que contienen carbohidratos refinados, como galletas, patatas fritas o comida congelada. Estos te aportan una energía inmediata que se consume rápidamente y se quema con lentitud, algo en absoluto saludable. Debes sustituir estos procesados y congelados por otras opciones más saludables como frutas, frutos secos o yogures.

Hábitos alimenticios que disminuyen tu productividad en el trabajo 3

Evita las largas pausas entre comidas

Debemos concebir nuestro cuerpo como una máquina y proporcionarle el combustible necesario, que en este caso es la glucosa, obtenida gracias a la descomposición de ciertos alimentos que hemos ingerido previamente. Por este motivo es importante la ingestión regular de alimentos para que nuestro cuerpo se mantenga despierto y funcional durante todas las horas del día. Si haces lo contrario y pasas demasiadas horas sin comer, la disminución de los niveles de glucosa en tu organismo afectará a tu capacidad productiva.

La falta de líquidos produce somnolencia

Otro aspecto relevante en nuestros hábitos alimenticios es la ingestión de una cantidad adecuada de líquidos. La falta de ellos nos conduce a un deterioro de la concentración, así como de la misma memoria y de la productividad. Si comienzas a incorporar agua y jugos en tu dieta, verás pronto los resultados en tu rendimiento laboral.

Estos hábitos alimenticios corrigen los principales errores observados en nuestra dieta. Así que, como seguro te has visto identificado con alguno de ellos, cuéntanos, ¿qué harás a partir de ahora para comer mejor? ¿Cuáles son tus trucos para mantenerte siempre activo en el trabajo? Déjanos un comentario, ¡estaremos encantados de leerte y poder charlar contigo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here