Incubadora de negocios | ¡El impulso que las ideas necesitan!

0
39
Qué hace una incubadora de negocios

Empezar una empresa es una tarea que requiere mucho trabajo, disciplina y toma de decisiones. Por esta razón, las ideas de negocios son la oportunidad perfecta para crear propuestas innovadoras y llamativas para el mercado. De esta manera, cada vez crece más el número de propuestas y solicitudes en programas para emprendedores como la incubadora de negocios. 

Sin duda, estos centros se convierten en un apoyo indispensable para los nuevos emprendedores, puesto que brindan asesoramiento a través de prácticas probadas en el mercado. Una incubadora de negocios es la pista de despegue de un proyecto empresarial. Si te gustaría conocer más sobre este programa y su ayuda para las nuevas empresas, en este artículo te contamos cómo las incubadoras de negocios son expertas en lo que hacen. 

¿Qué es una incubadora de empresas?

Qué es una incubadora de negocios

Una incubadora de empresas es un programa que brinda apoyo a los proyectos que se encuentran en etapas iniciales para promover su desarrollo y crecimiento hasta consolidarlo en el mercado. Por esta razón, podemos definir lo que es una incubadora de negocios a partir de las organizaciones que asesoran a emprendedores con ideas de negocio atractivas, rentables e innovadoras. 

Asimismo, el objetivo principal de una incubadora empresarial es lograr que se haga realidad la idea. Para ello, se busca establecer contacto con otros emprendedores e inversionistas potenciales y así obtener un espacio físico, nuevas redes de contactos, gestión y hasta financiamiento. 

Por otro lado, una incubadora de negocios puede hacer parte de entidades públicas o privadas. Siendo así, una oportunidad para dominar el mercado local empleando métodos de enseñanza probados en los consumidores por los posibles patrocinadores. Teniendo en cuenta esto, en algunos casos las incubadoras reciben porcentajes entre el 5% al 10% de acuerdo a su participación accionaria, tiempo y recursos invertidos. 

Tipos de incubadoras de empresas

Personas trabajan en equipo

Una incubadora de negocios tiene la misión de guiar a nuevos emprendimientos, startups y empresas para impulsar su idea o proyecto. Por esta razón existen diferentes tipos de organizaciones para llevar a cabo esta labor, las cuales se enfocan en obtener crecimiento, estabilidad, posicionamiento, rentabilidad y éxito en el mercado. Gracias a esto, las incubadoras de negocios se clasifican en: 

Según el tipo de emprendimiento:

  • Tradicionales: se dirigen a negocios de servicios o comercios y las empresas a apoyar se caracterizan por tener una baja necesidad de infraestructura tecnológica. Este es uno de los tipos de incubadoras de negocios más tradicionales, pero con mayor potencial de rentabilidad. 
  • Tecnología intermedia: una incubadora de proyectos de tecnología intermedia apoya a empresas tecnológicas que incorporan la innovación empresarial a través de tecnologías semi especializadas. Además, este tipo de incubadora de negocios tiene un periodo de aproximadamente 12 meses de ejecución. 
  • Alta tecnología: Una de las tareas que hace una incubadora de negocios de alta tecnología es apoyar nuevas empresas que se desarrollan en el marco de la tecnología de la información y la comunicación, como la biotecnología, sistemas electrónicos y tareas del sector farmacéutico. 

Según su fuente de financiamiento:

  • Financiación privada: Se trata de una incubadora de negocios orientada a financiar nuevas empresas con inversionistas privados. 
  • Negocios universitarios: es un tipo de incubadora de negocio que apuesta por los proyectos de las comunidades educativas dentro de las instituciones de educación superior. 
  • Financiación pública: finalmente, la incubadora de negocios públicos aprovecha los recursos públicos para apoyar a los emprendedores sin fines de lucro. 

¿Cómo funciona una incubadora de negocios?

Cómo funciona una incubadora de negocios

Las incubadoras de negocios están dirigidas a desarrollar nuevas empresas en función de lo que necesita el mercado. Por ende, funciona como una herramienta indispensable para enseñar y acompañar al proyecto hasta obtener el reconocimiento de patrocinadores e inversionistas dentro del mercado local. Así que, a continuación, evaluaremos las actividades que se realizan para incubar una idea hasta lanzarla: 

1. Selección

La primera etapa de las fases del proceso de incubación de empresas consiste en desarrollar un esquema de gestión en donde la idea o proyecto es seleccionada por especialistas del sector del emprendimiento. A medida que se analiza el perfil del proyecto emprendedor y se evalúa el potencial de la idea, se procede a escoger las mejores propuestas para postularlos e iniciar la incubación. 

Asimismo, dentro de la selección, la incubadora de negocios debe especificar la duración del proyecto, las condiciones para participar y los responsables de cada tarea. Ten en cuenta que para este tipo de encuentros la incubadora de negocios contacta de manera masiva a miles de emprendimientos con propuestas innovadoras. Así que, si vas a presentar un proyecto sé auténtico y si vas a seleccionar ideas escoge las más atractivas. 

2. Preincubación

Después de la selección, como parte de las características de las incubadoras de empresas, el siguiente paso es diagnosticar y evaluar la viabilidad de la idea. Siendo así, la alternativa perfecta para desglosar el proyecto y conocer sus adentros tanto en historia como en requerimientos para hacerlo realidad. 

Por otro lado, en este punto la incubadora de negocios también apoya la creación del plan de negocios junto a un plan de trabajo para recopilar documentos y dar pasos firmes hacia el objetivo. Como resultado, el proyecto o idea emprendedora podrá realizarse en el menor tiempo posible gracias a la asesoría de los especialistas y a la facilidad de aprovechar las herramientas que ofrecen. 

3. Incubación

El siguiente paso de la incubadora de negocios es gestionar en sí la incubación. Por esta razón, se brinda soporte para empezar con la capacitación y asesoría especializada a cargo de profesionales del sector, inversionistas y financieros. Además, con este acompañamiento el proyecto queda mejor consolidado para que a la hora de realizar la presentación al mercado el lanzamiento sea un éxito. 

Del mismo modo, durante la etapa de incubación se implementan pruebas piloto para evaluar su funcionamiento y receptividad del público. A causa de esto, es conveniente resaltar que la incubación tiene una duración que puede variar entre 1 a 2 años. Sin embargo, este factor dependerá del tipo de emprendimiento, de sus características y necesidades. 

4. Seguimiento

Finalmente, una vez terminada la incubación, la incubadora de negocios evalúa si la idea ha alcanzado un nivel de madurez apto para ser puesta en el mercado. Sin duda, este es el paso que determina la efectividad de la propuesta y propone la independización del negocio. No obstante, ten en cuenta que la organización brinda toda la asesoría necesaria para que el proyecto continúe su crecimiento fuera de la incubadora de negocios. 

Seguidamente de esto, la empresa puede optar por conseguir nuevos apoyos de financiación, realizar mejoras en su propuesta comercial, incorporar productos o servicios y recibir una nueva capacitación en diferentes áreas. ¡Las redes de contacto son el punto clave para el crecimiento a largo plazo del proyecto! 

Ventajas que aporta una incubadora de negocios a los emprendedores

Ventajas de una incubadora de negocios

Hoy en día, el número de personas que se animan a emprender crece de forma acelerada. Sin embargo, en algunos casos los propietarios de la idea no cuentan con el potencial económico para sacarla adelante. Por esta razón, nace la incubadora de negocios, la cual funciona como un agente promotor e impulsor. Esta herramienta, crea espacios diseñados para el crecimiento de los emprendedores y el desarrollo de sus proyectos. 

En efecto, las incubadoras de negocios pueden convertirse en el apoyo esencial para aquellos emprendedores con ideas atractivas, innovadoras y en tendencia. De ahí que, una de las mayores ventajas de las incubadoras de empresas sea ayudar a las organizaciones emergentes a despegar con rapidez. No obstante, a continuación, te señalamos otros beneficios que aporta este programa: 

  • Ofrece un equipo especializado en las diferentes áreas de la industria empresarial, como, por ejemplo: laboratorios de desarrollo de software, impresora 3D, equipo para prototipos, entre otros. 
  • Provee espacios físicos con mobiliario para brindar un lugar de trabajo eficiente sin incurrir en costos de arrendamiento. 
  • Brinda asesoría de expertos para mitigar los riesgos y errores en el proceso de implementación e instalación en el mercado. Así, promueve la planificación, la toma de decisiones acertadas y la revisión oportuna de cada acción. 
  • Crea espacios de esparcimiento grupal para generar nuevas redes de contacto y promover la capacitación y formación en áreas relevantes como: ventas, consejería legal, marketing, logística, entre otros. 
  • Asesora en la creación de estrategias para asegurar y garantizar la participación del proyecto dentro de las exigencias del mercado actual. 
  • Conecta el emprendimiento con las personas adecuadas para llegar con facilidad al cliente potencial con técnicas de comunicación efectiva y atractiva. 
  • Eleva el crecimiento gracias a los servicios de negocios compartidos como descuentos en software para la gestión de proyectos y contabilidad. 

Desventajas de una incubadora de negocios

Trabajo en equipo

Si bien, una incubadora de negocios cuenta con un número de beneficios amplio y extenso para las ideas y proyectos de emprendedores, también existen algunos contras dentro de este programa. Por ello, una de las principales desventajas de una incubadora de negocios es el alto costo de implementación. Mientras que, también podemos agregar que es un proceso muy poco accesible para un gran número de emprendedores. 

Sin duda, los programas de una incubadora de negocios abarcan grandes beneficios, pero cuentan con algunos factores negativos que debes tener en cuenta. Entre ellos: 

  • Es proceso que resta independencia y genera una cuota de supervisión que se verá reflejada al momento de pagar por la ayuda brindada. 
  • Cuenta con una vigencia limitada, ya que la finalidad de una incubadora de negocios es impulsar el despegue del proyecto, una vez lo logra termina su acompañamiento. 
  • No todos los proyectos pueden acceder a un programa de incubación, por lo cual para hacer parte de la preselección el emprendimiento debe cumplir una serie de requisitos. 
  • La participación en una incubadora de negocios puede representar una inversión de capital adicional riesgosa, ya que la selección no asegura la participación. Es decir, el emprendimiento compite con otras empresas para obtener un beneficio económico. 

¿Qué debo hacer para que mi negocio reciba apoyo de una incubadora de negocios?

Desarrollar una idea para emprender

Participar en los programas que realizan las incubadoras de negocios implica mucho más de lo que te imaginas. De hecho, existen algunos aspectos claves a considerar antes de realizar el proceso de solicitud y aplicación. Si quieres acceder a los planes que ofrece una incubadora de negocios, es necesario que evalúes los procesos de admisión para prepararte para una convocatoria. Te dejamos los pasos a seguir: 

1. Revisa las incubadoras de negocios

Debido a la cantidad de incubadoras de negocios disponibles en el mercado, es conveniente realizar una investigación para contar con una opción eficiente y prometedora al momento de elegir. Además, recuerda que una incubadora de negocios debe ofrecer un panorama completo de los procesos realizados con anterioridad y por supuesto los resultados de sus estrategias. 

De manera similar, puedes optar por revisar el sitio web para obtener referencias de negocios exitosos que hayan contado con la ayuda de la incubadora o consultar a los anteriores participantes su experiencia dentro del programa. El objetivo de esta búsqueda es conocer como la incubadora de tu elección ayudó a desarrollar nuevos negocios. 

2. Analiza los requisitos de admisión

A medida que conoces el concepto sobre lo que es una incubadora de negocios, tendrás claro que cada una de ellas tiene un criterio propio para seleccionar las propuestas o ideas de emprendimiento. Por ello, antes de tomar una decisión, revisa los formularios de aplicación para asegurarte de que cumplas con los requisitos de admisión. Entre los aspectos que debes revisar: 

  • Capital específico 
  • Experiencia empresarial 
  • Características del producto 
  • Contexto de la propuesta comercial 
  • Posibles ganancias 
  • Capacidad de gestión y/o acompañamiento. 

3. Genera un plan de negocios

Una incubadora de negocios busca plasmar un proyecto en una realidad, por lo cual es necesario tener definido el plan de negocios que deseas implementar al momento de lanzar tu emprendimiento al mercado. Así que, crea un resumen en donde especifiques la visión general de tu negocio, los responsables de cada área, la propuesta de valor y la ventaja competitiva. 

Además, aprovecha este documento para describir tu producto o servicio y presentar la estrategia comercial con el tiempo de ejecución. Una incubadora de negocios busca proyectos que tengan la capacidad de ser exitosos desde el primer momento, ¡genera un discurso que enganche al inversionista destacando las fortalezas de tu proyecto! 

4. Crea un equipo

Si quieres que una incubadora de negocios acepte tu propuesta comercial, debes estar preparado para trabajar con un equipo sólido y capaz de plasmar tu proyecto en cualquier situación. Así que, busca líderes fuertes para que tomen la dirección del negocio, ejecuten cambios importantes y trabajen al ritmo de la incubación. 

Sin duda, este es un proceso que requiere de tiempo, por lo cual antes de presentar el proyecto a una incubadora de negocios convoca a tu equipo de trabajo para explicarles el funcionamiento del modelo de negocio, discutir las metas del proyecto, resaltar los puntos fuertes y conocer las debilidades de la propuesta. ¡Dominar este discurso es la clave para que tu solicitud de selección ante una incubadora de negocios se convierta en la incubación! 

5. Selecciona que quieres ofrecer

Una vez tomas la decisión de participar en una incubadora de negocios, aceptas ceder un porcentaje de las acciones de la empresa a los inversionistas o profesionales del programa. Por ello, tienes que determinar cuánto estás dispuesto a dar al formar parte de este programa. En este caso ten claro que el porcentaje debe coincidir con los objetivos y necesidades del proyecto. 

Evita dar más de lo que tu propuesta puede ofrecer, ya que esto repercutirá en el presupuesto destinado al crecimiento de tu emprendimiento.  

Palabras finales

Una idea innovadora necesita mucho más que presupuesto para darse a conocer y esto es lo que determina la importancia de las incubadoras de empresas. Hoy en día, es muy sencillo acceder a la financiación y acompañamiento de profesionales expertos en la industria no solo de los negocios, sino también en el manejo del mercado. 

Por ende, la incubadora de negocios es la herramienta perfecta para probar y procesar un proyecto antes de ser lanzado al mercado, pues esta compañía tiene la capacidad de explorar los proyectos en desarrollo y potenciar su alcance desde el origen. Así que, elige la incubadora más apropiada para tu proyecto y tus objetivos comerciales. 

Recuerda que una incubadora de negocios es aquella que impulsa a los negocios emergentes, ¡Ha llegado el momento de ver cómo tu idea despega hacia el éxito!