Agiliza tu mente con estas estrategias

Cuando escuchas que debes cuidar tu salud, seguramente pienses en alimentarte de manera saludable, beber al menos 2 litros de agua por día y hacer actividad física de manera regular. Sin embargo, tu cuerpo no es el único que necesita ejercitarse.

El cerebro es un músculo y, como tal, precisa entrenamiento para poder alcanzar su mejor rendimiento. La clave es ser constante y concentrarse en mantenerlo activo para que no pierda funciones con el paso del tiempo.

Recuerda que la mente es la herramienta que posibilita que lleves a cabo todas las funciones que realizas diariamente, ya sean sencillas o complejas.

De modo que si quieres recordar sin problemas dónde guardaste las llaves, lo que debes comprar en el supermercado o los trucos para ganar a los juegos online que compartes con tus amigos, apunta esta información.

La importancia de entrenar el cerebro

Así como sucede con el aspecto físico, el paso del tiempo también deja huellas en nuestra mente. A medida que pasan los años comenzamos a experimentar cambios en nuestras conexiones neuronales. Como consecuencia, sufrimos una pérdida progresiva de funciones cerebrales, como la rapidez al razonar o la memoria episódica.

Es por esto que la actividad mental se torna una herramienta fundamental para estimular el cerebro, reducir el riesgo de deterioro cognitivo y fomentar el desarrollo de nuevas interconexiones entre las neuronas.

Ejercitar la mente permite conservar la memoria y velocidad de razonamiento, a la vez que ayuda a reducir el riesgo de sufrir enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.

Cómo entrenar la mente

agilizar mente 2

No existe una sola forma de entrenar la cabeza. La clave está en hacer ejercicios que estimulen el cerebro haciendo que abandone la rutina y las acciones mecánicas, aprendiendo nuevas formas de resolver problemas. Te presentamos algunas estrategias para que las pongas en práctica.

Aprende un idioma

Incorporar vocabulario y construcciones verbales de una lengua desconocida es una excelente manera de poner en marcha tu cerebro.

No solamente agilizarás tu memoria, sino que también tendrás que aprender cómo escribir y leer en el nuevo idioma.

Usa la mano no dominante

Durante algunas horas al día intenta utilizar tu mano no dominante para hacer cualquier tipo de tarea. Es decir, si eres diestro, usa la izquierda y si eres zurdo, la derecha.

Prueba abrir envases o paquetes, usar utensilios de cocina, escribir e incluso colocar las llaves en la cerradura con la mano contraria a la que siempre utilizas. Si bien al principio te costará, te garantizamos que tu cerebro saldrá beneficiado.

Vuelve a jugar

¿Recuerdas el Scrabble, el Bridge o ese viejo rompecabezas que te encantaba armar cuando ibas al colegio? Este tipo de actividades lúdicas son muy beneficiosas para el cerebro, porque ayudan a crear conexiones neuronales y optimizan la memoria.

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Si no tienes a mano ninguno de estos juegos, puedes hacer sudokus o crucigramas en tu tiempo libre.

Cambia tus recorridos habituales

Evita hacer siempre el mismo camino para ir a hacer las compras o visitar amigos y familiares. Recorre otras calles, bájate algunas paradas antes del transporte público o prueba nuevas combinaciones para llegar.

Además de llevarte a sitios nuevos, este pequeño cambio de rutina optimizará tu memoria espacial y te ayudará a encontrar nuevas formas de resolver algo tan habitual como salir a comprar o a hacer un trámite.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here