Consejos para la jubilación de empresarios

0
86
Empresario jubilado

En muchas ocasiones, los empresarios llegan al momento en el que deben contemplar la jubilación y con este, surgen muchas dudas e incertidumbres. El principal dilema al que se enfrentan estas personas es que no saben a quién podrían cederle el testigo de su empresa.

En muchas ocasiones es posible que dentro de la familia no esté la persona idónea para esto o que, simplemente, ninguno tenga entre sus planes hacerse al frente de la compañía. Por eso, es fundamental adelantarse a los hechos y contar con una planificación financiera como la que ofrece OVB.

En este artículo, te enseñaremos algunos consejos sobre la jubilación de empresarios y cómo tomar las mejores decisiones según tu caso.

¿Cuándo jubilarte de tu empresa?

Persona evaluando su jubilación

En España, los 65 años son una cifra que la mayoría de empresarios tienen marcada con rojo en su calendario. Sin embargo, la jubilación no siempre está marcada por la edad, sino que se trata de una decisión en la cual está implicado el futuro de toda una compañía. ¿Cuál es el siguiente paso para su empresa luego de llegar a la jubilación? No es fácil señalarlo, pero hay opciones para tomar la decisión más adecuada.

Como ya se ha mencionado, muchos empresarios que crearon sus empresas hace varias décadas se encuentran con el panorama de que sus hijos no quieren seguir sus pasos. Otros, simplemente, prevén que el control de la compañía podría generar futuros conflictos familiares o de estos últimos con otros socios. Por último, lo que puede ser el caso menos deseado: el empresario dilata tanto la sucesión hasta que es demasiado tarde y tienen que malvender su empresa.

La preparación, en cualquier aspecto de la vida, representa un altísimo porcentaje del éxito de estos. Debido a esto, si el empresario ve que las opciones más cercanas no son las idóneas para continuar con el negocio, debe ser proactivo en la búsqueda de un comprador. Un gran error que debe evitarse cometer a toda costa es esperar que aparezca un comprador, pues cuando esto sucede es usual que no sea el más adecuado.

¿Cuáles son las opciones que existen para la venta de una empresa por jubilación?

Opciones de jubilación

Si eres empresario, llegaste a tu edad de jubilación y la mejor alternativa que tienes es vender tu compañía, te encontrarás con diferentes opciones. Y sí, existen varias posibilidades, las cuales tienen sus pros y sus contras, por lo que cada caso debe ser evaluado a profundidad.

1. Venta de la empresa a los trabajadores

Este es un escenario bastante habitual para los empresarios que llegan a su edad de jubilación y deben tomar una decisión con su empresa. En muchas ocasiones, los propios trabajadores que ya llevan un tiempo en la compañía quieren hacerse cargo del negocio. Esto puede representar una gran ventaja, pues los colaboradores conocen a fondo el proyecto y entienden cómo rentabilizarlo.

2. Venta a otro empresario

Esta opción es de gran interés también para el empresario que quiere ejecutar la compra y lo explicaremos a continuación. Este podrá adquirir un negocio en funcionamiento que le puede ayudar a ingresar a un nuevo mercado y así reducir los riesgos de iniciar un proyecto desde cero. La compra de una empresa por alguien con experiencia en la industria también puede servir para ampliar la cuota de mercado y para internacionalizar la compañía.

3. Venta a un fondo de inversión

Por último, otro panorama que podría contemplar el empresario que está a punto de jubilarse es la de vender su compañía a un fondo de inversión. También conocidos como fondos de capital riesgo, estos pueden mostrar interés en comprar empresas que ofrezcan una buena rentabilidad para luego venderlas.

Puede haber más opciones para la venta de la empresa, pero sin duda, estas son las más comunes y las que más beneficios podrían representar al empresario.

Consejos para la venta de una empresa por jubilación

Mujer firmando la venta de su empresa

Cada negocio o proceso de venta de una empresa por jubilación es diferente, pero lo usual es que sigan determinados pasos. A continuación, te damos algunos consejos que se deberían seguir para llevar esta negociación a buen término:

1. Planificación

La decisión de vender una empresa por jubilación es un tema que debe estudiarse con mucho tiempo de antelación. Lo mismo, debe haber una preparación y un estudio de las mejores posibilidades para cuando llegue el momento de la venta.

2. Valoración

Para no tener expectativas que no estén acorde a la realidad, es necesario que el empresario haga un análisis honesto de su negocio. En muchas ocasiones, puede darse el caso que sea mejor liquidar que hacer la venta.

Por citar un ejemplo, es probable que el éxito de un negocio esté vinculado al carisma del empresario o que este haya sido rentable en el pasado, pero quedó relegado por los avances tecnológicos.

3. Búsqueda

Los posibles compradores de tu empresa pueden ser los propios trabajadores, los competidores directos o empresarios con negocios complementarios al tuyo.

Como ya fue citado, lo ideal es que tú seas quien los busque, ya sea hablando con tus colaboradores, asistiendo a ferias o reuniones de empresarios, entre otras acciones. Otra alternativa es contar con la ayuda de un asesor en la compraventa de empresas.

4. Documentación

Para la compraventa de empresas se deben realizar procedimientos en los que se analiza toda la información del negocio. Es importante que toda la documentación esté ordenada y al día para que el proceso sea más sencillo y ágil. Algo fundamental es que haya un documento de confidencialidad, en el que el comprador se comprometa a mantener el secreto de toda la información que reciba de la empresa que se está vendiendo.

5. Negocio y cierre de la venta

Luego de que el comprador haya realizado la diligencia debida, lo más habitual es que haga una oferta de compra. A partir de ahí podrían iniciarse las negociaciones para hacer efectiva la compraventa. Habrá ofertas y contraofertas, como en toda negociación, y por último debería llegarse a un acuerdo para así firmar la escritura pública.

Los anteriores son los pasos o tips que debería seguir el empresario que llegue a su jubilación y opte por vender su empresa. Más allá de esto, esta persona puede mantener algún derecho sobre su compañía pese a venderla. Conservar un porcentaje de las acciones del proyecto garantizará mantener el vínculo y seguir generando ingresos.

Conclusiones

Ser empresario y llegar a la jubilación es un momento en el que abundan las decisiones importantes por tomar. Lo ideal es que se encuentre la alternativa más ideal para darle continuidad al proyecto de la compañía, siempre y cuando este quede en las mejores manos. Para esto, lo más recomendable es que si eres el empresario que se encuentra ante este panorama, busques la asesoría de profesionales que puedan guiarte durante todo el proceso.