¿Cuándo usar un embalaje retráctil en el sector industrial?

El plástico retráctil es un material resistente y muy flexible que permite el retractilado de la carga ya sea irregular o angulosa, ofreciendo una protección y compacidad frente a las posibles perforaciones y rasgadas durante el transporte o el almacenaje de larga duración.

El embalaje retráctil es uno de los elementos que tienen mayor demanda entre las empresas de embalaje. Este tipo de producto se encuentra en versión transparente, azul o blanco opaco. Éste último es el más utilizado, pues permite añadirle distintivos o logotipos una vez instalado. La variedad de opciones que hay dentro del sector, permite que el producto quede oculto o visible en función de las necesidades del consumidor.

Embalaje retractil 2

Este tipo de embalaje se obtiene mediante el sellado con una pistola térmica de plástico PEC, compuesto principalmente, por polietileno y goma adhesiva térmica que se activa con la aplicación del calor. Este tipo de material, se distingue frente a otro tipo de embalaje, por la capacidad para ajustarse perfectamente al producto, además de presentar total inmunidad frente al fuego, la humedad, el sol e incluso, las sustancias corrosivas.

Cada sector tendrá sus propias necesidades, por lo que la utilización de este tipo de embalaje irá en función del grado de contacto con el producto. Este tipo de material está pensado para varios sectores, entre los que destacan la industria de la alimentación, ya que es un producto sensible por la naturaleza en sí del mismo, así como la validación de la normativa ISO 22000.

Otro sector como el de la cerámica y vidrio, también necesita un embalaje retráctil que asegure la integridad del producto durante el transporte, así como la carga y descarga. También para el sector de la tecnología y equipamiento es fundamental este tipo de embalaje, pues los aparatos que tienen una sensibilidad mayor por sus condiciones, por lo que además de sus posibles altos costes de producción, deberán contar con una empresa de embalaje que logre asegurar un transporte seguro.

Jordi Moré, director de compras de Embalex, empresa de embalaje industrial especializada en embalajes retráctiles, señala que el secreto de la óptima utilización de esta técnica consiste en aplicar la cantidad correcta de calor, para que el plástico no pueda agujerearse y como consecuencia, pueda entrar agua u otro elemento externo. No hay que olvidar tapar las esquinas con burbuja para evitar cualquier posible rozadura a la hora de transportar la carga

No hemos podido validar tu suscripción.
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Por lo que se utilizará un embalaje retráctil para cubrir toda la mercancía de cualquier tamaño, ya bien sean pequeños objetos o incluso grandes productos como pudieran ser molinos eólicos, maquinaria industrial o incluso vagones de tren.

Por lo que este tipo de embalaje retráctil, se deberá utilizar siempre y cuando el producto que se quiera transportar tenga unas características determinadas, y requiera un embalaje retráctil que asegure su viaje sin ningún problema por motivos externos como pudiera ser la humedad o calor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here