Cómo evitar la suciedad en tu lugar de trabajo

Todo el mundo suele pasar más de ocho horas diarias trabajando en la oficina, pero también compartiendo el mismo espacio con otras personas, lo que puede hacer que muchas veces las condiciones de limpieza no sean las correctas. Por ley, es obligatorio que todos los lugares de trabajo cuenten con unas condiciones básicas de higiene y limpieza con unas disposiciones mínimas de seguridad y salud.

También es recomendable vigilar todos los parámetros de humedad y temperatura. Es necesario, claro, saber elegir el material que nuestra superficie de trabajo requerirá: es muy importante elegir el correcto sistema de limpieza. En este artículo te daremos algunos consejos y sugerencias que te pueden servir de ayuda a la hora de replantear el cuidado de tu zona de trabajo.

Cómo evitar la suciedad en tu lugar de trabajo

Evitar la suciedad en el lugar de trabajo

  • Esteras industriales. Absorben la suciedad y la humedad gracias a su buena transparencia. Es una buena manera de proteger los suelos además de que también son antideslizantes.
  • Muebles tapizados. Se debe de tener bastante cuidado a la hora de limpiar porque son algo complicados, ya que suelen estar cubiertos de un textil o piel. En ocasiones también absorben la suciedad por lo que es recomendable limpiarlos periódicamente con una solución de champú o productos específicos, también se debe realizar una limpieza ‘mecanizada’. Podemos encontrar máquinas específicas para este tipo de mobiliario y superficies que cuentan con un sistema de inyección-extracción o también espuma seca.
  • Mesas y estanterías. Para este tipo de superficies la mejor técnica es la del agua y el jabón, ya que es prácticamente imposible que dañe ningún material y el resultado siempre suele ser óptimo y duradero. Una bayeta de microfibra humedecida bastará para dejar el mueble perfecto.
  • Mobiliario de chapa de madera. Lo conveniente con este tipo de material es siempre nutrirlo e hidratarlo lo máximo posible. Podemos hacernos con productos jabonosos que sean específicos para el tipo de madera con el que contamos. Hay que tener cuidado con este tipo de productos, pues pueden deteriorar el material si elegimos el erróneo.
  • Desinfección de aparatos telefónicos. La bayeta de microfibra un poco humedecida con agua y un líquido detergente neutro o normal puede bastar para, si puede ser diariamente, limpiar las superficies de ordenadores, teléfonos, fax o auriculares. Conviene no pulverizar directamente estos equipos electrónicos. Para las pantallas es mejor utilixzar cualquiera con base de bioalcohol para una mayor limpieza y cuidado.
  • Las papeleras. Es un objeto que solemos olvidar a la hora de limpiar la oficina. Cuando se vacían las bolsas es necesario limpiar el interior de la papelera con una solución de detergente.
No hemos podido validar tu suscripción.
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Y es que sin duda alguna, la mejor manera de mantener nuestra oficina limpia es hacer una ligera limpieza general para su mantenimiento diario. Tan solo hace falta algunos pasos que no tienen por qué costarnos demasiado tiempo en realizar: como la recogida de restos de cajas vacías o materiales, el vaciado de las papeleras, el mopeado/barrido, el desempolvado del mobiliario en estanterías y escritorios; la desinfección de aseos y dispositivos electrónicos y por último la limpieza de los propios productos de almacenamiento y su respectivo almacenamiento en el sitio que tenemos reservado para estos utensilios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here