Jefe o líder: la batalla interminable entre poder y liderazgo

Bien dicen por ahí que «todo barco necesita su capitán» y una empresa jamás será la excepción. Los equipos de trabajo bien organizados y constituidos traerán casi el doble de productividad que un equipo con las mejores capacidades pero sin dirección. ¿Qué hacer?, ¿cómo hacerlo?, y ¿cómo decirlo? En estas tres preguntas identificarás qué tipo de ‘cabeza al mando’ eres, si un líder o, por el contrario, un jefe.

Aunque no creas que existen diferencias, ¡vaya que las hay!, y muy drásticas. Así que antes de continuar, te invitamos a observar la siguiente infografía; en ella encontrarás los rasgos básicos para identificar si estas el bando del poder o del liderazgo. Después de ello, analizaremos cuál es más efectiva y por qué. ¡Acompáñanos! 😉

Jefe o líder: la batalla interminable entre poder y liderazgo
Infografía ofrecida por Wrike – Gestor De Proyectos Online Gratis

¿Qué es mejor, ser jefe o líder?

Como habíamos mencionado antes, la persona que esté al mando de un equipo de trabajo es la principal responsable de la efectividad de ese equipo. Generalmente, se nos instruye para ser jefes; es decir, dar órdenes a nuestros subalternos, exigir resultados y fijarnos únicamente en las cifras, porque se cree que es allí donde encontraremos el éxito de nuestro trabajo. Sin embargo, los nuevos modelos de trabajo nos han permitido detectar ciertas incongruencias y fallos en la forma de dirigir nuestro equipo de trabajo… Entonces, ¿cuál es la diferencia?

1. Jefe vs líder

Podemos plantear que un líder es un jefe pero que cuenta con mejores herramientas para dirigir un equipo de trabajo. Un líder, a diferencia de un jefe, es una persona que orienta a su equipo de trabajo creando metas comunes, de las cuales él mismo hace parte. A su vez, un líder es esa persona que se dedica a motivar a los miembros del equipo para hacer de ellos más eficientes.

Para hacer esto más claro vamos a poner un ejemplo: ahora eres un técnico de fútbol. A tu cargo están 11 jugadores deseosos de ganar la Champions League, pero para lograrlo requieren de ti, de tu experiencia como analista del juego; ellos atenderán cada una de tus indicaciones si son claras, puesto que tú ya tienes un plan de juego para ganar. 5 minutos antes de salir a la cancha, te encargas de darles ánimos, de hacerlos creer en ellos mismos y como equipo, con ello te aseguras que den el 100% de su rendimiento en la cancha.

Pero tu trabajo no termina ahí, tú sales a la cancha con ellos, evalúas su rendimiento, haces ajustes en el camino, dejas descansar al que tenga que descansar y jugar a aquel que quiera hacer el gol ganador. Tras 90 minutos de partido, te darás cuenta que has construido un plan de éxito, y que no lo habrías logrado sin esos 11 jugadores. Tras la victoria, lo que queda es celebrar en equipo.

2. ¿Qué hace a un líder, líder?jefe o lider

Como puedes ver, un técnico de fútbol debe ser un líder, al igual que tú. Gran parte de tu trabajo se basa en estar atento a cada una de las personas que conforman tu equipo de trabajo. ¿Qué te hará líder? Sencillo. Necesitas ser un acompañante, estar ahí para ellos, guiar su trabajo y permitir que comentan los errores necesarios para que aprendan de los mismos.

La empatía en este caso es fundamental, a diferencia de un jefe, tú no te puedes ver a las personas de tu equipo como trabajadores, en cambio, los debes ver como compañeros de trabajo, porque, aunque no lo creas, también aprenderás de ellos. Comprometerse con un equipo es también hacerlo fuera de lo profesional, créenos, conocer a tu equipo de trabajo asegura el mejor de los resultados.

Aprende a conocer cómo piensan, en qué se desempeñan mejor, qué disfrutan hacer, cuáles son los tiempos en los que son más productivos. Con esa información recolectada, crea un plan de trabajo específico. Teniendo presente todo lo que te dijimos anteriormente, olvídate de pensar que te verán como un jefe; eso jamás volverá a pasar.

3. ¿Cómo motivar?

Hemos llegado a la pregunta del millón: ¿cómo motivas a tu equipo de trabajo? Evidentemente no lo harás con pompones. Hay ciertas claves que puedes seguir, aunque te adelantamos que la mejor manera de hacerlo es reconociendo su esfuerzo.

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Si tu equipo de trabajo logra alcanzar una meta, no esperes demasiado para reconocer que hacen las cosas bien, comunícale a todo tu equipo que un compañero logró algo bueno y permite que él o ella cuente cómo lo logró. Otra gran manera de motivar es mostrarles tu preocupación por su desarrollo profesional, muestrales que existen posibilidades de desarrollo dentro de la empresa, háblales de su plan de carrera, y ayúdales a crecer.

Esperamos que con estas cartas puestas sobre la mesa, seas capaz de identificar si estás logrando ser un líder. En la contemporaneidad, los trabajos cada vez se han vuelto más demandantes en tiempo y esfuerzo, por ello intenta que a tus compañeros, su trabajo les resulte agradable. Un tip más, descarga esta infografía y pégala en tu oficina, un apoyo visual jamás está de más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here