Ventajas de las Sociedades Limitadas ya Constituidas

0
90
sociedades limitadas

En la actualidad, cantidad de emprendedores se lanzan a idear su propio proyecto empresarial con la intención de comenzar una actividad laboral que de sus frutos, que consiga generar ingresos suficientes e incluso expandirse a lo largo del tiempo. Son proyectos que a menudo llegan cargados de expectativas, de ilusión y que vienen respaldados por mucho tiempo de esfuerzo o formación especializada.

Sin embargo, hay un interesante porcentaje que encuentra numerosos problemas en el momento de constituir una sociedad y poner en marcha el negocio de sus sueños. La documentación, la duración de los procesos, la jerga burocrática… todo esto puede ser complicado de abordar. Esto puede tener solución gracias a las sociedades inactivas, una alternativa que está impactando muy positivamente entre los nuevos empresarios.

Pero, ¿sabes qué son las sociedades limitadas ya constituidas?, ¿conoces las ventajas que te ofrecen? A continuación, te lo contamos todo.

Las Sociedades Limitadas ya Constituidas, ¿qué son?

Sociedades Limitadas ya Constituidas

Las sociedades limitadas ya constituidas son empresas que ya han sido creadas a efectos legales y que han pasado por todo el proceso. Están perfectamente registradas y listas para comer su actividad, por lo que si adquieres una de ellas te saltarás todo ese proceso que te resulta tan complicado ahora mismo.

Se trata de sociedades que están inactivas, por lo que tú serás el que las ponga en marcha sin necesidad de hacerte cargo de ningún tipo de responsabilidad previa, empleados o actividades anteriores. Basta con pasarla a tu nombre y podrás hacer de ella lo que quieras.

Ventajas de las Sociedades Limitadas ya Constituidas

Ventajas de saber qué es una SRL y cómo crearla

Como habrás podido intuir, saltarse todo el proceso previo y optar por las sociedades que ya han sido constituidas puede proporcionarte cantidad de ventajas. Aquí te exponemos algunas de las principales.

1. La seguridad garantizada

Este tipo de sociedades están perfectamente constituidas siguiendo las exigencias de la ley y asumiendo todos los costes asociados. Para crearla tú mismo debes contar con la ayuda de un profesional si te quieres asegurar de que se cumplen los requisitos, y te puedes arriesgar a que no esté bien atado. Con una de estas sociedades estarás ante una de las formas más seguras de empezar tu actividad empresarial.

2. Libertad de actividad

Desde el momento en el que adquieres la sociedad eres libre de comenzar la actividad y tienes acceso a las cuentas bancarias asociadas a la empresa. Esto no es tan normal en las empresas que se constituyen por primera vez, ya que hay que esperar unos plazos y aguardar a que las entidades bancarias verifiquen las cuentas.

3. Sin el desembolso inicial

Cuando se crea una Sociedad Limitada es requisito contar con un capital inicial para hacerlo, y esto es imprescindible en todos los casos. Al comprarla ya estás pagando esa parte del trámite, pues el desembolso inicial lo habrán efectuado en el momento de la creación y no tendrás gastos extra.

4. Rapidez a todos los efectos

Esta alternativa te regala una gran cantidad de tiempo. Se trata de una de las formas más rápidas de empezar la actividad y, por lo tanto, de ganar dinero con tu empresa desde el minuto uno. No tendrás que esperar por el papeleo ni por los registros, todo estará a punto para que puedas lucrarse sin más demora y rentabilizar enseguida la inversión.