Abogados para empresas: cómo escoger los que más le convienen a tu negocio

0
122
Abogados para empresas

Cuando avanzamos en el mundo de los negocios, sea gerenciando un proyecto propio o en algún cargo de responsabilidad en una empresa, son muchos los aspectos que van surgiendo en la operación diaria y a los que debemos prestar atención. Desde la producción de los productos o servicios, el servicio al cliente o las estrategias publicitarias, todo suma en el crecimiento de la compañía. Pero, además de ello, el aspecto administrativo y legal aparece como una de las bases fundamentales. Y en este sentido, desde la propia constitución de la firma hasta los problemas legales que puedan afrontar, deben ser asesorados y gestionados por abogados especialistas en sociedades, que cuenten con el conocimiento y las herramientas necesarias para dar respuesta eficaz a cada situación.

Derecho societario

Si estás en la búsqueda de un despacho de abogados en Madrid o en otras regiones de España, que asuman los requerimientos legales de tu empresa, es importante que tengas en cuenta ciertos aspectos. En primer lugar, que conozcas la definición y los alcances del derecho societario, de qué forma se aplica en tu negocio y qué clase de situaciones puede ayudarte a solventar. Te invitamos a que profundicemos al respecto.

Derecho societario. ¿Qué es y en qué consiste?

Antes de seleccionar el equipo de abogados en Valencia, en Madrid, en Gijón u otra localidad de España para la que los requieras, debes saber la definición y los alcances que tiene el área del derecho que manejan. En primera instancia, el derecho societario se trata de una rama del derecho privado, mercantil, empresarial y corporativo que tiene por objeto regular las diferentes situaciones que puedan afectar a las sociedades y los contratos asociativos.

En este sentido, regula todo el conjunto de normas que son aplicables a las asociaciones de personas que se reúnen mediante un contrato, para iniciar una actividad económica con fines de lucro. En la legislación española el derecho societario aparece contemplado en la propia Constitución, en la que se refleja el derecho fundamental a la asociación. Pero la mayor parte de su sustento teórico lo encontramos en el Código de Comercio y la Ley de Sociedades de Capital. Estos instrumentos legales regulan la constitución y el accionar de los diferentes tipos de sociedades, entre las que destacan las sociedades comanditarias por acciones, las sociedades anónimas, de responsabilidad limitada y las cotizadas.

¿En qué consiste?

El derecho societario regula la actividad de una sociedad en todos sus aspectos legales. La regulación de las agrupaciones de personas es su razón de ser, y por tanto su alcance se concentra en los aspectos vinculados a ello. Por ejemplo, es a través de esta rama del derecho que se formalizan los acuerdos entre varias personas para emprender un negocio o una empresa. También aparecen otras funcionalidades como calificar a la empresa como sujeto de crédito ante una entidad bancaria o emitir comprobantes fiscales a nombre de una sociedad.

Desde el punto de vista formal, sumar al funcionamiento regular de una empresa el soporte de un bufete de abogados en Barcelona, Madrid, Valencia o Gijón, que cuente con el expertise necesario para dar respuesta a los asuntos legales, representa no solo la tranquilidad de estar en el marco de la ley, sino que aporta una imagen de seriedad y respaldo al negocio.

Qué es una sociedad

Sociedad mercantil

Ya hemos visto que el derecho societario se encarga de definir la esfera jurídica de toda la vida y acciones de una sociedad mercantil. Pero, ¿En qué consiste este concepto? Pues la sociedad mercantil es, en palabras simples, una entidad que se crea mediante un contrato, en el que se estipula que dos o más personas se obligan a poner en común un dinero, bienes o una industria, con el fin de desarrollar una actividad de comercio de la que después se habrán de repartir las ganancias obtenidas. En este sentido, la legislación española contempla figuras societarias como las siguientes:

  • Sociedad limitada o SL: Es un formato en el que cada socio aporta un capital y su responsabilidad se limita al monto aportado.
  • Sociedad anónima: Se determina porque el capital está dividido en acciones alícuotas.
  • Sociedad laboral: Es aquella en que los trabajadores tienen la mayor parte del capital, que se distribuye de forma equitativa.
  • Sociedad cooperativa: Es una sociedad en la que las personas se agrupan voluntariamente con el objetivo de impulsar una actividad que sirva para satisfacer las necesidades de los propios socios.
  • Sociedad comanditaria o mixta: En ella coexisten dos tipos de socio, los colectivos, que participan de la gestión y responden con su patrimonio de forma ilimitada, y los comanditarios, que no participan y tienen la responsabilidad limitada.

Para qué sirve una sociedad mercantil

La utilidad de la sociedad mercantil es absoluta y determinante en el esquema comercial español. Se trata de la única manera de regular las actividades comerciales, tanto de cara al público consumidor como en lo relativo al orden interno entre las partes que la integran. En el contrato que regula la constitución de la sociedad debe quedar en claro el aporte de recursos de cada socio según su capacidad, así como las competencias y aportes que cada uno llevará a la actividad diaria.

En definitiva, el derecho societario es la mejor herramienta para darle contexto jurídico y formal a una empresa, permitiendo su crecimiento sólido y escalabilidad. Contar con profesionales especializados en la materia es la mejor manera de garantizar un óptimo manejo legal de tu compañía.