Cómo mejorar el flujo de efectivo en tu negocio con 3 pasos

0
107
manejo del efectivo en negocio

La importancia del flujo de efectivo en un negocio

El flujo de efectivo se refiere a la variación entre la entrada y salida de dinero, es decir las ventas, los gastos y cobros en un tiempo determinado. Este flujo de efectivo nos puede decir mucho sobre la salud financiera de una empresa.

Tener un buen flujo de efectivo permite llevar una mejor gestión de las finanzas y cuando se presente alguna crisis empresarial se puedan tomar mejores decisiones para la empresa. Todo esto impacta por supuesto en la rentabilidad de la empresa y se vuelve más o menos atractivo para los inversores.

Si estás buscando cómo mejorar el flujo de efectivo en tu negocio a continuación te damos 4 recomendaciones.

Mejora el flujo de efectivo de tu negocio

mejorar el flujo del efectivo

Ten una herramienta útil para el manejo de efectivo: una tarjeta corporativa te puede ayudar a gestionar no solo las salidas de dinero sino también las entradas. Con este tipo de tarjetas puedes optimizar el flujo de efectivo y tener un mejor control, pues puedes consultar en cualquier momento el flujo. Además, hay tarjetas que te ofrecen planes de financiamiento para racionar tus salidas de dinero y ganar flexibilidad financiera.

Planea tu calendario

Trata de conocer a la perfección los patrones que hay en tu flujo de efectivo de manera semestral, trimestral y mensual, esto lo podrás conocer a través de tu contabilidad; de esta manera podrías hacer una mejor distribución entre las cuentas por pagar (que sean opcionales en temporalidad) y los ingresos que tengas, buscando siempre un equilibrio entre ambos.

Aunque no siempre se puede tener un control sobre los mismos, es importante conocer los periodos del año en los que el flujo de efectivo se puede detener un poco y buscar estrategias para mejorarlo o en todo caso de prevención.

Factura cuanto antes

Lo más recomendable es facturar al momento y no retrasar la elaboración de facturas, si se retrasa la elaboración de la factura y por algún motivo la información está mal y hay que volver a hacerse, esto puede atrasar el proceso de facturación mucho más tiempo.

Si eres proveedor, hay algunos clientes que tienen políticas muy estrictas de pago a 90 días, procuremos que sean las mínimas y con la mayoría de los clientes poder tener los ingresos el día de la entrega.

Es importante que, así como darás importancia al cobro de las facturas con tus clientes, cumplas en tiempo y forma con el pago a tus proveedores. Recuerda que un flujo de efectivo sano puede ayudar a tu empresa a recuperarse mejor cuando pase por algún momento complicado.