Consejos para crear tu propio proyecto empresarial

La posibilidad de desarrollar un proyecto empresarial propio es el sueño que moviliza las emociones de millones de personas emprendedoras alrededor del mundo. Algunas han logrado materializar una empresa propia de forma exitosa. Otras aún le dan forma a sus ideas, mientras se mantienen en un empleo. Lo primero que debe decirse al respecto, es que el camino del emprendimiento no se trata de una autopista libre y rápida. Por el contrario, es una ruta llena de desniveles y obstáculos, para los que se requiere inteligencia, preparación, disciplina y mucha voluntad.

Existen metodologías que nos permiten allanar el camino, acercándonos a las posibilidades de éxito. Es lo que ocurre con Lean Startup, un método de desarrollo empresarial acuñado por Eric Ries, en el que se plantea un aspecto básico y que resulta común en casi todos los emprendimientos. Una nueva idea de negocio, sea un producto o servicio, suele tener en sus inicios un alto grado de incertidumbre. En este sentido, la metodología Lean Startup se apoya en el ciclo crear – medir – aprender, como un proceso que, bien desarrollado, conduce al éxito.

Si se parte de una idea de producto o servicio que apuesta a la innovación, es importante medirla en el mercado con la metodología Lean Startup. Luego de validada tu idea de negocio, puedes pasar al siguiente nivel: Montar tu empresa. Acá te encontrarás con otros procesos como la construcción de un equipo de trabajo, los asuntos financieros, selección de proveedores, entre otros. Una vez logres sortear los primeros pasos, que suelen ser siempre los más difíciles, estarás abriendo con fuerza las puertas del éxito. Revisa a continuación los siguientes consejos que te ayudarán a crear tu propio proyecto empresarial.

Consejos para crear tu propia empresa

1. Aplica la metodología Lean Startup

Consejos para crear tu propio proyecto empresarial

Este método ha brindado resultados exitosos a cientos de emprendedores en los últimos años. Cuando tenemos una idea comercial, y especialmente si somos principiantes en el mundo de los negocios, solemos caer en el error de creer que lo que nos gusta a nosotros, va a gustarle automáticamente a nuestro público. La metodología Lean Startup se trata justamente de despejar estas interrogantes, evaluando ideas comerciales, de productos o servicios, reduciendo los riesgos y las posibilidades de fracaso.

Este método se sustenta en la premisa de definir las hipótesis que conlleven mayor posibilidad de riesgo, asociadas a nuestra idea de negocio, y probarlas en el mercado de una forma rápida y económica. Se trata de experimentar de forma ágil, rápida y a bajo costo, con los distintos escenarios que se te pueden presentar, y en función de eso, tomar las decisiones de rumbo más acertadas.

2. Evalúa tus finanzas

Antes de empezar a desarrollar tu idea comercial, es fundamental que hagas una evaluación clara y honesta de tus finanzas personales y empresariales. ¿Cuál es el capital que necesitas para empezar tu negocio? ¿Cuentas con el dinero, o requerirás buscar financiamiento o sociedades? ¿Estás en capacidad de separar tus gastos básicos de las finanzas de tu negocio? Todas estas son preguntas a las que debes responder con precisión, y en función de ello medir los alcances y posibilidades reales de tu idea comercial.

3. Planifica con eficiencia

No importa si empiezas en la sala de tu casa y con tu laptop como única herramienta de trabajo, o si tus primeros pasos son con un local comercial y muchos empleados. Sea cual sea tu punto de partida, la planificación siempre será una de las principales claves del éxito. Bien dice el famoso escritor Allen Lakein, que «no planificar es planear fallar». Así que, sin importar el estatus en el que se encuentre tu negocio, ponte manos a la obra y planifica con estrategias, acciones, objetivos y plazos, cuál será el rumbo que seguirá.

4. Construye tu equipo de trabajo

Consejos para crear tu empresa

Uno de los elementos que caracteriza a toda empresa, es que requiere de la participación y conjunción de muchas habilidades y saberes distintos. Aunque seas muy capaz en un área, siempre habrá otra en la que no serás un experto, y que necesitarás para el éxito de tu negocio. Es aquí donde nace la importancia de la construcción de un buen equipo de trabajo. Suma colaboradores a tu proyecto, que estén dispuestos a aportar todo su conocimiento técnico y profesional y también toda su motivación, para sacar adelante una empresa de la todos sientan que forman parte.

5. Haz publicidad

De nada te servirá tener la mejor idea comercial, un producto o servicio estrella y un equipo de trabajo cohesionado, si no inviertes tiempo, esfuerzo y dinero en darlo a conocer. La publicidad es un ingrediente fundamental para el éxito de cualquier iniciativa comercial. Diseña dentro de tu planificación, el componente de publicidad. Piensa en si abordarás medios tradicionales o digitales. Si anunciarás en Google, en redes sociales o apostarás por el marketing de contenidos. Se trata de que llegues a una estrategia en la uses los canales en los que se encuentre tu público objetivo. Con una mezcla de visión, trabajo y perseverancia, el éxito de tu proyecto empresarial estará en tus manos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here