Ventajas y desventajas del factoraje financiero

0
132
factoraje ventajas y desventajas

El factoraje financiero puede resultar en un mecanismo un tanto ‘polémico’ para quienes no sepan a fondo de qué se trata. Y es que esos individuos quizá no conozcan el objetivo de llevar a cabo esta estrategia de cobro que es necesaria cuando las empresas precisan conseguir dinero rápidamente sin esperar las fechas estimadas. Para entender al detalle de qué trata el factoring, en este artículo encontrarás el objetivo de hacerlo, sus mejores ventajas y algunas desventajas a tener en cuenta.

Qué es el factoraje financiero

Cuando hablamos de factoraje financiero, nos estamos refiriendo a un método de financiamiento a corto plazo, en el cual las compañías obtendrán un adelanto de las facturas por cobrar que tengan y las convertirán rápidamente en dinero en efectivo. Como explicaremos más adelante, una de las tantas ventajas que tiene es que son procesos que se caracterizan por su velocidad. Sobre todo, si los comparamos con sacar un crédito bancario, que todos sabemos que pueden tomar meses hasta ser otorgados. Son una forma genial de obtener liquidez para las PYMES, puesto que piden muy pocos requisitos y realizar el factoraje no es algo particularmente complicado.

Gracias a empresas de factoraje financiero como, por ejemplo, Mundi, este sistema es aplicable tanto a importaciones como a exportaciones. Todas las PYMES pueden tomar la decisión de adelantar el cobro de las facturas de exportación. Tanto para cubrir costos de producción, como para abonarles a los proveedores o empleados. Por todos estos motivos, el método es una excelente opción para que las pequeñas y medianas empresas tengan una ventaja con respecto a sus competidores.

Ventajas

factoraje ventajas

1. Obtención inmediata de liquidez

Generalmente, los procesos de pago a proveedores son muy tardados y no sería nada extraño que en algunos casos se extienda más allá de lo que la ley permite. Para evitar la amarga espera, el factoring es una alternativa ideal. Cuando las compañías necesitan el dinero de manera rápida y tienen que esperar a cobrar las facturas, suelen recurrir al factoring para cobrarlas de manera prácticamente inmediata.

Si bien es cierto que se aplica una comisión de parte de la entidad financiera y no se termine recibiendo la totalidad del valor, sigue siendo un recurso más que válido debido a la inmediatez de respuesta que brinda.

2. Gestión de facturas externalizadas

Aunque te descuenten una comisión del valor total, lo bueno es que la compañía solicitante se ahorrará recursos a la hora de gestionar sus facturas. Esto sucede porque, cuando se adquiere este servicio, la entidad financiera pasa a ser la responsable de realizar la totalidad de la gestión del cobro.

3. Asesoramiento tanto financiero como comercial

Cuando elegimos el factoring de modalidad sin recurso, la entidad financiera hará un estudio al detalle acerca del nivel de solvencia que tenga el potencial cliente y sus proveedores. Con esto, podrá saber si le es rentable aceptar o no el contrato pautado. Gracias a esto, las compañías son capaces de comprender la situación por la cual atraviesan los proveedores y recibirán servicios completos de asesoramiento comercial y financiero.

4. No es una deuda

En caso de que este sea un punto que te inquiete, no debes preocuparte, ya que el factoraje no implica ninguna forma de endeudamiento entre la entidad financiera y la compañía solicitante del servicio. Esto se debe a que es un sencillo intercambio de los derechos de cobro, por lo cual no existe una deuda en ningún momento del proceso. La organización que precise factoring no tendrá inconvenientes a la hora de pedir un crédito a futuro, ya que el factoraje no molestará en el estudio de solvencia realizada por el banco.

Desventajas

1. Altas comisiones

Uno de los puntos más negativos que tiene este servicio, es que las compañías dedicadas al factoraje generalmente cobran comisiones bastante elevadas por cada operación. Sumado a esto, podrían cobrarse comisiones también por el vencimiento de algún crédito o gestiones diversas que deba llevar a cabo la entidad, para cubrir así los costos operativos.

2. Puede perjudicar la imagen

Para el cliente promedio, que una organización de factoraje reclame facturas podría afectar la confianza entre ambas empresas. Sin embargo, esto es fácilmente solucionable, ya que bastará con llevar a cabo un factoring secreto.

¿Es una amenaza contra la confianza comercial aprovechar el factoraje?

En la evaluación de riesgos y de oportunidades que realice su empresa, deberán considerar la posibilidad de que su cliente no quiera que intervengan empresas de factoraje. Si a ustedes, como empresa, les resulta más conveniente, deberán demostrarles a sus clientes que la compañía de factoraje será profesional y que cuenta con el suficiente prestigio para cumplir con los contratos comerciales establecidos previamente. Así como también deben asegurarse de que cuente con el volumen de respaldo de liquidez suficiente para ofrecerles un financiamiento que les convenga.

La importancia de comprar diversas opciones

Si bien se mencionó como una desventaja el cobro de comisiones altas por parte de las empresas de factoraje, también deben comparar esta opción con otras alternativas. Por ejemplo, los créditos para empresas. En principio, deben poner sobre la balanza el factor de que los créditos implican una deuda. Y las deudas pueden ser una gran carga al llevar a cabo proyectos de crecimiento ambiciosos. Además, considerando que las comisiones del factoraje sean más altas que los intereses, también deberían evaluar los tipos de intereses que se plantean en el crédito, ya que, si son tasas variables, podrían terminar pagando sumas más elevadas a largo plazo.

Es por estos motivos que no se debe tomar una posición dicotómica al respecto, ya que puede resultar más conveniente una alternativa en un momento y puede resultar más conveniente otra alternativa dadas otras circunstancias. Por lo general, las opciones de menor riesgo brindan menos ganancias, pero, en un contexto tan cambiante como el panorama actual, la mejor alternativa es encontrar soluciones inmediatas y no plantear convenios a largo plazo, como los créditos con tasas variables de muchas cuotas.