Financiación alternativa inmobiliaria con Xenia Capital

0
66
Persona con lupa sobre pequeñas casas de madera

La banca ha sido casi siempre la principal vía de financiación para personas, grandes empresas y pymes. Los bancos han sido, a través de la historia, la gran manera de encontrar inyección capital y de emisión de deuda. Pese a esto, gracias a la crisis económica mundial del 2008, esto cambió y se dio la aparición de otras opciones como la financiación alternativa inmobiliaria, ofrecida por compañías como Xenia Capital.

Por eso, en este artículo nos hemos dado a la tarea de darte a conocer un foco más sobre este tipo de financiación y cómo funciona.

¿De qué se trata la financiación alternativa?

Hombre con la maqueta de una construcción en su mano derecha

Pues bien, la financiación alternativa abarca todas aquellas nuevas fuentes de financiación que nacieron ante la carencia de liquidez de los bancos. En este grupo, se pueden encontrar instituciones financieras privadas, que comenzaron a aportar a pequeños empresarios y pymes.

Por un lado, hay opciones de estas entidades que invierten en el capital de las empresas, como por ejemplo el capital de riesgo. También están los inversores privados o los muy mencionados «business angels». Estos, además de dinero, aportan conocimientos técnicos, experiencia y redes de contactos a las empresas.

De igual manera, existen alternativas de deudas que se dedican a sustituir o complementar préstamos bancarios. En estas opciones se pueden encontrar los préstamos participativos o las plataformas de «crowdfunding» de préstamo.

Cabe resaltar que este mercado ha tenido una gran expansión durante la última década. De acuerdo a lo informado por el medio ‘El Economista’, entre los años 2012 y 2014, se produjo un aumento aproximado del 152% de media.

Luego, en un informe publicado por la web del BBVA en España, el incremento durante el año 2016 fue de 162%. Para ese año se alcanzaron los 131 millones de euros, cifra que convirtió al país en el quinto de Europa en cuanto a financiación alternativa.

La financiación alternativa en el sector inmobiliario

Ya ha sido señalado que la financiación alternativa ha tenido un gran crecimiento y que este también ha sido notorio en España. Hay que indicar que este tipo de financiación tiene influencia en varias industrias o sectores y uno de ellos es el inmobiliario.

La financiación para promoción inmobiliaria se ha convertido en un importante vehículo que le ha dado la posibilidad surgir a múltiples proyectos de pequeños y medianos promotores desde 2008. En España el 90% del tejido empresarial está compuesto por pymes, de los cuales muchos han sido actores de este tipo de financiación, en especial para el segmento residencial.

Es necesario indicar que, tras la pandemia, la toma de decisiones adaptadas a las circunstancias de cada empresa y la solicitud de ayudas estatales han sido prioridad. Estas pasan por un momento en el que las moratorias y los préstamos para pymes, así como otros instrumentos que han ayudado a su liquidez, se acercan a su fecha de caducidad.

Para ello, es imprescindible que estas sean capaces de operar con sus propios recursos. Por lo anterior, el mayor reto que está teniendo y que va a tener este sector es el del acceso a la financiación, algo que modificará las estructuras de capital de las compañías.

Eso sí, de cara al futuro inmediato, tras la importante caída de la inversión inmobiliaria en 2020, ahora se ha multiplicado el mercado de la inversión. Sectores como el logístico, el residencial y el denominado «built to rent» serán los potencialmente predominantes.

La financiación alternativa con un agente como Xenia Capital

Como ya fue mencionado, Xenia Capital es uno de los actores que entra en escena ante la situación citada al principio. Esta compañía llegó al mercado de la financiación alternativa en el 2015, con el objetivo de cubrir la parte del espectro inmobiliario y su necesidad de liquidez.

Esta empresa está especializada en ofrecer soluciones flexibles para la financiación de pequeños y medianos promotores inmobiliarios. Los productos con los que cuenta en su oferta son los préstamos puente y los llamados préstamos mezzanine, ambos con retornos que parten del 12%.

En ambos préstamos, poseen una comisión de apertura de tan solo el 2%, proporcionando cantidades que van desde uno hasta 50 millones de euros. En Xenia se analiza cada caso de forma particular y personalizada para así establecer el tipo de interés óptimo. Además, se otorgan plazos amplios y no se considera ningún tipo de comisión o tasa de salida.

¿Cómo se accederá a esa financiación en España?

Desde comienzos del 2021, existe una gran demanda para todo el inicio de nuevos proyectos y también para la reposición de activos. Aunque la financiación alternativa depende en gran medida del tamaño de las compañías, esta se ha convertido en una oportunidad real.

Hasta hace algunos años existía una gran dependencia de la banca tradicional a la hora de captar capital. Ahora, con la financiación alternativa existen valiosas opciones como son los fondos de crédito. Estos pueden competir mejor con entidades financieras, tanto en condiciones de financiación como en costes, agilidad y flexibilidad en los plazos.

Es necesario explicar que también debe existir una convivencia entre la banca tradicional y la financiación alternativa, una relación llevadera. Esta colaboración no debe verse como una amenaza, sino como una oportunidad para aquellos proyectos a los que la banca no llegaba.

Conclusiones

Las entidades de financiación alternativa busca moverse en función del riesgo que puedan asumir y el capital que pueda aportar el espónsor. Es claro, no deja de ser una gran posibilidad para aquellos proyectos que no quieran o no tengan la posibilidad de acudir a la banca tradicional.

A partir de las crisis, como la del 2008 y la del 2020 por la pandemia, se han generado grandes oportunidades. Por eso, este momento es clave y más para un sector como el inmobiliario que fue duramente golpeado. Ahí es donde aparecen estas entidades para dar una mano y hace crecer a las pequeñas y medianas empresas.