Qué debes tener en cuenta para dirigir a un equipo

0
92
como dirigir un equipo de trabajo

En los diferentes ámbitos de nuestra vida nos relacionamos e identificamos dentro de equipos de trabajo. Esto, sobre todo, cuando formamos parte de una organización en la cual cumplimos con ciertas tareas que se entrelazan con las de los demás miembros, para así cumplir con los objetivos de la empresa o negocio.

Así, los equipos de trabajo son el órgano vital de las diferentes organizaciones, permitiéndoles nacer, sobrevivir y evolucionar. Por este mismo motivo, es importante que, como líder, sepas cómo dirigir a un equipo de trabajo. Lo principal que podemos recomendarte es que cuentes con alguna herramienta de gestión de proyectos.

Este tipo de herramientas te permitirán mejorar la organización de tu equipo. Cada miembro podrá visualizar sus tareas pendientes y cumplidas, por lo que podrá distribuirlas dentro de un esquema temporal y según la urgencia que requiere el resto del equipo. A continuación, te compartimos una excelente infografía informativa en la que podrás ver más a detalle la importancia de este tipo de herramientas.

La importancia de contar con herramientas de gestión de proyectos

Por qué todos los equipos necesitan herramientas de gestión de proyectos
Infografía ofrecida por Wrike – Programas De Gestión De Proyectos

Como puedes ver en la infografía anterior, contar con una herramienta de gestión de proyectos te puede ayudar a unificar a tu equipo. A su vez, será de gran utilidad para economizar tiempos y recursos. De esta manera, tu empresa o negocio será más eficiente y rápida, facilitando su producción, a la vez que mejora el rendimiento y aligera el trabajo de los empleados.

Otros consejos para dirigir a un equipo de trabajo

claves para dirigir a un equipo

Si bien contar con una herramienta de gestión de proyecto será de gran ayuda para dirigir a tu equipo, hay otros aspectos claves que debes tener en cuenta. A continuación, te los contamos.

1. La comunicación

Por supuesto que, al contar con una herramienta de gestión, la comunicación se facilita. Pues, los trabajadores podrán ver de manera inmediata los avances de los demás miembros y, si en medio de ese proceso, surgen dudas o fallos se pueden resolver de manera rápida.  A su vez, los supervisores y líderes estarán atento a cualquier corrección o aprobación, por lo que también será un punto a favor.

De igual manera, es importante que la buena comunicación se mantenga en los diferentes campos de la empresa. Un buen líder debe estar en la capacidad de iniciar una conversación, esto con el objetivo de conocer a fondo las habilidades y debilidades de los miembros. Evidentemente, al conocerlas, podrán ser tratadas y trabajadas, siempre con mira a mejorar la productividad y alcance de las metas.

2. Reconocer y recompensar

Otro aspecto importante para dirigir a un equipo de trabajo es saber reconocer sus logros y entregar algunas recompensas por ellos. Recuerda que, de manera similar, un buen líder asume la responsabilidad por los errores de su equipo de trabajo, pero siempre les atribuye el éxito por sus logros. Esto fomenta el sentido de pertenencia de los empleados, por lo que se sentirán motivados a seguir alcanzando objetivos. Hacerlo es muy fácil y no tienen por qué ser recompensas que impliquen un alto costo para la empresa, pueden ser, por ejemplo, un café o una pequeña cena.

3. Retroalimentación constante

Para dirigir a un equipo de trabajo es necesario estar presente constantemente. Hay algunos jefes que solo se presentan cuando hay algún error o problema. Sin embargo, esto no debe ser así. Un buen dirigente es aquel que se reúne con su equipo de manera constante para acompañar y evaluar al equipo durante todo el proceso. Las reuniones periódicas permiten que los miembros de un equipo se sientan como tal, a la vez que sienten que pueden confiar y apoyarse en su líder. De igual manera, estas reuniones le permiten al líder estar al tanto del progreso e intervenir para mejorarlo si es necesario.

4. Ejemplo e inspiración

Un último aspecto clave que debes tener en cuenta para dirigir a un equipo es saber inspirarlos con tu ejemplo. Recuerda que los miembros de tu equipo te tienen como referencia, por lo que copiarán tus formas de proceder y actuar. Por ejemplo, si llegas tarde o sales constantemente a atender asuntos personales, los empleados creerán que es correcto y harán lo mismo. Así, será muy difícil cumplir con los objetivos, satisfacer las expectativas de la organización y ascender. En cambio, si el líder es trabajador y responsable, los demás miembros del equipo también lo serán. 

De manera similar, un buen líder se encarga de empoderar a su equipo. Procura alimentar las ambiciones de los empleados, de motivarlos a dar lo mejor de sí. Sobre todo en los momentos de crisis y pesadumbre. Anima a tu equipo a siempre dar lo mejor, basta con unas palabras de aliento que les ofrezcan una visión clara y apasionante. Permiten que compartan sus ideas y opiniones, verás como todo esto es un poderoso motor de arranque.

Como ves, para dirigir a un equipo de trabajo no solo es necesario contar con las mejores herramientas de gestión de equipo. Aunque estas sean un factor diferencial en el éxito de un proyecto, también es necesario que los dirigentes tengan capacidad de liderazgo, para que el equipo encuentre su sistema vital y pueda aprovechar sus habilidades y virtudes.