Trabajar para un adicto al trabajo: 10 consejos para recuperar el equilibrio entre tu vida laboral y personal

0
166
Trabajador estresado por las labores de su empleo

Para muchas personas el trabajo puede llegar a ocupar un espacio tan importante en su vida que suelen llegar a olvidar todo lo demás. Desde hace un tiempo se hizo común escuchar sobre los workaholics o adictos al trabajo, un fenómeno altamente peligroso para la salud.

Si te sientes identificado con lo anterior, en este artículo te daremos 10 consejos para equilibrar tu vida entre las labores profesionales y el aspecto personal.10 consejos para recuperar el equilibrio entre tu vida laboral y personal

Trabajar para un adicto al trabajo: 10 consejos para recuperar el equilibrio entre tu vida laboral y personal Infografía ofrecida por Wrike – Software Gestión Proyectos

1. Toma las riendas de tu estilo de trabajo

Aunque no sea fácil, haz valer la calidad de tu trabajo por encima de la cantidad de horas laboradas. Céntrate en poner lo mejor de tus habilidades al servicio de la empresa, laborar más de lo requerido no te hará un mejor profesional, pero sí podrá afectar otros aspectos en tu vida.

Cantidad no es necesariamente igual a calidad, algo que no entienden mucho colaboradores. Brindar más de tu tiempo en el trabajo, no te hará automáticamente merecedor de un aumento o ascenso.

2. No asumas las expectativas de los demás

La comunicación será primordial para llegar a acuerdos con tu jefe y hacerle saber de qué manera, en qué momento y por cuáles motivos se puede contactar contigo en horario extralaboral. Es crucial hacerlo a tiempo y así evitar confrontaciones que puedan afectar el ambiente en el trabajo.

Esto es fundamental y es uno de los puntos más negativos que ha traído el teletrabajo. Es común escuchar sobre jefes que para asignar tareas contactan a sus empleados por fuera del horario laboral, algo que incluso en algunos países no está permitido legalmente.

3. Deja claro dónde están tus límites

Todos en algún momento de nuestra vida laboral hemos llegado a un punto en el que nos vemos desbordados por las obligaciones para las que nos han designado. Muchas veces, por miedo, aceptamos esto sin tener en cuenta que es algo que puede jugar en nuestra contra.

De nuevo, la comunicación deberá ser lo primero para dejar claro a tus superiores que no das abasto con tus tareas. Es muy propicio entonces presentar sugerencias o soluciones ante este inconveniente: una mejor división de las acciones o una mejor forma de realizar los procesos para ahorrar tiempo.

4. Mantente firme

Suele ocurrir que con el tiempo algunos jefes olvidan los acuerdos emitidos cuando ingresas a un nuevo empleo. Presta mucha atención a lo acordado y trata de tenerlo siempre presente para que, en caso de ocurrir esto, puedas demostrar que lo que se te ha pedido hacer no estaba dentro de tus compromisos.

Eso aplica para proyectos que te llegan los fines de semana o actividades que te envían para hacer en casa cuando ya cumpliste tu semana en la oficina. Ten el carácter de decir: “No” y deja claro que no harás lo que se te ha pedido porque no está en tu horario.

5. Programa una actividad para después del trabajo

mujer-haciendo-yoga-en-el-trabajo

La hora de salida es otro de los temas que genera discusiones o desencuentros en las oficinas. Es bien sabido que si, por ejemplo, la hora de salida está programa para las 6:00 p. m. (18:00 horas) a algunos jefes les molesta que las personas se vayan justo en ese momento y no le «regalen” ni un minuto a la empresa.

Programar una actividad para después del trabajo ayudará a que esa hora de salida sea inamovible ya que tienes otros compromisos (teniendo en cuenta excepciones, por supuesto). Recuerda, mientras hayas cumplido con tus obligaciones del día y hayas llegado al final de tu jornada, estás en tu pleno derecho para irte a seguir con tus actividades personales.

6. Cambia tus horarios

Puede ser un simple detalle, pero no es un secreto que en el ambiente laboral, las personas se fijan más en los que se quedan hasta más tarde que en los que llegan antes. Si puedes y es tu deseo poner más de tus horarios al servicio de la empresa, es preferible que lo hagas en la hora de salida.

También, si tienes la opción de elegir horarios, ten presente lo anterior y que así se trabaje la misma cantidad de horas, son más visibles quienes se quedan hasta más tarde.

7. Da un paso adelante cuando haga falta

Ya te hemos dicho que no te quedes más horas de las que realmente debes estar, esto considerando que ya cumpliste con lo que debías. En ocasiones tendremos que echar horas demás en la oficina porque no has terminado tus labores.

Cuando es una actividad en equipo y sabes que es algo que no es usual, debes quedarte y aportar con la misma buena disposición. Recuerda, esto no está mal mientras no sea algo de todos los días.

8. Registra tus logros y productividad

Esto es algo que normalmente se deja pasar, pero que debería ser una práctica común. Con la rutina a veces puedes olvidar que estás alcanzando metas y cumpliendo de buena manera con tus obligaciones.

Ten una hoja de metas, la cual pueda demostrar que has sido productivo y eres eficaz con tu trabajo. Al final, esto es lo más importante y tras hacerlo podrás dedicar tus esfuerzos a otros campos de tu vida.

9. Pide consejo

Echa mano de la experiencia de personas que llevan muchos años de su vida dedicados a la labor que apenas empiezas o en la que aún no tienes tanto tiempo de práctica. Estos compañeros serán de gran ayuda para ti y se convertirán en un buen recurso cuando tengas proyectos que te resulten difíciles.

Con seguridad, ellos te darán consejos para las tareas de una manera más sencilla o en un menor tiempo.

10. Céntrate en lo positivo

Tener un jefe adicto al trabajo puede no ser la mejor experiencia, pero no quiere decir que no puedas sacar provecho de ello. Céntrate en lo positivo, en todo lo que podrás practicar y en todo lo que puedes aprender de su trayectoria.

Conviértete en una esponja que pueda absorber todos los conocimientos posibles de tu campo laboral. Aprende a especializarte en algún tema y así darle un plus a tu perfil con todas las horas dedicadas.

Conclusión

Gracias al trabajo podrás alcanzar muchos de los objetivos que tienes en tu vida, pero poco de ella quedará si solo te dedicas a lo primero. Trata siempre de encontrar el equilibrio, de llegar a acuerdos y de sacar tiempo para las cosas que más disfrutas.

Que tu trabajo no se convierta en una carga, que no sea algo que te llene de estrés y que pueda afectar tu salud. Que la única adicción que persigas sea la adicción a ser feliz.

Recomendado:

Elementos de la cultura organizacional | Potencia el bienestar de tu equipo

Fuga de talentos | El fenómeno que amenaza a las empresas de hoy

Cómo mejorar el flujo de efectivo en tu negocio con 3 pasos