Educación financiera | Qué es y por qué incorporarla a tu vida

0
318
Elementos de educación financiera

Durante los últimos años, la educación financiera se ha convertido en un tema de gran relevancia para las personas. Es claro, el mundo actual presenta infinidad de decisiones financieras que impactan directamente en la calidad de vida de las personas. En este artículo, te invitamos a explorar de forma detallada este término, su utilidad, importancia y cómo puedes incorporarlo.

Así que, prepárate y toma nota porque la información que encontrarás en las siguientes líneas, podría ser de gran ayuda para tus finanzas.

¿Qué es educación financiera?

Educación financiera

Para empezar, hay que hablar sobre el concepto de educación financiera, un término que puede ser amplio. Sin embargo, podría definirse como un conjunto de conocimientos y habilidades que permiten entender y gestionar los recursos económicos. Esto, en general, implica comprender cómo funciona el dinero, cómo se genera, cómo debe ser gastado e invertido.

Además de lo anterior, la educación financiera abarca la capacidad de las personas para planificar a largo plazo con sus recursos. Por ejemplo, la preparación que estas puedan hacer para anticiparse a emergencias financieras que pueden ocurrir. También, incluye la toma de decisiones informadas sobre inversiones y gastos.

En cuanto a los orígenes de esta denominación, es posible decir que esta surgió en el año 2003 gracias a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). La organización elaboró un documento con principios y recomendaciones comunes para la educación financiera, publicados en el 2005.

De acuerdo a esto, el objetivo de la educación financiera es otorgar a las personas una serie de herramientas prácticas y teóricas en el manejo de sus finanzas. Consumidores o inversores financieros, a través de esta, puede mejorar su conocimiento sobre productos, conceptos y riesgos financieros. A su vez, esto garantiza una buena gestión del dinero.

Por solo citar un dato, de acuerdo al Informe Europeo de Pagos de Consumidores de Intrum del 2022, el 76 % de los españoles asegura haber recibido una buena educación financiera. Sin embargo, a nivel europeo, esta cifra no es muy positiva, pues España solo supera a Italia, Polonia, Lituania y Hungría. Lo anterior indica que aún hay mucho por trabajar en esta área.

Relacionado: Cómo hacer un plan financiero en una empresa | 6 pasos

¿Para qué te sirve la educación financiera?

Euros

Como ya fue mencionado, la educación financiera es una herramienta poderosa para capacitar a las personas en el control de las finanzas personales. Esta permite desarrollar un enfoque proactivo hacia el dinero, mitigando o evitando la ansiedad y el estrés de las dificultades financieras. Además, facilita la toma de decisiones, como adquirir una casa o planificar la jubilación.

En general, aprender de educación financiera resulta ser fundamental para llevar un orden y mantener una estabilidad económica. A continuación, te damos a conocer algunos aspectos que reflejan la utilidad de este tipo de gestión de recursos personales:

1. Tomar decisiones informadas

Es claro, la toma de decisiones financieras involucra una gran serie de aspectos como la evaluación de los riesgos y recompensas. En ese caso, la educación financiera, como ya se dijo, capacita a las personas para tomar decisiones informadas y evaluar opciones de inversión. Las personas educadas financieramente estarán mejor equipados para estas determinaciones.

2. Comprensión y control de las finanzas personales

Por supuesto, aquellas personas con educación financiera tienen una mejor comprensión de todo lo relacionado con sus finanzas. Desde la creación de un presupuesto hasta gestionar deudas y planificar inversiones. Tras comprender estos fundamentos, las personas pueden tomar un mayor control de sus finanzas y así tomar mejores decisiones.

3. Construir un mejor futuro financiero

En la educación financiera, la planeación es clave, pues de esta depende en gran manera el futuro económico de las personas. No se trata de un tema que solo está relacionado con sobrevivir en la actualidad, sino en construir un futuro sostenible. Lo anterior implica entender la importancia de ahorrar, planificar y gestionar las inversiones a largo plazo.

4. Anticipar cualquier contingencia

Nadie está exento de alguna sorpresa en su vida, en este caso, una que pueda tener un impacto negativo en las finanzas personales. Por eso, la educación financiera también se encarga de planificar cualquier contingencia y esto puede ser gracias a un fondo de emergencia. Este tipo de preparación puede marcar una gran diferencia en los momentos de crisis.

5. Evitar caer en trampas financieras

Por último, es sabido que en el mundo de las finanzas hay todo tipo de oportunidades de inversión y productos similares. Sin embargo, no todos tienen la misma utilidad, ni están hechos para las mismas necesidades. Es en ese momento cuando aparece la educación financiera como un escudo ante las posibles trampas asociadas con riesgos para las finanzas personales.

Los anteriores fueron cinco motivos que indican las principales funciones o beneficios de la educación financiera. Como ves, todo está enfocada en la información, los datos y en garantizar la seguridad de los recursos de las personas.

¿Cuál es la importancia de la educación financiera y por qué incorporarla a tu vida?

Elementos de educación financiera

Los anteriores puntos dan algunas pistas sobre por qué es importante la educación financiera para todos las personas. En general, esta radica en su capacidad para empoderar y hacer más conscientes a los consumidores sobre sus decisiones. Incorporarla implica tomar las riendas de los recursos económicos, en lugar de permitir que estos tomen el control y perturben la tranquilidad.

La educación financiera, como ya lo has visto, proporciona las herramientas necesarias para, por ejemplo, evitar deudas innecesarias. Además, aumenta la capacidad de las personas para planificar metas financieras realistas y construir un futuro económico sólido. En general, el objetivo principal es el de aprender a realizar un manejo adecuado de los recursos.

¿Por qué deberías incorporar la educación financiera a tu vida? Bien, este tipo de formación te dará las herramientas para evitar, por ejemplo, decisiones impulsivas. Con esto, podrás garantizar que cada elección o determinación que tomes, que esté relacionada con tus finanzas, esté respaldada por un entendimiento sólido de los pros y los contras de cada situación.

Otro punto importante es que la educación financiera puede ayudarte a tomar decisiones estratégicas de gran beneficio. ¿Como cuáles? Gracias a la comprensión de este tipo de información, sabrás con claridad qué es el interés compuesto, la diversificación de inversiones y gestión de riesgos. Esto lo puedes tomar a tu favor para cuidar tu patrimonio e incluso, aumentarlo.

La gestión efectiva de las deudas también hace parte de la relevancia de la educación financiera. Por último, la incorporación de esta no solo beneficia a nivel individual, sino que también contribuye al bienestar económico global. Es claro, los individuos financieramente educados son propensos a tomar decisiones que fomentan estabilidad económica y crecimiento.

Te puede interesar: 50 frases de Napoleón Hill | Un referente del éxito financiero

¿Cómo tener una educación financiera?

Calculadora

Siguiendo la línea de qué es, para qué sirve y cuál es su importancia, es momento de hablar sobre cómo tenerla. Existen ciertos pasos o acciones que deberías incluir si tu deseo es el de tener una formación buena en finanzas. A continuación, te damos a conocer algunas prácticas que podrías incorporar en tu día a día:

Incorpora primero los fundamentos

Como en cualquier tipo de estudio o rutina, lo primero que debes hacer es incorporar los fundamentos de la educación financiera. Por este motivo, es clave que te familiarices con los términos más sencillos como presupuesto, ahorro, inversión y deuda. Comprender estos principios básicos será un gran punto de partida para ir luego con temas más avanzados.

Lee e investiga

Si quieres adquirir una buena educación financiera, debes acostumbrarte a leer mucho sobre el tema. Esta es una herramienta poderosa para adquirir conocimientos financieros y la tienes a la mano en libros, blogs y también artículos especializados. No está de más recomendarte que te actualices cada tanto sobre tendencias y prácticas financieras.

Haz una evaluación de tu situación

Ahora, tras comprender los términos más básicos y entender algunos más complejos, es momento de evaluar tu situación financiera actual. Para esto, debes evaluar todo lo relacionado con ingresos, gastos, deudas y activos. Este es un paso inicial que te indicará lo que hay que seguir realizando o lo que hay por mejorar.

Establece tus metas financieras

Una vez realices el balance con todo lo relacionado con tu actualidad financiera, es tiempo de establecer unas metas claras. Define cuáles son tus propósitos y asegúrate de que estos sean realistas a corto, mediano y largo plazo. Esto le dará un norte a tu proyecto y una dirección a todas las medidas que tomarás en el tema económico.

Haz un presupuesto

Una acción relevante es la de crear un presupuesto. ¿Qué debe reflejar este? Debe incluir todo lo relacionado con tus ingresos y con tus gastos, así que es necesario que realices un conteo exhaustivo de estos. Así, podrás identificar las áreas de mejora y también controlar tu flujo de efectivo.

Invierte y ahorra

Por supuesto, a lo aprendido anteriormente debes agregarle otro tipo de conocimientos para luego llevarlos a la práctica. En este caso, es necesario que conozcas todo sobre diferentes opciones de inversión y también estrategias de ahorro. Ten en cuenta que la diversificación y la planificación a largo plazo son vitales para el éxito financiero.

Gestiona tus deudas

Para finalizar estos consejos sobre cómo tener una buena educación financiera, no podíamos dejar a un lado las deudas. La principal recomendación es que comprendas cómo funcionan los préstamos, las tarjetas de crédito y los diferentes instrumentos financieros disponibles. A esto, le debes agregar la implementación de estrategias

Así que, si quieres contar con una buena educación financiera, resulta indispensable que sigas los pasos ya descritos. No queremos decirte que son la solución a todos tus problemas, pero sí son buenas prácticas para mejorar la salud de tus finanzas.

Conceptos claves de la educación financiera

Intercambio de euros

Por último, antes de ir con las conclusiones de este artículo sobre educación financiera, te dejaremos algunos conceptos claves. Este tipo de formación presente una serie de términos fundamentales que todas las personas deberían conocer. A continuación, algunos de los principales:

  • Interés compuesto

A lo largo del artículo fue mencionado en varias ocasiones y esto no es una casualidad. El interés compuesto es aquel que se acumula sobre el capital inicial y los intereses que previamente han sido acumulados.

  • Inflación

Lo más probable es que hayas escuchado este término en innumerables ocasiones y no con una connotación positiva. En pocas palabras, la inflación es el aumento generalizado de los bienes y servicios con el tiempo. Así, los precios de los bienes y raíces tienden a subir, y el poder adquisitivo de una moneda disminuye

  • Presupuesto

En este caso, presupuesto es un plan financiero, el cual detalla todos los ingresos y gastos previstos durante un periodo específico de tiempo. Su propósito es el de ayudar a controlar gastos, además de priorizar metas y evitar deudas inoficiosas.

  • Deuda

Seguro sabes de qué se trata y en algún momento la habrás tenido. Lo que todos conocemos es que una deuda es el dinero que se le debe a terceros. Sin embargo, es indispensable en educación financiera comprender cómo gestionar una deuda, saber cómo se acumulan los intereses y cómo afecta el presupuesto.

  • Inversión

Otro de los conceptos que más familiar puede parecerte es el de la inversión. Este implica colocar dinero en activos con el objetivo de obtener un rendimiento financiero a lo largo del tiempo. Hay diversas formas de invertir y algunas de las más comunes son las acciones, los bonos, los bienes raíces o los fondos mutuos.

  • Puntaje de crédito

El puntaje de crédito es una medida numérica, la cual evalúa la solvencia crediticia con la que cuenta una persona. Tener un buen puntaje es clave para poder acceder a préstamos con tasas de interés favorables.

  • Fondo de emergencia

Quizás te suene de algo este término y es normal, pues es un concepto bastante sencillo. Un fondo de emergencia es un ahorro que las personas reservan para cubrir gastos imprevistos. Por ejemplo, cuando se dan reparaciones de emergencia en el hogar, gastos médicos o hasta la pérdida de empleo.

  • Planificación patrimonial

De nuevo, la planificación es clave en el entorno de la educación financiera e incluso, hay varios tipos. En este caso, hablamos de la planificación patrimonial, la cual hace referencia a organizar y gestionar activos y pasivos para garantizar que se haga una efectiva transmisión de la riqueza a las siguientes generaciones.

  • Rentabilidad

Sí, es lo que todas las personas sueñan cuando se habla de hacer algún tipo de inversión. Solo para recordar de qué se trata, la rentabilidad es el rendimiento financiero obtenido luego de invertir o ejecutar alguna actividad. Al tomar decisiones financieras, es importante que se evalúe este punto.

  • Diversificación

Para finalizar, un término que te debe ser muy familiar si estás pensando en hacer varias inversiones. La diversificación es distribuir los activos de tu cartera de inversiones para así reducir el riesgo de pérdida. Esta puede ayudar a mitigar pérdidas en caso de que un activo no tenga un rendimiento favorable.

Estos fueron 10 conceptos que deberás tener claro a la hora de implementar acciones o de implementar la educación financiera en tu vida. Con estos, tendrás unas bases para adentrarte más en este interesante mundo.

Recomendados:

Palabras finales

En resumen, si deseas ser uno de los ejemplos de educación financiera en tu círculo más cercano, debes formarte. Eso sí, como te has podido enterar, no se trata de algo a lo que solo pueden acceder expertos en finanzas, pues es información que está al alcance de todos. Incorporarla en tu vida, será una gran inversión para tu bienestar económico a largo plazo.

Si logras entender cómo funciona tu dinero y cómo tomar decisiones informadas, estarás preparado para enfrentar los diferentes desafíos en esta área. La educación financiera es una herramienta que representará una guía para una gestión sólida y segura de tus finanzas. Esperamos que este artículo te sea de utilidad para emprender tu viaje en este universo de números.