Ambiente laboral | Fomenta un vínculo ideal en tu empresa

Si bien es cierto que en la esfera profesional un buen salario y otros beneficios pueden ser buenos motivadores para un trabajador, un ambiente laboral favorable ha sido considerado uno de los factores determinantes para mantenerse en un empleo.

Algunos pasamos la mayor parte del día en el trabajo, por lo que mantener una atmósfera sana se hace indispensable. No solo porque nos garantiza un mejor rendimiento e impulsa la productividad del centro en el que estemos, sino también porque nos brinda tranquilidad y propicia las buenas relaciones interpersonales.

Puede que los conceptos de clima laboral y ambiente laboral te resulten familiares, incluso que los confundas. Quizás te preguntes si existen varios tipos de ambiente laborales o las causas de un mal ambiente de trabajo y qué puedes hacer para mejorarlo. Este articulo despejará todas esas dudas y te ofrecerá fáciles consejos que puedes poner en práctica si te encuentras en situación.

¿Qué es ambiente laboral?

grupo de empleados conversando en un agradable ambiente laboral

Un trabajador feliz es, sin duda, un trabajador productivo. Desarrollar un buen ambiente laboral se ha convertido en una prioridad para las empresas y para todo aquel que valore los efectos positivos de relacionarse en un buen entorno de trabajo.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de ambiente laboral? El concepto alude a la forma de definir las relaciones entre jefes y subordinados. Sobre todo, apunta a los factores que inciden sobre una persona en una situación laboral, obteniendo resultados tanto para el trabajador como para la empresa.

La definición engloba las razones que motivan a los trabajadores para la ejecución de actividades dentro de la empresa. Nada mejor que sentirse cómodo cuando tenemos que realizar alguna tarea. A eso súmale que una mayor productividad laboral está directamente relacionada con el ambiente en que nos desenvolvamos.

Diferencia entre ambiente y clima laboral

un empleado habla frente a sus compañeros

Aunque ambos conceptos no signifiquen lo mismo, muchas veces se usan indistintamente para referirse a las condiciones que posibilitan que los empleados se sientan más satisfechos y valorados en determinado entorno. Entonces, ¿qué distingue a un término de otro?

Como ya definimos encima, el ambiente laboral tiene que ver con el estado de comunicación entre empleados, o entre empleados y jefes y su nivel de bienestar. Como estado, es susceptible al cambio. Por ejemplo, puede que un determinado imprevisto o problema surja en la empresa y ponga al jefe o a algún trabajador frente a una situación abrumadora. El ambiente laboral puede entonces afectarse por un momento hasta que se encuentre una solución que venza también ese estado negativo.

Por otro lado, el clima laboral engloba una realidad más amplia y duradera en el tiempo. Toma como modelo el estado las relaciones laborales y el nivel de satisfacción de los empleados, pero con un significado más abarcador.

De esta manera, encierra todos los ambientes laborales por los que se transita en un período de tiempo. Si queremos mejorar el clima laboral debemos tener en cuenta no solo la comunicación entre los empleados, sino otros factores organizacionales de la empresa.

Tipos de ambiente laboral

Motivación de los trabajadores

No todas las empresas funcionan de la misma manera. A partir de la forma en que se desarrollan los diferentes factores que integran el ambiente laboral, como las relaciones interpersonales o de jerarquía, pueden definirse cuatro tipos de ambiente que prevalecen en ellas. ¡Conócelos!

1. Autoritario

En un ambiente de trabajo autoritario las decisiones recaen en la cima de la organización. Su estructura jerárquica es muy estricta y la toma de decisiones engloba solo a las capas superiores de la pirámide.

En este tipo de entorno, como tal vez supones, no existe prácticamente confianza en los trabajadores, pues la comunicación entre jefe y empleado suele ser escasa, y con un feedback casi inexistente. Esto se debe a que todas las actividades giran en función de cumplir una orden. Con un margen de libertad muy restringido, sus empleados se verán estancados profesionalmente.

2. Paternalista

En este caso, tenemos un ambiente mucho mas favorable. Esta clase de entorno laboral genera confianza y cordialidad entre los diferentes eslabones que lo conforman. Sin embargo, no establece una verdadera comunicación entre la dirección, las líneas intermedias y los empleados. ¿Por qué?

Las decisiones siguen siendo tomadas por aquellos que ocupan los puestos más privilegiados. De esta manera, los empleados no se sienten parte de la empresa, ni responsables por su futuro. Si, el clima es mas amable, pero los trabajadores no logran identificarse con la filosofía, misión y los objetivos de su propio centro de trabajo.

3. Consultivo

Aquí aumenta la confianza en los empleados. Aunque las decisiones siguen a cargo de las altas capas, los trabajadores adquieren voz y autonomía en algunas cuestiones. Como su nombre lo indica, se consulta la opinión del resto de los integrantes.

De esta forma, prevalecen actitudes dinámicas y se fortalece la proactividad. Asimismo, se fomenta el compromiso del equipo y la comunicación entre todos. Sin duda, es uno de los ambientes laborales más favorecidos y propicios para que nos sintamos a gusto.

4. Participativo

Por último, y para nada menos importante, se encuentra al ambiente laboral participativo. Es el sistema ideal porque existe una confianza plena entre empleados y directivos. Además, hay un consenso en las decisiones y la comunicación entre el equipo es fluida, lo que favorece que los empleados se sientan identificados y motivados con las tareas de la empresa.

Si buscas que un trabajador rinda y alcance su máximo potencial, debes propiciarle las condiciones adecuadas. De esta manera, se sentirá cómodo, valorado y las relaciones con sus compañeros y jefes serán cordiales.

Beneficios de un buen ambiente laboral

Beneficios de los programas de fidelización

Si deseas que tu empresa crezca y que destaque en la productividad, debes prestar atención a esos detalles que contribuyen al bienestar físico y mental de los empleados para generar un buen ambiente laboral. A continuación, te presento las ventajas de apostar por ese buen ambiente de trabajo

Mayor rendimiento

Las empresas, para expandirse, necesitan evaluar el rendimiento laboral de sus trabajadores. Que un equipo muestre un buen rendimiento puede solventar los problemas de productividad y optimizar la actividad del centro de trabajo.

Un trabajador motivado, se sentirá parte del equipo y apostará por su formación y desarrollo. Este es solo uno de los beneficios que propicia la existencia de un entorno agradable para todos

Los empleados adquieren más confianza

Una mayor confianza en ellos mismos les dará las agallas que necesitan para enfrentarse a nuevos retos y responsabilidades. Esta confianza se fomenta a partir de una buena comunicación y feedback entre los miembros del equipo y su jefe.

Un buen líder es clave para lograr esa confianza. Sus habilidades comunicativas y su empatía deben ponerse al servicio de cuidar tanto las relaciones interpersonales entre los compañeros de trabajo, como de mantener una relación adecuada con cada uno de ellos.

La empresa tiende a crecer progresivamente

Los puestos de trabajo deben estar vivos y en un constante proceso de crecimiento personal. Un ambiente laboral positivo y feliz ofrece ventajas en cuanto a la aportación de nuevos métodos y conocimientos. Y esto implica alcanzar esa máxima productividad.

El crecimiento personal y profesional se traduce en una optimización y mejoría de resultados a nivel global. Es responsabilidad de todos lograr sintonizarnos y actuar en beneficio del conjunto.

Los empleados talentosos y de gran experiencia se mantienen en la empresa, mientras que los nuevos tienen la oportunidad de crecer

Sería frustrante para un líder dejar ir a un trabajador eficiente como consecuencia de un ambiente laboral negativo. No es importante solo invertir en recursos humanos y la gestión de ese capital, sino además contribuir a su satisfacción y permanencia.

Para ello juegan un rol fundamental los cursos de capacitación promovidos por la empresa, en aras de facilitar mejoras en el aprendizaje de diferentes materias. La oportunidad de crecer en el ámbito profesional formará trabajadores más comprometidos y responsables. Un ambiente de paz repercute en los deseos de multiplicar el conocimiento.

Relacionado: Salario emocional | Claves para mejorar el compromiso de los empleados

Causas del mal ambiente laboral

Un mal ambiente laboral influirá en nosotros en todo momento; a la hora de desarrollar tareas, relacionarnos con nuestros jefes o compañeros y , por ende, determinará el resultado final de tu proyecto. Cuando algo no funciona, los efectos se notan. Identifícalos y construye ese ambiente positivo que tanto anhelas.

Liderazgos ineficientes

La figura del líder es esencial para el engranaje de una empresa. Sin embargo, en ocasiones los liderazgos no se ejercen de forma correcta. Hay jefes que abusan de cargo y autoridad sin esforzarse en lo mínimo por entender o motivar a sus subordinados.

En situaciones más adversas, el líder está ausente y deja abandonado a su equipo. De cualquier manera, es necesario aprender a motivar a los trabajadores. No contar con una figura representativa dentro de la empresa, que responda a los intereses del resto, sin duda provocará el desánimo y desinterés de sus integrantes.

Falta de comunicación

Un ambiente confuso genera inquietudes e incertidumbres en cualquier grupo. Comunicar bien tus ideas es la base de todo entendimiento e imprescindible para que exista una retroalimentación.

Un ambiente laboral en el que los trabajadores no se sientan seguros o en confianza para preguntar dudas o discutir determinado problema les quitará las ganas de esforzarse. Deben establecerse mecanismos eficientes para que la información fluya en varias direcciones, de lo contrario tu proyecto puede verse abocado al fracaso.

No saber resolver conflictos

En un grupo de trabajo siempre va a surgir algún tipo de conflicto, ya sea por diferencia de opiniones o algún malentendido entre sus miembros. En un ambiente perfecto todos los empleados mantendrían las mejores relaciones, pero esto no sucede en la vida real.

El nivel de madurez de un equipo se demuestra en la capacidad para abordar sus discrepancias y de lidiar con ese mal ambiente. No hay que tener miedo a las diferencias de opiniones, a asumir una postura y enfrentar desacuerdos. Es también parte de la rutina productiva. Sería muy aburrido si todos pensáramos de la misma forma. No evites el problema, ponle tu mejor cara y no alargues la tensión que provoca

Malas condiciones de trabajo

Un buen líder debe hacer su mayor esfuerzo para cuidar a sus empleados. Unas condiciones laborales injustas afectarán su bienestar y rendimiento. La remuneración adecuada, un horario flexible, programar dinámicas grupales para mejorar el ambiente laboral , son prácticas que pueden figurar en la agenda de un buen jefe y que tendrán un impacto positivo.

Hacer del espacio laboral un lugar atractivo y poco rutinario es un desafío alcanzable. Basta mostrar preocupación por el equipo y demostrar con acciones que ese mal ambiente puede ser revertido.

¿Cómo mejorar el ambiente laboral?

Grupo de empleados comprometidos y motivados trabajando en equipo

¿Cómo debe ser el ambiente laboral en una empresa? La ecuación empleados felices, empresa exitosa, es certera. Está demostrado que un ambiente positivo y estimulante mejora la producción de los equipos y aumenta el nivel de compromiso de la organización. Además, se proyecta en el nivel de satisfacción de los clientes. Un buen ambiente laboral conducirá a la empresa hacia el éxito seguro.

Ahora bien, ¿qué hacer para mejorar el ambiente laboral? Si quieres conocer algunas iniciativas para implementar un cambio en tu entorno de trabajo, presta atención a la siguiente lista:

1. Predicar con el ejemplo

Este es el primero de los comportamientos que nos indican cómo crear un ambiente laboral positivo. Si queremos promover comportamientos, dar el ejemplo es fundamental. Muestra de ello es que un líder no debe pedir o dar una orden de manera brusca o a gritos. Es imprescindible establecer una relación basada en el respeto y en donde la empatía no sea desdeñable.

Y es que los comportamientos de los superiores suelen ser imitados. De esta manera, el tipo de liderazgo que se fomente sí marcara la diferencia. El mensaje, la forma en que se transmite, los elementos extraverbales, la inteligencia emocional y la seguridad son garantías para establecer un buen liderazgo, apoyado en un ambiente laboral positivo.

2. Tener a todos en cuenta

Un centro de trabajo está formado por personas, no números. ¡Así deben sentirlo todos! Una plantilla que se sepa integrada y tenida en cuenta rendirá el doble porque se verá motivada y comprometida con las tareas a realizar.

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Una buena manera de lograr este estado es a partir del diálogo fluido y la retroalimentación entre jefe y empleado. Un líder modelo debe conocer a fondo a su equipo e identificar cuáles son los perfiles con alto potencial.

3. Reconocer el buen trabajo

¿Quién no quiere que se le reconozca el trabajo bien hecho? Todos valoramos el reconocimiento, y este a veces se vuelve impulso necesario para lograr metas mayores.

Es otra de las maneras de sentirnos parte de la compañía y que somos tratados justamente de manera individual. Una nota sencilla de agradecimiento o un simple elogio al trabajo bien hecho, pueden ser más que suficientes para que aquellos que trabajan en un proyecto difícil se vean motivados a alcanzar cada vez mejores resultados.

4. Apostar por la comodidad

Cuando las personas se sienten cómodas en su lugar de trabajo, no solo se esfuerzan para cumplir metas individuales, sino también para archivar logros colectivos. ¿De qué manera podemos lograr dicha comodidad?

Es importante no descuidar el espacio de trabajo. Convierte a tu oficina en un lugar agradable. Ten la iniciativa. Otra de las acciones puede ser, si eres líder, proponer horarios mas cómodos y flexibles. No todos somos productivos en los mismos horarios. Además, esta flexibilidad permite la conciliación familiar y es valorada de forma muy positiva por los empleados.

Palabras finales

Fusionar competencias individuales con un buen ambiente es una estrategia corporativa que ha mostrado excelentes resultados en las empresas. Es preciso prestar atención a todos los elementos que propician un buen ambiente laboral y ponerlos en práctica si quieres tener éxito en tu emprendimiento. En este artículo conociste algunas de las estrategias para conseguirlo.

Si algo nos dice la experiencia, es que hoy en día no basta con trabajar para vivir. Las personas que realmente disfrutan lo que hacen tienen muy en cuenta su autorrealización. Para desarrollar esos proyectos enriquecedores es preciso contar con un buen ambiente laboral. La comunicación y la confianza deben sentar las bases de toda relación existente en el equipo. Para que el tiempo invertido en una organización sea de calidad, un entorno agradable se ha vuelto indispensable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here