Matriz AMFE | ¿Qué es y cómo implementarla en tu negocio?

Al saber cómo pueden fallar los productos, procesos y servicios, podemos ver las consecuencias de no tener éxito; podemos analizar por qué falló y luego diseñar un plan de acción para evitarlo. ¿Sabes cómo es posible hacer este análisis? La respuesta a esto es la matriz AMFE: un método centrado en el aseguramiento de la calidad.

En la actualidad, esta matriz se utiliza en una gran cantidad de industrias, incluidas empresas de software, alimentos y salud. Se trata de una herramienta que, a través del análisis sistemático, se esfuerza por introducir la filosofía de prevención de riesgos en las empresas. 

¿En qué consiste la matriz AMFE y cómo podemos implementarla en nuestro negocio? ¡Continua leyendo!

¿Qué es la matriz AMFE?

Método Amef

La matriz AMFE, o conocida también como el método de análisis de fallas e impactos, es una metodología utilizada para estimar y predecir fallas potenciales de productos durante la fase de diseño.

Su objetivo es combinar, desde el principio, todos los componentes y funciones de un producto que garanticen fiabilidad, seguridad y cumplimiento de las especificaciones funcionales requeridas por los clientes para un nuevo producto. 

La matriz AMFE se puede aplicar cuando se desea diseñar nuevos productos, procesos o servicios. Su propósito es estudiar todos los posibles fallos futuros de los productos y utilizarlos para clasificarlos según su importancia. 

En la actualidad, sigue siendo una de las herramientas más efectivas para reducir errores y prevenir problemas de diseño, por lo que ayuda a priorizar tareas y permite probar la estrategia a tiempo.

¿Para qué sirve la matriz AMFE?

Para qué sirve la matriz AMFE

La matriz AMFE se utiliza para prevenir situaciones que pongan en peligro el diseño y las operaciones de los productos o servicios de una organización, de manera que se puedan establecer procedimientos de detección para evitar que estas situaciones ocurran o progresen. 

Esta herramienta es útil para minimizar los riesgos y fallas potenciales que pueden generar desperdicios, defectos o consecuencias negativas para el cliente. El análisis de estas fallas está diseñado para identificar, priorizar y reducir estos problemas. La aplicación de este método trae las siguientes ventajas específicas: 

  • Mejorar la calidad de los productos y servicios.  
  • Incrementar la satisfacción del cliente 
  • Minimizar los riesgos potenciales en el diseño y fabricación de productos y servicios.  
  • Crear soluciones de bajo costo.  
  • Mejorar el desempeño del proceso.  

Por estas razones, el método amfe tiene como objetivo evitar las graves consecuencias de la ineficiencia en las operaciones comerciales. 

Por si te interesa: Metodología Six Sigma | ¿Por qué no lograr la perfección con este método?

Tipos de AMFE

Tipos de matriz fmea

Si queremos prevenir problemas y sus efectos negativos, y facilitar estrategias para eliminarlos, podemos aplicar una matrz AMFE. Para ello, antes debemos conocer cuáles son los tipos de AMFE que existen.

1. AMFE de diseño

Este tipo de método se implementa para el diseño de productos como medida preventiva para detectar cualquier mal funcionamiento o falla. Te permite encontrar la solución como una forma de predecir cualquier evento inesperado.

2. AMFE de procesos

Este tipo de matriz AMFE se utiliza para detectar problemas en el proceso con el fin de evitar las dificultades que puedan surgir para los trabajadores involucrados en el mismo. A través de esta metodología se pueden identificar los defectos que afectan la calidad del producto o servicio, la insatisfacción del cliente y la seguridad del proceso de los empleados. 

Por si te interesa: Riesgos ergonómicos | Descubre cómo cuidar a tus trabajadores

3. AMFE de sistemas

Este método se aplica al software y permite analizar y prevenir cualquier problema relacionado con estos sistemas tecnológicos. De esta manera, se pueden tomar acciones antes de que ocurran fallas y permitir que se lleve a cabo un mantenimiento oportuno. 

La forma en que se implementa la matriz FMEA varía de una organización a otra, a pesar de que el proceso se basa en los mismos principios. La calidad y la fiabilidad deben mejorarse y revisarse constantemente para lograr los mejores resultados. 

¿Cómo hacer una matriz AMFE paso a paso?

Análisis de fallos

Si te interesa saber cómo se construye una matriz AMFE, a continuación te explicamos cuáles son los pasos a seguir:

1. Elige un proceso

Selecciona el proceso que deseas analizar. Para ello, es importante crear un diagrama de los pasos involucrados en este servicio. 

2. Crea un grupo especializado

Es indispensable formar un equipo de profesionales con conocimiento especializado del proceso, producto o servicio y necesidades del cliente. Una vez que este grupo de expertos esté reunido, es necesario crear una lista de verificación central de documentos que contengan información sobre fallas pasadas, procedimientos, características de productos y servicios.  

3. Identificación de defectos y el alcance

En este punto del paso a paso para elaborar una matriz AMFE es importante conocer las expectativas del cliente y la empresa para el producto, servicio, proceso o sistema, así como considerar el alcance de las fallas si ocurren. 

  • Primero determina qué error puede ocurrir en cualquiera de las fases de tus procesos. 
  • Evaluar cuáles podrían ser las consecuencias o efectos de esta falla, es decir, en términos de insatisfacción del cliente, y cuáles podrían ser las consecuencias de esta falla en el proceso.  
  • Especifica la gravedad para el error mencionado: esto te permitirá proceder de forma rápida con las acciones.  

 4. Determina la causa de la falla

Una vez identificados los efectos de las fallas, es el momento de proceder de la siguiente manera: 

  • Pregúntate qué causó este error, ya sea un error del software de grabación o un error humano. 
  • Asigne un número cada vez que ocurra este problema.  
  • Clasifica la frecuencia con la que ocurren o la facilidad con que se detectan. Esto te permitirá tomar precauciones comenzando por aquellos con mayor prioridad.  

5. Localizar las medidas de prevención

Una vez que se identifica la causa del problema, es importante reconocer si se han implementado controles preventivos, según sea el caso. Si no lo hay, es importante tenerlo en cuenta. Esto luego creará nuevas oportunidades de mejora en el proceso.  

6. Calcular NPR

Un número de prioridad de riesgo (PRN) es un valor que prioriza fallas multiplicando los valores asignados por la ocurrencia, gravedad y detectabilidad de fallas. Los resultados obtenidos determinan la prioridad con la que se deben abordar los problemas identificados.  

7. Detección del nivel de riesgo de falla

Según los resultados obtenidos, puedes determinar qué nivel de riesgo de falla ha establecido para priorizar:  

  • Alto riesgo de falla. 
  • Riesgo de falla media. 
  • Riesgo de falla bajo. 
  • No existe riesgo de falla. 

8. Tomar medidas preventivas y correctivas

Cuando no existen controles para prevenir fallas, es importante recomendar acciones específicas para reducir los riesgos y tomar las medidas adecuadas para evitar estas fallas en el proceso. Por eso debes: 

  • Establecer las pruebas, procedimientos o mecanismos necesarios para prevenir estas fallas o reducir la posibilidad de que ocurran antes de que lleguen al cliente. 
  • Tomar las acciones preventivas y correctivas que te ayudarán a eliminar o prevenir errores locales en el proceso.  
  • Una vez tomadas las acciones, recalcula los riesgos para verificar que se hayan eliminado de manera permanente o, si es necesario, selecciona otras acciones.  

Ejemplo de matriz AMFE

Ejemplo de la matriz amfe

Sabemos que las fallas a menudo tienen su origen en la fase de diseño y cuanto más te tardes en detectarlas más costosa será la solución. De ahí la importancia de analizar los posibles problemas de instalación, equipos y operaciones desde el inicio del diseño y siempre pensando en las diferentes etapas del proceso de operación planificado.  

A continuación, se muestra un análisis del diseño de una lámpara usando la matriz AMFE. 

1. Enumerar los posibles fallos

Un equipo de expertos coincidió en que las posibles averías del diseño de una lámpara son las siguientes: 

  • Que se descorche la pintura (daño estético).  
  • El interruptor está averiado y la lámpara no se enciende (falla de funcionamiento). 
  • El cuerpo de la lámpara está dañado (funcionamiento). 
  • El cristal que protege la lampara está roto (un defecto estético). 
  • Que suceda un cortocircuito en los cables (falla de funcionamiento y seguridad) 
  • La lámpara cae al suelo y se rompe (debido a un uso inadecuado). 
  • El usuario instala la lámpara con demasiada fuerza y el portalámparas se derrite debido al calor (falla de funcionamiento y seguridad debido a un uso inadecuado). 
  • El interruptor no es visible y el usuario no sabe cómo encender la luz (esto no es un error, pero se puede considerar porque ocurre con más frecuencia de la que debería). 

2. Establecer un índice de prioridades según los fallos

Ahora asignamos a cada modo de falla sus valores S (gravedad), O (intensidad de ocurrencia) y D (nivel de detección). Luego calculamos el NPR (número de prioridad de error). Solo analizaremos las tres primeras ideas de posibles fallas.

  • Que se descorche la pintura: S = 1 (no demasiado peligroso para usuarios / no les importa a los usuarios), O = 8 (a menudo, más del 2% de los casos), D = 2 (fácil de detectar, podemos verificar si la pintura está en óptimas condiciones antes de vender las luces).  
  • Que el interruptor esté roto y la lámpara no encienda: S = 9 (grave porque el usuario no quedará satisfecho), O = 2 (raro, esto no suele suceder en más del 0,2% de los casos), D = 3 (fácil de detectar al probar las luces antes de la venta).  
  • Hay un cortocircuito en el cable: S = 10 (muy peligroso para el usuario y además la luz ya no funciona). O = 1 (muy raro, menos del 0.05% de los casos), D = 8 (difícil de detectar, porque este es un error que puede ocurrir meses después de la venta por varios motivos). 

3. Busca soluciones a las situaciones de falla más importantes

Después de calcular los NPR (de 1 a 1000) para todos los modos de error, estudiaremos qué modos dan los valores más altos. En el ejemplo, el NPR es muy bajo porque una o dos variables tienen valores muy bajos: 

  • El cable tiene un cortocircuito: NPR = 80. Esta es la falla más severa. Podemos tomar medidas para reducir S con cables más fuertes y/o podemos reducir D probando las luces de manera más rigurosa antes de que salgan al mercado.  
  • Interruptor roto y lámpara que no funciona: NPR = 54. Para reducir su NPR, debemos bajar el valor de S con un interruptor más fuerte que tendrá menos problemas. 
  • Pintura descorchada: NPR = 16. Este no es un modo de prioridad de error, por lo que no se requiere ninguna acción.  
No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Finalmente, para cerrar la evaluación con la matriz AMFE, es necesario definir el NPR objetivo que queremos lograr en cada modo de falla luego de tomar acciones de optimización. Por ejemplo, podemos especificar que para los modos de falla que afectan la seguridad, su NPR debe ser menor que 50 de 1000, y para aquellos que no afectan la seguridad, su NPR debe ser menor que 70 de 1000. 

Palabras finales

En definitiva, se puede decir que la matriz AMFE parte de una etapa donde se puede determinar el modo de falla en función del proceso o producto. En la matriz AMFE, la propia empresa determina lo que considera importante y lo que no en base a sus propios criterios, a menudo refiriéndose a metas preestablecidas. 

La matriz AMFE no tiene en cuenta los errores humanos directamente, sino la correspondencia momentánea de fallas en el estado de una pieza o sistema. En resumen, la metodología AMFE es un método cualitativo que permite reportar de manera regular la lista de fallas potenciales junto con sus implicaciones, y es fácil de aplicar para análisis de cambios de diseño o modificaciones de procesos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here