Ventaja competitiva | Haz que tu negocio marque la diferencia

«Si no tienes una ventaja competitiva, no compitas», así citó Jack Welch: uno de los CEOs de General Electric que además fue ícono en el mundo empresarial. Una marca nunca está sola en su entorno, la rodea una competencia que, como es lógico, hará lo posible por estar al frente de la industria.

Es por ello que toda empresa debe buscar su propia ventaja a la hora de posicionarse en el mercado. De esta forma, logrará asegurar un puesto privilegiado que haga que los clientes prefieran adquirir sus productos y no los de la competencia. ¿Cómo conseguirlo?

Si continúas leyendo conocerás qué es una ventaja competitiva en una empresa y cómo desarrollarla en tu negocio. ¡Presta atención!

¿Qué es una ventaja competitiva?

la escalera más alta representa desarrollar una ventaja competitiva

El profesor e investigador estadounidense Michael Porter es considerado el padre del concepto que hoy tratamos. Ahora bien, ¿qué es una ventaja competitiva según Porter? Se entiende como ventaja competitiva aquellos atributos o características que le otorgan a una empresa determinada superioridad respecto a sus competidores.

Esto le permite tener un mejor desempeño que las otras organizaciones y, por tanto, contar con una posición competitiva en el sector o mercado. Desde el punto de vista de los consumidores también es posible analizar la definición de ventaja competitiva. Se trata de aquel factor determinante que los clientes valoran al momento de elegir por cuál opción del mercado decantarse.

La ventaja competitiva puede ser interna o externa

  • Interna: Es el resultado del saber hacer organizativo y tecnológico de una organización. Gracias a una mejor productividad y rentabilidad, la empresa tiene la posibilidad de ofrecer en el mercado menores precios que sus competidores por la misma calidad.
  • Externa: Son cualidades distintivas de un producto que constituyen un valor para el comprador. Puede que se trate de su precio o de un servicio de mejor calidad. Muestra la eficiente gestión de marketing de la empresa. Además, su capacidad para detectar oportunidades y satisfacer necesidades que aún no estaban cubiertas por los productos actuales.

Características de las ventajas competitivas de una empresa

ventaja competitiva 1

Se alcanza la ventaja competitiva cuando los factores distintivos coinciden con los factores de éxito en la industria que la empresa opera. Ahora bien, ¿cómo identificar las ventajas competitivas de una empresa? Conocer las características de las ventajas competitivas te ayudará en esa identificación.

  • Única: La empresa posee un atributo que le permite diferenciarse de forma clara de sus competidores.
  • Sostenible: Podemos decir que contamos con una ventaja competitiva solo cuando esta perdura en el tiempo.
  • Rentable: Para ser capaz de hablar de una ventaja competitiva, dicha ventaja debe representar rentabilidad para la empresa.
  • Posicionada: Esta es la característica fundamental que convierte a un atributo en una ventaja competitiva. Y es que esta última solo es eficaz cuando constituye un punto de apoyo que permite a la empresa sobresalir con respecto a los demás competidores.
  • Orientada al cliente: Toda ventaja competitiva es una característica que aporta valor al consumidor. Al fin y al cabo, es una cualidad que hace al cliente optar por esa empresa y no por otra.

Tipos de ventajas competitivas

una escalera amarilla y otras más pequeñas blancas

La posibilidad de una empresa de alcanzar ventajas competitivas puede alcanzarse por dos vías fundamentales:

Liderazgo en costes

Sucede cuando una empresa logra reducir sus costos y esto le permite ofrecer un producto o servicio a menor precio y con suficiente calidad. Así pues, esto constituye una ventaja que ofrece la posibilidad a la marca de posicionarse de forma competitiva en el mercado.

Las fuentes de ventajas competitivas de una empresa pueden incluir acceso preferencial a materias primas, tecnología superior, curva de la experiencia, economías de escala y otras similares.

En una economía tan globalizada como la nuestra, este liderazgo es cada vez más vulnerable a los nuevos miembros del mercado. Se recomienda buscar esta ventaja competitiva en dos escenarios fundamentales. El primero, cuando el producto o servicio está estandarizado y es ofrecido por múltiples compañías. El segundo, cuando existen pocas maneras de conseguir la diferenciación del producto o servicio en el mercado.

No obstante, desarrollar esta estrategia competitiva no es algo sencillo. Implica tener conocimientos y experiencias para realizar una producción eficaz a un coste reducido. La empresa debe establecer precios competitivos pero que ofrezcan un margen de beneficio. De lo contrario, las implantaciones de los productos en el mercado pueden suponer pérdidas para la compañía.

Un ejemplo de ventaja competitiva por coste inferior es Amazon. Según su fundador Jeff Bezos, «hay dos tipos de compañías: aquellas que trabajan para cobrar más y aquellas que trabajan para cobrar menos. Nosotros somos la segunda».

Relacionado: 10 reglas para el éxito de Jeff Bezos | Un decálogo de oro para los negocios

Diferenciación

Las empresas que tienen este tipo de ventaja competitiva brindan un producto capaz de destacarse por encima de los productos que ofrecen los competidores. Dicha diferenciación se basa en productos de alta calidad, características especiales o servicios de posventa. Estos son elementos que hacen sentir al cliente afortunado por poder comprarlos.

Las empresas que desarrollan esta estrategia de diferenciación deben tener muy bien definido cuál es su nicho de mercado. Se trata de clientes exigentes que están dispuesto a pagar más por aquello que quieren.

Una amenaza para esta ventaja competitiva es que los competidores puedan plagiar las características de diferenciación a menor coste de manera inmediata. Por tanto, es importante que estas sean duraderas. Para ello, es necesario una inversión en I+D que permita mantener a la empresa posicionada a lo largo del tiempo.

Un ejemplo de ventaja competitiva por diferenciación es Apple. A pesar de la enorme competitividad de la industria tecnológica, esta marca ha logrado ser líder en el mercado a lo largo de los años. Sus productos únicos, reconocidos por su diseño, hacen sentir al cliente privilegiado al tenerlos, incluso los hace pertenecer a un estatus social específico.

Un error muy común que Porter define como Stuck in te middle o atrapado a la mitad, es cuando una empresa opta por más de una de estas estrategias genéricas a la vez. Es muy difícil ser líder en costes y en exclusividad, intentar hacerlo genera una alta probabilidad de quedarse a medias en ambos objetivos.

Relacionado: Las 5 fuerzas de Porter | Visión y estrategia de cara al éxito

¿Por qué es importante la ventaja competitiva en una organización?

empleados admirando el trofeo sobre la mesa

Contar o no con una o varias ventajas competitivas, condiciona el lugar que ocupa una empresa en el mercado y esto influye en gran medida en su supervivencia.

En un mundo tan cambiante como el que hoy impera, surgen todo el tiempo nuevos negocios. Las compañías más competitivas permanecen en el mercado, mientras que otras, las más ineficientes, se estancan y fracasan.

Las empresas con ventajas competitivas tienen mayor cobertura para enfrentar las amenazas de la competencia y mantener la cuota de mercado como base para el sostenimiento de la rentabilidad a largo plazo.

Además, aumentar la presencia de la empresa en el mercado, favorece el conocimiento de la marca por parte de un mayor número de clientes. Esto refuerza su valor y, por tanto, la diferenciación del producto.

En resumen, las ventajas competitivas ubican a una organización a la vanguardia del mercado. Cuando esto sucede, se trata de una empresa eficiente que tiene la preferencia por parte de sus clientes. A largo plazo, dicha posibilidad hace que el negocio sea exitoso.

¿Cómo se crea una ventaja competitiva?

flechas crecientes que indican el éxito de una empresa

Ya sabes qué características tienen las ventajas competitivas y cuán importante son estas para que una marca logre posicionarse en el mercado. No obstante, queremos compartirte un pequeño paso a paso que te ayudará a saber cómo hacer que cierta característica se convierta en la ventaja competitiva de una empresa.

1. Definir de forma clara el mercado objetivo

Un paso clave para desarrollar cualquier estrategia en un negocio es definir, en primer lugar, a qué tipo de cliente deseas llegar. Entender quiénes son tus clientes, cuáles son sus necesidades y qué opinan de tus productos, te ayudará a estructurar mucho mejor tus estrategias de marketing.

2. Conoce a tus competidores

Un competidor puede ser cualquier otro negocio que le brinde a tus clientes el mismo tipo de experiencia que tú les ofreces. Por ejemplo, los periódicos solo consideraban como sus competidores a otros periódicos y debido a esa filosofía no tuvieron en cuenta la amenaza que generaría internet.

3. Identificar una potencial ventaja competitiva

En este paso es necesario realizar un análisis de la empresa que permita conocer cuáles son las fortalezas del negocio. Para ello puedes apoyarte en la matriz DAFO. De hecho, la estrategia competitiva que desarrolle la empresa estará centrada en aquellas fortalezas que puedan hacer que la marca se distinga en el mercado.

4. Centrarse en la ventaja competitiva

Una vez que la empresa ha identificado una potencial ventaja competitiva debe desarrollarla con el fin de convertirla en una ventaja competitiva. Además, reforzarla con el paso del tiempo y aprovecharla para así obtener el mayor beneficio posible de esta.

Ejemplos de ventajas competitivas en las empresas

Veamos dos ejemplos de cómo utilizan las empresas sus ventajas competitivas para posicionarse en el mercado.

IKEA

IKEA

En el caso del gigante sueco, su ventaja competitiva reside en el liderazgo de costes. ¿Cómo fue posible? Según el modelo de IKEA los clientes son los encargados de ensamblar los productos. De esta forma, optimiza el packaging de sus muebles ahorrando espacio para su logística, lo que equivale a un ahorro de costes para la compañía.

Otro elemento que les permite ser líder en costes es la sostenibilidad, ya que utilizan materiales reciclables y promueven la recuperación de sus productos. En definitiva, gracias a este tipo de estrategia, la empresa es líder en el mercado del hogar y una de las marcas más reconocidas y valoradas en todo el mundo.

ZARA

ZARA

La cadena de tiendas de moda perteneciente a Inditex es un gran ejemplo de ventaja competitiva. El hecho está en que a pesar de pertenecer a un sector súper competitivo como es el de la moda, ZARA logra ser una marca preferida entre los consumidores.

Su estrategia competitiva se basa también en el liderazgo de costes, pues ofrecen ropa de calidad a precios accesibles, además de que sus diseños son sofisticados e ideales.

NIKE

NIKE

No hemos podido validar tu suscripción.
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Por otro lado, una de las empresas que ha preferido la ventaja competitiva de diferenciación es NIKE. La marca oferta productos de elevada calidad para la práctica de deporte.

En primer lugar, tienen muy bien definido qué cliente desean. Se trata del atleta, incluyendo el anónimo que practica deporte por afición. Sus estrategias de comunicación han logrado promover los valores de la marca, que más allá de un producto, vende una experiencia. Otra ventaja competitiva que posee es la innovación constante según los cambios que se presentan en el entorno.

Nike ha lanzado un sinfín de productos innovadores: camisetas transpirables, calzado a medida para la práctica de running, pulsera que mide el rendimiento físico de sus usuarios durante su vida cotidiana. Todo ello ha contribuido a reforzar el carácter exclusivo de Nike y a justificar el mayor precio de sus productos.

Palabras finales

Toda compañía debe tener como objetivo destacar en el mercado y que determinado grupo de clientes la identifiquen como la que mejor satisface sus necesidades. Para ello tiene que seleccionar y potencializar la estrategia de competitiva que mejor se adecúe a ella.

Un estudio de sus fortalezas y áreas de oportunidad permitirá a la empresa conocer mejor su marca y hacer que sobresalga con respecto al resto. De hecho, a través de su estrategia competitiva puede hacer frente a las cinco fuerzas de Porter que moldean la competencia en un sector determinado.

No dejes el futuro de tu empresa a la suerte y trabaja en su desarrollo. Identificar y fortalecer sus ventajas competitivas es una muy buena forma de lograrlo. Ya sabes cómo hacerlo, ¡ve por ello!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here