Cómo hacer un plan de formación y desarrollo de los empleados | 6 pasos

0
318
Cómo hacer un plan de formación

Los continuos cambios que en la actualidad presenta el mercado laboral exigen a los trabajadores el reto de mantenerse actualizados para así desarrollar nuevas habilidades. Las empresas, por su parte, tienen la responsabilidad de entender cómo hacer un plan de formación efectivo y así responder a estas necesidades de aprendizaje.

¿Cómo hacer un plan de formación? Esa es la pregunta que deben hacerse las organizaciones, las cuales deben incluir esta estrategia dentro de sus políticas de formación y capacitación para sus colaboradores.

Ahora bien, primero debemos saber en qué consiste un plan de formación y capacitación en una empresa. ¡A continuación te enseñaremos de qué se trata y todos los beneficios que estos pueden brindarle a tu compañía!

 ¿Qué es un plan de formación del personal?

Personas desarrollando un plan de formación del personal

Un plan de formación del personal es un grupo de acciones que tienen como objetivo mejorar las competencias y conocimientos de los integrantes de una empresa. Todo esto con un diseño que se adecúe a las posibilidades de los colaboradores y a los objetivos de la compañía.

Un programa de formación de recursos humanos basado en competencias creará las condiciones necesarias para que los empleados aumenten sus capacidades. Además, fomentará su creatividad para beneficio propio y de la compañía.

Objetivos de un plan de formación en una empresa

Ejecutar de buena manera un plan de formación será una gran estrategia que impactará positivamente en la motivación de los empleados, sus rendimientos y la consecución de las metas a cumplir.

Estos son algunos de los objetivos que se pueden alcanzar por medio de un plan de formación empresarial:

Conocer las cualidades de los empleados

Detectar y posteriormente evaluar las capacidades de los empleados debe ser el punto de partida. Así se pueden determinar los puntos fuertes y las áreas que tienen potencial de mejora para así diseñar acciones puntuales como cursos para trabajadores de empresa.

Desarrollar habilidades

Cualquier estrategia de formación debe apuntar a ayudar a los profesionales a desarrollar habilidades específicas que puedan ser clave para la empresa. Esto impacta de forma positiva en la plantilla al aportar motivación y compromiso, mientras se reduce la rotación de personal y se atrae nuevo talento.

Puede que te interese: Fuga de talentos | El fenómeno que amenaza a las empresas de hoy

Mejorar el ambiente laboral

Aquí podemos hablar del muy nombrado salario emocional. Un trabajador que se siente valorado por una empresa que se preocupa por su desarrollo y crecimiento profesional siempre estará más motivado, algo que se reflejará en sus relaciones laborales.

Recomendado: Ambiente laboral | Fomenta un vínculo ideal en tu empresa

Evitar la fuga de talentos

Es cada vez más común escuchar de trabajadores que se sienten de alguna manera estancados dentro de una organización en la que no ven posibilidad de crecimiento. Esto propicia que los colaboradores estén abiertos a otras opciones, algo que podría representar la pérdida de un talento y que podría tener, incluso, repercusiones económicas.

Aumentar el rendimiento de la empresa

Por último, el objetivo más grande y al que los anteriores también te ayudarán a llegar: reforzar los puntos débiles de un colaborador mejorará el rendimiento de su área y si esto se da a gran escala y como todo un engranaje, la empresa será finalmente beneficiada.

Importancia de contar con programas de formación y desarrollo personal en las empresas

Equipo de trabajo

Las compañías deben proporcionar a su plantilla de trabajadores todas las herramientas que les permitan desarrollar sus cualidades a un nuevo nivel. Las propias empresas tienen en sus manos la oportunidad de diseñar el plan de formación a la medida de sus exigencias.

Y luego de mencionar las cualidades también es esencial detectar las debilidades. Detectar los puntos en los que los trabajadores o un departamento específico está fallando permitirá crear una fórmula que pueda llenar esas carencias.

Por eso, también se debe tener en cuenta la evaluación que se hay que realizar a los empleados. Solo con datos se pueden saber en qué aspectos clave la empresa no está rindiendo para así buscar soluciones con los métodos más idóneos.

Métodos de formación

Los métodos de formación más completos son aquellos que agrupan los tres estilos de aprendizaje: visual (aprender mientras se observa), auditivo (aprender mientras se escucha) y kinestésico (aprender a través de la acción).

Si bien no existe uno perfecto, pues esto depende de lo que requiera la empresa, a continuación te presentamos algunas de las metodologías de formación más eficaces:

Formación basada en la tecnología

Realizada a través de computadoras y en ocasiones denominada como e-learning (cuando es completamente online), este tipo de formación permite a los alumnos trabajar en diferentes cursos a su propio ritmo y con el material educativo a su disposición.

Recomendado: La importancia de la transformación digital de las empresas

SimuladoresPersonas utilizando simuladores

Esta técnica de entrenamiento es recomendada para labores que exigen un conjunto de habilidades concretas para operar maquinaria compleja. Las simulaciones reflejan situaciones laborales reales y permiten a sus usuarios resolver problemas que probablemente se encontrarán en el trabajo.

Tutorías

Un programa de tutorías presenta un gran desafío, ya que con este se le pide a los mejores empleados que tomen de su tiempo fuera de sus labores para capacitar a los nuevos miembros del personal. Dar incentivos a los tutores también será clave en esta metodología.

Clases

La formación estilo aula es el método más tradicional y popular para los empleados. En esta un instructor es quien prepara y dirige la experiencia a través de diferentes herramientas, usualmente una presentación estilo conferencia.

Ejemplo de cómo hacer un plan de formación en una empresa: 6 pasos

Personas creando plan de formación

Ya vimos qué es, su importancia, los beneficios que genera y ahora nos queda describir un ejemplo de plan de formación en una empresa en 6 pasos:

1. Evaluar las necesidades

Antes de diseñar un plan de formación debes evaluar las necesidades formativas de los trabajadores. Mediante un análisis de fortalezas y debilidades de cada empleado podrás detectar puntos en común en los cuales trabajar.

2. Fijar cuáles serán los objetivos de programa

Todo proyecto debe plantearse unos objetivos claros a través de preguntas como: ¿para qué sirve este programa?, ¿qué problemas resolverá?, ¿cómo mejorará el desempeño de los empleados con esta estrategia?, ¿los trabajadores podrán asumir nuevos roles luego de estas capacitaciones?

3. Incluir a los colaboradores

Al momento de idear este programa debe haber participación de la plantilla de la empresa para conocer sobre qué temáticas les gustaría aprender. Una encuesta al público objetivo es la herramienta más tradicional y confiable para generar ideas e incluirlas en la estrategia.

4. Crear experiencias atractivas

Los participantes del programa deben sentir que la formación es útil para ellos porque de lo contrario no estarán comprometidos y tampoco sacarán provecho de esta. Es importante entonces diseñar experiencias que resuelvan necesidades, que se impartan bajo un método que llame la atención y que tenga a los formadores idóneos.

5. Fijar un sistema de evaluación

Más que un examen o tener un medidor de rendimiento, en este paso lo que interesa es reunir las opiniones de los trabajadores. A partir de estas es fundamental encontrar recomendaciones para así mejorar los planes formativos.

6. Calcular el presupuesto

Una vez se cuente con la información detallada y toda la estructura de un plan de formación es momento de fijar una estimación del presupuesto. ¿Cuántos recursos de los disponibles se pueden destinar a esta acción?

Puedes leer también: 5 Tips para tener un equipo de trabajo eficiente

Palabras finales

Cabe recordar que algunas de las empresas más reconocidas en el mundo hacen grandes inversiones en procesos de formación para sus empleados. Google, Amazon, Apple, Carrefour y Telefónica son organizaciones ejemplo en este aspecto al utilizar metodologías que aplican el Big Data, el e-learning y la Inteligencia Artificial (IA).

Así que ¿te gustaría que se desarrollara una en tu empresa? O si ya lo tienen, ¿crees que hay puntos por mejorar? Ahora que conoces más a fondo lo que representa un plan de formación y aprendizaje, sácale provecho y aumenta el rendimiento de tu compañía.

[su_box title=»Recomendados» box_color=»#ea3644″ radius=»2″]

[/su_box]