Internacionalización de una empresa | ¡A conquistar nuevos mercados!

Aunque creamos que el ser humano por naturaleza tiende a pensar en grande, lo cierto es que no todos tienen esta visión o muy pocos se deciden y logran materializar esos sueños. Pues en el mundo empresarial sucede de igual forma, la internacionalización de una empresa abre una nueva puerta. Pero no son todos los negocios los que se deciden a adentrarse en este complejo mundo.

No obstante, la empresa que decida optar por ello debe saber si está preparada o no, qué beneficios puede traerle esto y cómo hacerlo. El entorno actual tan globalizado es un perfecto incentivo para que las compañías salgan de su zona de confort y extiendan su negocio a otras fronteras. Es por eso que hoy abarcaremos de qué va todo esto. ¡Asegúrate de saber todo lo que necesitas antes de dar el paso!

¿Qué es la internacionalización de una empresa?

personas abrazadas una al lado de la otra

Como definición de internacionalización de empresas podemos decir que es el proceso mediante el cual esta desarrolla sus capacidades para realizar negocios fuera de su país origen. Se trata de la forma en que la empresa proyecta sus actividades de forma total o parcial a un entorno internacional. De esta forma, se generan flujos de diversos tipos entre distintos países: comerciales, financieros y de conocimiento.

Es importante recalcar que la internacionalización empresarial es un proceso. No es un paso o cambio que se produce en un momento específico (algo estático), sino que va evolucionando a lo largo del tiempo. Por lo tanto, son varias las etapas de la internacionalización de las empresas y cada una tiene sus propias características. Las fases van desde exportar productos o servicios hasta lograr que la entidad esté globalizada del todo.

¡Ojo! La internacionalización no es hacer lo mismo que se hace en el país de origen en otros mercados. Este proceso afecta de forma directa la actividad de una empresa (su negocio).

¿A qué se debe esto? ¡Sencillo! La empresa debe adaptar su forma de trabajo a las condiciones y requerimientos de los mercados internacionales. Esto implica que pueden alterarse diferentes esferas de sus funciones, tales como marketing, producción, gestión de recursos humanos, etc.

Objetivos de la internacionalización de una empresa

Antes de embarcarse en un proyecto tan ambicioso como este, lo primero que debe hacer todo empresario es preguntarse lo siguiente: ¿por qué internacionalizar mi empresa? Una vez claro esto será posible definir los objetivos que la organización persigue, sopesar su viabilidad y diseñar estrategias de internacionalización empresarial.

De manera general, los objetivos de la internacionalización de una empresa son los siguientes:

  • Apertura a nuevos mercados
  • Costes de producción más bajos
  • Una estructura de la producción y la distribución de la empresa más eficiente

Más adelante explicaremos cuáles son las ventajas de la internacionalización empresarial, lo que nos permitirá entender mejor lo que acabamos de ver. A propósito de esto, muchas veces las empresas encuentran en la internacionalización una estrategia de crecimiento o de supervivencia.

En ambos casos, esto significa modificar su táctica y adaptarse a las tendencias del mercado. ¡Y es que es una realidad! En el mundo empresarial actuar de forma pasiva no es una alternativa. Es preciso mantenerse al tanto todo el tiempo del comportamiento del mercado, en especial los clientes y competidores, y operar en consecuencia.

Relacionados:

Motivos de la internacionalización de una empresa

palmas de las manos sosteniendo un barquito de papel

Los principales motivos o razones que llevan a una empresa a internacionalizarse son los siguientes:

  • Creciente competencia internacional que obliga a buscar nuevas estrategias de crecimiento más allá del mercado global.
  • Reducción de costes empresariales mediante la deslocalización de las actividades a lugares más baratos.
  • Búsqueda de recursos no disponibles en el país de origen como las materias primas, información o nuevas tecnologías.
  • Saturación del mercado local que obliga a una empresa a expandirse a mercados exteriores buscando la eficiencia.
  • Imagen de marca y posicionamiento competitivo para hacer frente a la demanda externa insatisfecha.
  • Mejora de las redes de transporte que permite reducir el tiempo y el coste facilitando su entrada en los mercados internacionales.
  • Evolución de la tecnología que condiciona el tamaño mínimo eficiente de las empresas y sus inversiones en instalaciones productivas o en I +D.
  • Utilización de economías de escala y economías de experiencia, buscando mercados geográficos para obtener ventajas competitivas.
  • Homogeneización de la demanda internacional, por ejemplo, en productos como la comida rápida, la música, la ropa… y en los servicios como las empresas de auditoría, los servicios financieros, el turismo, etc.
  • Diferenciación de los productos: en dependencia del producto o servicio la demanda internacional puede ser más homogénea o más segmentada.

Importancia de la internacionalización de las empresas

Con certeza, en más de una ocasión has escuchado que la internacionalización es una necesidad irreversible para la empresa. Lo cierto es que este pensamiento no es un simple cliché.

Entonces, te preguntarás… ¿Por qué las empresas deciden desarrollar sus actividades en los mercados internacionales a pesar de los costes y riesgos que ello puede suponer? ¿Cuáles son los beneficios de la internacionalización de una empresa? A continuación, cuatro ventajas fundamentales:

1. Crecimiento

Al conquistar nuevos mercados es posible obtener una mayor cifra de negocio. Siempre y cuando la empresa actúe de forma eficiente, esto se traduce en beneficios tanto para la entidad como para la sociedad en general. Por ejemplo, estamos hablando de mayor producción, más empleo, más inversión, más impuestos para la hacienda pública y mayores ventajas empresariales.

En resumen, la internacionalización es un fenómeno que posibilita incrementar el volumen de negocio de la empresa. Además, aunque de forma indirecta, permite elevar el nivel de renta del conjunto de la economía.

2. Competitividad

globos rojos en el cielo y uno de ellos más alto que el resto

Hacer que tu empresa atraviese este proceso significa introducirla en una espiral de «internacionalización – competitividad». ¿A qué nos referimos? La empresa internacionalizada logra aumentar su competitividad. Esta ganancia le facilita aumentar las ventas e inversiones en los mercados internacionales. Y, así pues, esto ayuda al crecimiento de la competitividad.

No obstante, ¿cómo favorece la internacionalización a la competitividad de una empresa? Para empezar, puede ayudar a una reducción de costes. Muchas veces las empresas encuentran suministros más baratos en los mercados internacionales, o trasladan parte de su proceso productivo a localizaciones con mejores condiciones de costes.

Por otro lado, el aumento del volumen de producción que representa la exportación puede permitir a la empresa aprovechar economías de escala produciendo con menores costes unitarios.

Además, la internacionalización requiere de mejoras en la eficiencia. Imagina que ya no puedes preocuparte solo por los competidores de tu país, sino también los del resto del mundo. Esto obliga a la entidad a buscar mejoras en su funcionamiento, a innovar en sus procedimientos de gestión, a buscar inputs más baratos, en fin, a ser más competitiva.

Pero como dicen por ahí… «una de cal y una de arena» Tendrás la oportunidad de conocer y aprender cómo trabajan empresas de otros países. Así pues, alcanzar también una mejor posición en el mercado local.

3. Diversificación

¿Qué pasa cuando tu país o tu sector específico atraviesa una crisis? Las compañías sufren graves consecuencias, incluso, en algún momento desaparecen. Esto es por la sencilla razón de que las empresas que no están internacionalizadas dependen solo de su mercado doméstico.

En cambio, diversificar mercados equivale también a diversificar riesgos. Muchas empresas perduran a lo lardo del tiempo, incluso sobreviven con éxito a determinadas crisis. Esto se debe en gran parte a su actividad exportadora, que en ocasiones puede llegar a suponer el 100% de las ventas. Este es el caso de organizaciones competitivas y eficientes.

4. Asegurarse el suministro de inputs para su producción

Algunas empresas necesitan para su proceso productivo inputs que no se producen en el mercado nacional. En este sentido, la internacionalización es la vía para asegurar el suministro de esos bienes.

Este es el caso de muchas empresas chinas, que han encontrado en los mercados internacionales el suministro de materias primas, petróleo, minerales, alimentos, de los que carece esta economía. Al menos en la cantidad que la enorme potencia china precisa.

Requisitos para la internacionalización de una empresa

requisitos para la internacionalización de una empresa

En un proceso de internacionalización, no vale cualquier perfil. De ahí que las empresas que se plantean salir a los mercados internacionales deben ser conscientes de que el proceso implica determinados requisitos.

Conocer a la perfección el producto o servicio que vas a ofrecer

Aunque te parezca algo simple no lo es. Más allá de conocer las cualidades, beneficios o ventajas competitivas de lo que oferta la empresa, esto se refiere a saber en qué mercados puede encajar o no, sin hacer que la compañía pierda su identidad corporativa.

Ser competitivo más allá del mercado nacional

Como es lógico, es inteligente saber si hay agua en la piscina antes de lanzarse. ¿Qué quiere decir esto? No basta con conocer cuáles van a ser tus competidores en tu nuevo mercado y qué es lo que ofrecen. Debes ser mejor que ellos o al menos, ser un digno competidor. De lo contrario, si no tienes nada atractivo que ofrecer ¡ni lo intentes!

Ser un buen negociador

Recuerda, la mayoría de las veces la internacionalización es como llegar de último a la fiesta. Los competidores de ese país ya tienen un camino adelantado, una imagen de marca. Entonces, ¿por qué comprarte a ti y no al mismo de antes?

Destreza para la negociación con diferentes culturas, capacidad de adaptación a diversos estratos sociales y disponer de una visión comercial para detectar oportunidades de negocio, son elementos esenciales que determinarán el éxito o fracaso del proceso.

Adaptación jurídica

Los requisitos legales son una parte fundamental en el proceso de internacionalización de cualquier empresa. De ahí la necesidad de estar al tanto y adaptarse a las regulaciones y leyes del país o mercado en cuestión.

Formas de internacionalización de una empresa

dos hombres mirando una laptop y conversando sobre la internacionalización de una empresa

Debes saber que la internacionalización no está exenta de riesgos. Ten en cuenta que estamos hablando de llevar tu negocio al exterior, hacia un entorno nuevo. Por lo que es lógico que esto genere incertidumbre. Como consecuencia, la empresa debe evaluar las distintas formas de internacionalización que existen. Estas se agrupan de la siguiente manera:

1. Exportaciones: directas e indirectas

Uno de los métodos más sencillos y tradicionales de empezar la internacionalización de una empresa es la exportación. Como ya debes saber, la producción se mantiene en el lugar de origen mientras que la venta del producto tiene lugar es un territorio distinto al nacional. Pueden diferenciarse dos tipos de estrategias de exportación:

  • Exportación directa o activa: La empresa entra en contacto con intermediarios o compradores finales en el extranjero. Además, se hace cargo de todos los aspectos que conlleva una exportación: burocráticos, logísticos, financieros y otros.
  • Exportación indirecta o pasiva: La venta se hace a través de una empresa intermediaria (empresa exportadora). Esta se ocupa de la logística de las mercancías desde la fábrica hasta el cliente, la documentación requerida, los trámites aduanales, etc.

2. Acuerdos de cooperación contractuales: licencias y franquicias

  • Licencia: No es más que un acuerdo contractual entre dos empresas de distintos países. A través de esta alianza, una empresa (licenciante) autoriza a una empresa extranjera (licenciatario) a usar un proceso productivo, una patente, una marca registrada y otros activos intangibles a cambio de una comisión o regalía.
  • Franquicia: Implica un vínculo entre dos entidades: franquiciador y franquiciado. El primero transfiere bajo contrato un formato de negocio para que sea desarrollado por el segundo: dígase marca, know how, etc.

3. Inversión directa en el extranjero

Una vez que una empresa va conociendo mejor el mercado extranjero y adquiere experiencia en él, se intensifica la oportunidad de que esta decida establecerse allí de una vez y por todas.

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

¿Cómo puede ser esto factible para la empresa? Existen dos factores fundamentales. El mercado es lo bastante grande o las instalaciones en el país objetivo ofrecen ventajas específicas para la organización: mano de obra más barata, menores costos de insumos y materias primas, beneficios fiscales, etc.

Recomendados:

Palabras finales

¿Alguna vez te has preguntado por qué hoy por hoy un consumidor puede comprar casi cualquier producto en cualquier parte del mundo? Esto es un efecto de la internacionalización de una empresa. Esto explica como el proceso del que hoy hablamos constituye una necesidad para las compañías: desde las PYMES hasta las grandes corporaciones.

Sin embargo, conviene tener claros los motivos por los que hay que internacionalizarse. Crecer es un motivo básico. Pero otro motivo fundamental es que la internacionalización es una vía para ganar competitividad. Hablamos de un camino sólido para la prosperidad de las empresas y de la sociedad en general.

Esperamos que te haya gustado este contenido. ¡Déjanos saber en los comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here