Resiliencia laboral | Descubre cómo alcanzar el éxito profesional

0
115
Alcanza el éxito profesional con la resiliencia laboral

En el día a día es frecuente ver la imposibilidad de muchos de lidiar con circunstancias difíciles, y esto, como es lógico, también lo vemos reflejado en la forma en la que las personas se relacionan en el trabajo. Por tanto, una idea muy acertada para combatir esto y ser más exitosos es comenzar a potenciar el desarrollo de las habilidades de la resiliencia laboral.

El mundo de hoy nos reta a ser personas audaces y capaces de sacar una idea adelante sin frenarnos por el miedo a los imprevistos. La vida profesional está llena de dificultades y si no has escuchado sobre la resiliencia en el trabajo, te contaremos todo lo que necesitas para desarrollarla sin morir en el intento.

¿Qué es resiliencia en el trabajo?

¿Qué es la resiliencia en el trabajo?

El término es conocido como la capacidad que desarrolla el ser humano para enfrentarse y reaccionar de manera positiva ante los cambios y situaciones inesperadas que suceden en el día a día. Ahora bien, en el entorno laboral, se relaciona con el modo en el que un empleado supera situaciones de estrés, conflictos y cambios en la ejecución de sus labores.

Si una persona tiene un desarrollo temprano de la resiliencia en el trabajo, tendrá siempre la fortaleza y habilidad para no dejarse derrotar por las inquietudes. Sin duda, esta característica contagia a todos los miembros del equipo y los lleva a generar ideas creativas en cualquier tipo de escenarios.

¿Cómo se aplica la resiliencia en el trabajo? 10 características

Superar las adversidades

Las personas tienen rasgos distintivos que potencian el éxito de los objetivos empresariales. Ahora bien, la resiliencia laboral es una capacidad que motiva al individuo a ser flexible, dinámico y asertivo, sin embargo, estas no son las únicas características que definen a estos talentos. Por ello, queremos enseñarte las cualidades que hacen que una persona resiliente se distinga:

1. Tienen empatía

La resiliencia laboral puede manifestarse a través de la manera en la que una persona es capaz de ponerse en el lugar del otro para entender su situación y obtener distintos puntos de vista.

2. Poseen habilidades comunicativas

Expresar la ideas a veces puede parecer una tarea difícil. Sin embargo, una de las características principales de una persona que es resiliente en el ámbito laboral es que tiene la facilidad de comunicarse de forma asertiva, manejando el lenguaje corporal y la información de la mejor manera. 

3. Controlan las emociones

Un rasgo muy importante de las personas que dominan la resiliencia laboral es que tienen el control de sus emociones, lo cual resulta beneficioso para manejar situaciones complicadas, ya que no solo pueden controlarse a sí mismos sino al resto del equipo.

Recomendado: Inteligencia emocional en el trabajo | La clave para ser exitoso

4. Utilizan la creatividad

Las empresas necesitan empleados que sean participativos y propositivos, puesto que una mente abierta busca siempre nuevas ideas para generar cambios. Crear nuevos métodos para trabajar es algo que define a aquellas personas que dentro de sus características personales tienen la resiliencia laboral bien arraigada.

5. Tienen objetivos claros y medibles

La ventaja de contar con un personal que sea resiliente es que son conscientes de su potencial y sus capacidades, pero esto no los aleja de la realidad. Esta cualidad les permite trazarse metas y objetivos que sean medibles y ajustables si se presentan cambios a lo largo del tiempo.

6. Centran su atención en el presente

El momento es ahora y todo lo que retrase a la empresa en el cumplimiento de los objetivos no puede tener atención. La eficiencia de un equipo de trabajo radica en el nivel de concentración que tienen no solo para ejecutar las tareas, sino también para solucionar los problemas que se presenten.

7. Se adaptan fácilmente

La resiliencia laboral trae consigo grandes beneficios, por ello si tus empleados cuentan con esta cualidad tendrás capacidad para estar un paso adelante en los cambios tan repentinos del mercado. Este tipo de talento humano es optimista frente a cualquier situación, incluso cuando deben olvidar todo lo aprendido para iniciar un proyecto.

8. Piensan antes de actuar

Una persona resiliente sabe que para tomar cualquier tipo de decisiones debe analizar con tranquilidad y paciencia cada una de las ventajas y desventajas de la situación; de esta manera evitan tomar una decisión apresurada. Sin duda, pensar antes de actuar puede evitar problemas empresariales.

9. Aprenden de los errores

En la resiliencia laboral, equivocarse es sinónimo de seguir adelante con aprendizajes y nuevas experiencias. El éxito de una empresa está determinado por la facilidad con la que las personas se flexibilizan ante los malos resultados, ya que el verdadero reto es aprender para no volver a cometer los mismos errores.

Puede que te interese: 10 errores empresariales más comunes que puedes evitar | [Incluye casos reales]

10. Promueven el trabajo en equipo

¿Qué seria de una empresa sin la fuerza laboral? Una persona resiliente reconoce la importancia de trabajar en equipo para sacar adelante cada proyecto. De hecho, con la resiliencia en el trabajo, las personas pueden enriquecer sus conocimientos gracias a la participación y opinión de todos los miembros.

¿Por qué es importante la resiliencia en el trabajo?

Importancia de la resiliencia laboral

El cambio es necesario e inevitable, pero siempre debemos saber cómo afrentarlo y es de allí de donde se desprenden las incógnitas de las personas preguntándose… ¿qué papel juega la resiliencia en mi futuro profesional? La resiliencia va de la mano con el cambio y el cambio, con el crecimiento; por lo que hoy en día contar con esta cualidad es una de las herramientas más demandadas en el mercado.

La importancia de la resiliencia en el trabajo es que repercute en la vida personal de los empleados, alejándolos del estrés y agotamiento laboral. El hecho es que estos malestares se originan de la presión por realizar las tareas de forma adecuada o por no saber cómo adaptarse al medio tan cambiante.

Las personas resilientes pueden adaptarse con éxito ante cualquier situación, porque la resiliencia los ayuda a establecer prioridades, a organizar tareas y a enfocarse en los aspectos claves que mejoran su labor en la empresa. Vivimos momentos donde los cambios suceden a máxima velocidad y, por ello, el personal debe acoplarse para no estancar los procesos empresariales.

Te recomendamos: Resistencia al cambio organizacional | Qué es, causas y cómo vencerla

¿Cómo trabajar la resiliencia laboral?

Equipo trabaja unido para aumentar la resiliencia laboral

Cultivar una actitud resiliente es un proceso que requiere de esfuerzos internos para lograr un equilibrio entre nuestras reacciones y el modo en el que aceptamos las situaciones que nos mueven de nuestro lugar seguro. Existen muchas formas para desarrollar la resiliencia en el trabajo y hoy hicimos un recuento de algunas de ellas:

1. Establece metas

Uno de los primeros pasos para poner en marcha la resiliencia laboral es trazar una línea guía a través de metas bien definidas que sean alcanzables y desafiantes. Una persona puede ser resiliente si diseña un plan, puesto que de esta manera la interacción y las metas se vuelvan parte de la cotidianidad.

La idea es no perder de vista estas metas, ya que representan todo aquello que define a una persona resiliente. De esta manera, mientras pase el tiempo, se puede ir haciendo un seguimiento de los avances que has logrado y de todo lo que se puede mejorar y adaptar a las nuevas tendencias que surjan en el camino hacia el éxito.

2. Cuida tu salud emocional

Cuidar a los empleados

Un equipo sano influirá en el éxito de una empresa, pero para ello se deben utilizar técnicas que fortalezcan la promoción de hábitos saludables en cada colaborador.

En 1993, Anders Ericsson creo una teoría en la que insistía que si existe un equilibrio laboral entre las tareas y el tiempo de descanso, es posible reducir el estrés y aumentar la eficiencia y productividad. La recompensa de establecer tiempos para cuidar tu salud emocional es que se aumenta la resiliencia laboral y el agotamiento desaparece con mayor facilidad.

3. Crea una cultura sólida

Cada día que pasa una empresa sin tener una cultura organizacional que englobe todo lo que define al empleado, es un día en el que se deja de promover la resiliencia laboral. Para hacer que los colaboradores de una organización se sientan comprometidos, los valores de la cultura empresarial deben generar en ellos un sentimiento agradable y cómodo.

Una cultura empresarial sólida promueve el compañerismo, la honestidad, la toma de decisiones en equipo y se empiezan a gestionar mejor los problemas.

4. Aumenta la confianza

Para reforzar la resiliencia laboral es necesario que el líder confíe en su equipo y que le transmita este sentimiento a cada miembro. Una persona resiliente es aquella que intenta familiarizarse con los empleados, indaga sobre lo que necesitan, les pregunta sus expectativas laborales, qué les gusta de su trabajo y que aspectos quisieran mejorar.

Seas líder o no, vale la pena compartir con los miembros de tu equipo y conocer sus aspiraciones para canalizar todos los esfuerzos y promover un ambiente flexible, comunicativo y adaptable a cualquier cambio que se ejecute en la empresa. Trata de visualizar los posibles cambios que puedes realizar y pide opinión para que sientan que son importantes y que confías en sus recomendaciones.

5. Mejora la inteligencia emocional

pensamientos y emociones en el trabajo

Este método innovador es la capacidad que desarrollan las personas por controlar sus emociones. La inteligencia emocional ayuda a que los empleados puedan sobrellevar momentos de situaciones difíciles o de cambios inesperados. De hecho, desarrollar esta habilidad es beneficioso tanto para los colaboradores como para los directivos.

Adicional a esto, es relevante que sepas que en estudios especializados se ha llegado a la conclusión que al tener un capital humano emocionalmente estable, las ventas pueden aumentar de manera considerable, pues esto mejora el ambiente laboral, la consciencia sobre nuestros actos, la satisfacción y felicidad de los empleados.

6. Deja atrás la zona de confort

Una persona resiliente se motiva a si mismo y a las personas de su alrededor a salir de su lugar seguro y esta es una forma de promover la resiliencia en el trabajo. Si quieres que tu tener éxito, es necesario que te impulses a tomar riesgos, a proponer nuevas ideas y a romper los esquemas.

Este es un incentivo ideal para que confíes en tus habilidades, aumentes tu autoestima y estés mejor preparado para lidiar con los retos que tengas que enfrentar en el futuro. Al mismo tiempo, estos riesgos son los que ayudarán a fortalecer tu perfil profesional, personal y emocional.

Palabras finales

La clave para el éxito es saber enfrentar los problemas que surgen cada día, una persona resiliente es capaz de aprovechar esta situación y convertirla en aprendizaje para impactar de manera positiva a todo lo que esté a su alrededor. Los contratiempos nos hacen crecer, no permitas que te derrumben y sigue adelante.

También puedes leer: