15 hábitos que te pueden llevar al fracaso en emprendimiento | ¡Detenlos!

0
2570

A veces resulta complicado entender cuáles son las causas que determinan el éxito o el fracaso en emprendimiento, proyecto o startup. Trabajamos duro, invertimos mucho tiempo, aprendemos con los mejores cursos, leemos libros de la temática y asistimos a conferencias de todo tipo, pero no conseguimos hacer florecer nuestro negocio.

¿Qué puede estar pasando? Es muy probable que pensemos que la idea de negocio no es tan buena como creemos. Sin embargo, puede ocurrir que el mercado al que nos intentamos dirigir esté demasiado colapsado o podría ser simplemente que tenemos unos hábitos que impiden que emprendamos con éxito.

En este artículo vamos a ver 15 de los hábitos más comunes que llevan al fracaso a muchos proyectos emprendedores. Si descubres que tienes alguno de ellos, es hora de que lo saques de tu vida.

Cómo ser empresario y no fracasar en el intento

Reducir las causas del fracaso en emprendimiento

Cada día en la vida de un emprendedor es un nuevo reto para enfrentar. En algunos casos, hay retos que determinan el éxito de la vida empresarial y otros que pueden llevar al fracaso en el emprendimiento. Ahora bien, los emprendedores asumen riesgos para poder defender su idea sin que nada los detenga. Podríamos decir que esta es una de las claves que tiene dos impactos: positivo y negativo.

Aferrarnos al éxito puede llegar al punto de convertir una meta en una ambición indeseada. Por ello, ten la certeza de que si ejecutas los pasos necesarios con firmeza, alcanzarás tus objetivos en menos de lo que piensas. Si estás pensando en iniciar un nuevo emprendimiento y convertirte en tu propio jefe, lo primero que debes hacer es creer en tu potencial.

Ten en cuenta que una empresa consiste en mucho más que solo gestión de gastos, ya que la disciplina y la dedicación son los pilares fundamentales que debes cultivar. Como emprendedor, debes estar preparado para luchar contra todo aquello que detenga tus sueños y tus planes. Pero, al mismo tiempo, debes saber cuando parar y esperar que todo lo que sembrado comience a dar frutos.

15 hábitos que conducen al fracaso de los emprendedores

Empresario piensa en el éxito

¿Sabías que hay acciones inconscientes que pueden estar retrasando el éxito que deseas para tu emprendimiento? En el mundo empresarial los retos son constantes y no se detienen hasta que te fortaleces en medio de la adversidad y sales adelante. Aprende cómo dominar los hábitos que podrían conducirte al fracaso, conoce aquí cuáles son.

1. No lanzar la idea

No importa lo buena que sea tu idea de negocio, si no la llevas a cabo, nunca podrás alcanzar el éxito. Puede que tengas una idea de un billón de dólares, pero si no la ejecutas, no valdrá ni un solo céntimo. Muchos emprendedores no quieren comenzar a trabajar en el proyecto hasta que no sientan que su idea, su producto y su plan de negocio están perfectamente definidos. 

El problema es que alcanzar la perfección es prácticamente imposible y eso les lleva a seguir dándole vueltas a la idea haciendo arreglos y retoques que no les conducen a ninguna parte. Como encontramos en una de las frases de Seth Godin: «Esperar a lo perfecto nunca es tan inteligente como hacer progresos».

Es importante que desde el primer momento intentemos ejecutar nuestra idea, sacar el producto o servicio al mercado y seguir trabajando con el feedback obtenido de nuestros potenciales clientes. Ya tendremos tiempo de pulir las imperfecciones, pero salir al mercado de esta forma nos permitirá construir un producto más adaptado a nuestros clientes.

2. Sucumbir a las malas influencias

Sucumbir a las malas influencias

Cuando estás lanzando un negocio son muchas las personas que te dirán que «no puedes conseguirlo». Los problemas de los emprendedores se conectan con: familiares con miedo a que pierdas tu inversión, bancos que te niegan un crédito o incluso excompañeros de trabajo. Dentro de este grupo selecto, podrás enfrentarte con algunos que tengan un poco de envidia, pues no soportan que hayas tomado la decisión de ser tu propio jefe.

Desmotivarse por las malas influencias puede llevarnos al fracaso en emprendimiento o incluso a abandonar nuestra idea. Corta relación con estas malas influencias o si, por el contrario, son familiares o amigos, pídeles respetuosamente que no sigan especulando sobre tu proyecto. Solo tienes que escuchar a aquellas personas cuyo feedback es constructivo y aporta valor a tu futuro negocio.

3. Quemar dinero por encima de nuestras posibilidades

Muchos emprendedores lanzan ideas invirtiendo grandes sumas de dinero sin haber validado previamente sus hipótesis de negocio y sin haber verificado que exista un mercado interesado en ellas. Esta forma de «emprender por todo lo alto» precipita los acontecimientos de una manera irreversible. 

Es fácil encontrarse emprendedores con un producto totalmente desarrollado, una gran inversión en marketing, pero una tracción mínima e incluso nula. ¿Cómo van a poder justificar estos gastos para tan pocos clientes delante de inversores, partners o familiares?

Una metodología Lean podría ahorrarles muchos problemas. La implementación de este método les ayudaría a pivotar en el momento preciso o en caso de fracaso, para reducir las pérdidas. Con la metodología Lean, te enfrentas a los riesgos con la capacidad de superarlos. El resultado será la adaptación progresiva a las necesidades de tu mercado gracias a la retroalimentación que vas recibiendo de tus usuarios.

4. Perder el foco del proyecto

Perder el foco del proyecto

Una característica habitual de los emprendedores es su mente inquieta, la cual es una de las causas de fracaso más populares. Un emprendedor debe conocer cuándo detener las modificaciones, ya que a cada momento no se le pueden ocurrir colaboraciones y mejoras para sus productos.

La creatividad desbordante puede suponer un problema si nos hace perder el foco. Estar en veinte proyectos a la vez, desarrollar decenas de ideas y ejecutarlas a la perfección, es una tarea difícil cuando estás iniciando un proyecto desde cero y podría ser la causal de fracaso en emprendimiento. 

Pero, no solo las actividades empresariales pueden hacernos perder el foco. Al contrario, también hay muchas distracciones en nuestro día a día que nos pueden llevar hacia la procrastinación: la familia, la televisión, los amigos. Debemos balancear muy bien el tiempo que le dedicamos a cada uno de estos elementos para no distraernos demasiado de nuestro objetivo final.

5. No medir el avance y los resultados

Hay emprendedores con una clara mentalidad ejecutora que trabajan sin descanso y sin que nadie los pueda parar. El problema es que en ocasiones debemos levantar la vista de la ejecución para determinar si lo que estamos haciendo lo estamos haciendo bien. Es posible que estemos construyendo un producto de manera rápida y económica, pero puede que este no se adapte a las necesidades de nuestros potenciales consumidores. 

Si no levantamos la cabeza del trabajo para medir los progresos y comprobar que los KPI ‘s nos indican que estamos en buena dirección, podemos estar trabajando en algo que no generará los resultados que esperamos. Para evitar los malos hábitos de emprendedores es fundamental disponer de una imagen general que permita la visualización de los avances del proyecto. 

Dedica un tiempo especial para medir los datos clave de tu negocio y comprueba que estén relacionados con los esfuerzos realizados. Te recomendamos que para reducir el fracaso en emprendimiento, utilices herramientas de gestión de proyectos para tener control en el cumplimiento de los objetivos en función de las tareas de los equipos.

6. Querer hacerlo todo

Querer hacerlo todo

Otro de los hábitos que llevan al fracaso a los empresarios es querer hacer ellos mismos todo el trabajo. En algunos casos es admisible este comportamiento, como puede ocurrir en las fases iniciales, ya que no hay presupuesto para contrataciones. Ahora bien, cuando el negocio crece, es necesario incorporar nuevas personas, para evitar la sobrecarga de tareas.

Es por este motivo que habitualmente los emprendedores novatos se acaban convirtiendo en micromanagers que quieren revisarlo todo y que no dejan hacer el trabajo al resto de su equipo. El problema es que por muy bueno que sea un emprendedor, siempre habrá muchas cosas que los perfiles especializados de la empresa sepan hacer mejor que él. Es posible reducir los índices de fracaso en emprendimiento, solo debes soltar.

7. Administrar mal los recursos

Una de las principales razones de fracaso en emprendimiento, es la falta de control en el uso de los recursos. Por lo general, es común encontrarnos con empresas que no analizan el funcionamiento interno de sus operaciones. Siendo este, un recurso indispensable para determinar cuánto podemos seguir ofreciendo al mercado.

Ahora bien, el crecimiento de una empresa depende en gran manera de la gestión de recursos humanos y materiales. Por ello, es necesario promover actividades diarias que reduzcan las pérdidas y aumenten la productividad. Sin duda, el área operativa es una de las que mayor responsabilidad tiene a la hora de evaluar la situación financiera y empresarial de una compañía.

Te recomendamos emplear una trazabilidad de los recursos y del tiempo invertido en cada gestión. Así, tendrás conocimiento de los responsables de cada tarea para actuar cuando sea necesario. Por ejemplo, si se produce algún tipo de afectación en los recursos de la organización que amerite pérdidas financieras.

8. Hacer planeaciones estratégicas deficientes

Una planeación deficiente provoca el fracaso en emprendimiento

Entre los hábitos del fracaso en emprendimiento, encontramos el error de la suposición. Es un reto personal entender que aunque una idea sea buena, siempre será un requisito esencial desarrollar un plan de negocio que maximice sus beneficios. Los emprendedores deben estar preparados ante cualquier situación, pues la grandeza de una idea no determina su éxito y mucho menos reduce los efectos adversos de su ejecución.

Todos los departamentos de una organización ameritan cuidado y dedicación. Separa un tiempo para analizar que las estrategias de marketing, de comercialización, de recursos humanos estén orientadas al cumplimiento de objetivos realistas. En este punto, es importante que la empresa cree y domine la cultura organizacional para que cada acción se alinee con la visión y misión.

9. Rechazar opiniones

El fracaso en el emprendimiento está relacionado con múltiples aristas, una de ellas es la mentalidad cerrada. Por lo general, los emprendedores novatos se caracterizan por ser celosos con sus ideas y evitar que otros se involucren en la planeación a seguir. Crear una empresa es un proceso complejo, que amerita que inversores e incluso agentes externos den una retroalimentación objetiva para dar pasos firmes.

Para el éxito de una empresa, la comunicación es una herramienta clave. De modo que mientras más promuevas espacios para el intercambio, mejores serán los resultados que obtendrás a largo plazo. Así, evitas que el fracaso en emprendimiento se apodere de tu idea.

Cada persona tiene una personalidad y experiencias vividas que pueden fortalecer tu perfil profesional y laboral. Una mente abierta es capaz de escuchar y aprender de otros para aplicar los comentarios y críticas a la resolución de problemas con mayor efectividad. La sensibilización a la opinión de los demás es fundamental en el desarrollo de nuevos proyectos.

10. Crear un producto sin pensar en el cliente

Crear productos sin pensar en el cliente

La falta de sincronización con las necesidades de los clientes es uno de los errores y comportamientos que causan el fracaso en emprendimientos. Este es un problema más común de lo que pensamos, ya que los emprendedores diseñan ideas de negocio que se adaptan a sus gustos más no a los de los usuarios. Lo que afecta en la realización de estrategias, puesto que no serán bien recibidas y serán una pérdida económica.

Esta política provoca que un cliente prefiera a la competencia antes que a tu marca, debido a que así tu idea sea sofisticada, no cumple con sus expectativas. Para evitar esto, puedes utilizar las comunidades en redes sociales para realizar encuestas, conversar con clientes antiguos, pedir opiniones de nuevos productos y mucho más.

¡Recuerda que así te encante tu marca, producto o servicio, debe responder las exigencias de los clientes finales!

11. Dominar poco el sector

¿Conoces a quién le vas a vender? ¿Sabes cómo funciona la industria en la que vas a adentrarte? El fracaso en emprendimiento se da por el bajo conocimiento sobre el sector en el que se van a instaurar los inversores. Como consecuencia, podemos afirmar que esto se debe a un mal análisis o estudio de mercado. 

En una planificación empresarial, el primer paso es evaluar cómo funciona el sector y cómo puedes desempeñarte de forma diferente pero ofreciendo el mismo servicio. Los hábitos del fracaso en emprendedores existen para que conozcas todo aquello que debes evitar. Por lo tanto, no permitas que la poca experiencia en un rubro te limite, aumenta tus conocimientos antes de dar el SÍ a una idea de negocio.

12. Evitar delegar funciones

No delegar funciones causa fracaso en emprendimiento

Una empresa nueva necesita personas que estén capacitadas y tengan la libertad de crear para potenciar el éxito de la idea. Sin embargo, una las causas de fracaso en emprendimiento se encuentra en las trabas que coloca un emprendedor para formar equipos de trabajo funcionales.

El individualismo debe ser erradicado de las empresas, cada persona tiene algo diferente que aportar y debemos aprovechar su potencial para cumplir efectivamente los objetivos. Como empresario, enfócate en las actividades gerenciales y contrata a personal capacitado para abarcar los distintos tipos de actividades de cada área.

Sin duda, esta decisión impactará en el éxito futuro de la organización. Debido a que los primeros pasos serán los más importantes, cada colaborador que haga parte del crecimiento tendrá un nivel elevado de sentido de pertenencia. Siendo este último, uno de los beneficios más relevantes a la hora de cultivar los valores empresariales.

13. No adaptarse a los cambios

El mundo es cambiante y los empresarios que no se ajusten a estas tendencias serán impactados por el fracaso en emprendimiento. Los clientes nuevos y fijos tienen un comportamiento de consumidor que cambia cada día de acuerdo a necesidades que surjan a lo largo del proceso de compra.

La resiliencia es una virtud inflamable en un proceso empresarial, ya que es un elemento para fortalecer el posicionamiento de la compañía en el mercado. Además, ser resiliente te permite adaptar tu servicio frente a las modificaciones que solicite tu cliente, interactúa para demostrar tu receptividad.

14. Esperar resultados inmediatos

Querer resultados inmediatos causa fracaso en emprendimiento

El error más popular por provocar el fracaso de emprendedores, es el deseo de obtener resultados inmediatos, sin dejar espacio para pruebas y opiniones. Al emprender el tiempo y la paciencia serán tus fieles compañeros, ya que una idea de negocio no asciende de la noche a la mañana.

Es primordial que le des el tiempo necesario a tu idea para que crezca, sea probada y aceptada por el mercado. Lo más importante en este proceso es que no abandones tu negocio cuando se acerquen los tiempos difíciles o cuando los resultados positivos comiencen a bajar. Es probable que al comenzar las ventas sean casi nulas, pero luego llegará el punto de equilibrio. 

¡Mantén la calma, el camino al éxito se construye poco a poco! Las grandes empresas comenzaron con pocas ventas y hoy en día, las encontramos por todo el mundo. Tu organización podría ser la próxima si haces frente a estos hábitos de fracaso en emprendimiento.

15. Promover un crecimiento insostenible

Por último, los emprendedores día a día se enfrentan al deseo de crecer de forma apresurada. No obstante, este podría ser uno de los peores hábitos que conducen al fracaso en emprendimiento. Los avances que puedan darse en una organización deben estar alineados con el sostenimiento de finanzas, para no incurrir en pérdidas por una ambición forzosa.

Todo lo que hoy es grande ha tenido un comienzo pequeño. ¡No te sobre exijas ni obligues a tu empresa a dar lo que no tiene! El peor error que puedes cometer es llevar a las ruinas a tu empresa a la ruina únicamente para conseguir un éxito momentáneo imposible de sostener.

Un verdadero emprendimiento exitoso, apuesta por pequeños pasos que se vean reflejados a largo plazo. ¡Si quieres perdurar, aprende a esperar!

Palabras finales

Ahora que ya conoces estos 15 hábitos que te llevarán al fracaso en tu emprendimiento, es hora de que tomes medidas para eliminarlos de tu día a día. Ahora cuéntanos, ¿has tenido alguno de estos hábitos? ¿Cómo has conseguido superarlos? En la vida tenemos dos opciones, esperar a que los riesgos ocurran o accionar para detener su impacto.

¡Únete al grupo de los que deciden accionar para sacar adelante su proyecto!