Análisis VRIO | ¿Qué elementos te ubican por delante de la competencia?

Hoy día se habla bastante de cómo una empresa debe buscar por todas las vías de disponer y mantener una ventaja competitiva. Así pues, podrá disfrutar de una posición privilegiada en el mercado que haga al cliente preferir esta marca por encima de la competencia. Ahora bien, ¿qué elementos de la empresa tienen la potencialidad para proveer una ventaja competitiva? Es en este juego donde el análisis VRIO cobra protagonismo.

Al igual que en tu vida personal, conocer cuáles son los puntos fuertes de tu empresa es una forma de avanzar con pasos más firmes en un mundo competitivo y cambiante. En este sentido, el análisis VRIO es un estudio hacia lo interno del negocio que permite tomar decisiones estratégicas para encaminar la organización al éxito.

¿Qué es y cómo aplicar un análisis VRIO? Hoy te traemos lo que compete a esta herramienta tan útil en el entorno empresarial. ¡Presta atención!

¿Qué es el análisis VRIO?

análisis VRIO

VRIO es una técnica interna de análisis empresarial que permite identificar y evaluar cuáles son los recursos y capacidades que proporcionan a la organización una ventaja competitiva. Algunos candidatos a analizar podrían ser los siguientes tipos de recursos o capacidades:

  • Financieros (fondos propios, acceso a financiación)
  • Humanos (habilidades, conocimiento, red de contactos)
  • Materiales (herramientas, materiales, equipos)
  • No materiales (marcas, propiedad intelectual)

La matriz VRIO se basa en 4 espacios fundamentales de una empresa: el valor, la singularidad, la imitabilidad y la organización.

1. Valor

La pregunta básica es la siguiente: ¿es este recurso valioso para la empresa? Ahora bien, ¿qué se entiende por «valioso»? En este sentido, nos referimos a si la empresa puede aprovechar una oportunidad o neutralizar una amenaza externa con este recurso o capacidad.

De aquí se obtienen dos posibles escenarios: si se cumple alguna de las dos situaciones, se considera como una fortaleza. En cambio, si no se cumplen ninguna de las dos, es una debilidad.

Para la identificación del recurso valioso podemos auxiliarnos de estudiar la cadena de valor de la empresa. Esta nos revela los procesos y capacidades que están en realidad generando valor. Todo activo que le permita a la organización operar de manera más eficaz en una determinada parte de la cadena de valor, será considerado como un recurso valioso en el marco del análisis VRIO.

2. Rareza

En este punto cabe preguntar: ¿está el control del recurso o capacidad en manos de unos pocos? Esto es lo que se define como un recurso raro. Es decir, aquel de acceso reducido, que no está al alcance de todos o que es limitado. Así pues, representa un alto valor para nuestra organización, ya que es único entre un conjunto de competidores actuales y potenciales.

3. Imitabilidad

aviones de papel blancos y uno rojo al frente

Cuando una empresa muestra al mercado una ventaja competitiva, lo más probable es que los competidores quieran imitarla o duplicarla de forma tal que puedan superar la imagen de marca ya creada.

Antes de que esto suceda, debemos hacernos las preguntas que siguen a continuación: ¿es nuestro producto o servicio difícil de imitar? ¿Habrá una desventaja significativa en costes para las empresas que no cuenten con este aspecto?

Las estrategias innovadoras que despliegan las empresas basadas en recursos valiosos y costosos de imitar, les permiten obtener una ventaja competitiva a largo plazo. Por esto, es importante que quede claro que, para mantener la ventaja competitiva, no basta con que los recursos y las capacidades de una empresa sean valiosos y raros. Estos aspectos también deben ser en su mayoría inimitables.

4. Organización

Una vez que el analista se ha dado cuenta del valor, la rareza y la imitabilidad de los recursos y capacidades de la empresa, toca cuestionarse lo siguiente: ¿está la empresa organizada, lista y capaz de explotar el recurso o capacidad?

Como es lógico, no basta con disponer de recursos y capacidades valiosos, raros y costosos de imitar, la empresa debe estar preparada para manejarlos. La idea es organizar la empresa y sus sistemas de gestión para alcanzar el pleno potencial de estos recursos. Se busca capturar y generar valor, de manera que la entidad pueda disfrutar de una ventaja competitiva sostenida.

VRIO vs DAFO

El análisis VRIO de una empresa permite, al igual que la matriz DAFO, realizar un diagnóstico estratégico de la empresa. Mientras este último estudio busca el equilibrio en cuanto a lo interno y externo de la empresa, el VRIO se centra solo en la parte interna, en especial, las fortalezas y debilidades de la empresa.

Además, el análisis VRIO, a diferencia del análisis DAFO, permite identificar las fuentes de ventajas competitivas sostenibles de la empresa.

Ventajas e importancia de la matriz VRIO

dados de madera con flechas ascendentes

El análisis de recursos y capacidades VRIO, al igual que las matrices FODA, PESTEL, las 5 fuerzas de Porter, entre otros estudios, proporciona un sentido de dirección a la organización.

Así pues, es una herramienta muy útil para orientar las decisiones cotidianas, evaluar el progreso y cambiar los enfoques al avanzar. ¿Dónde estamos y hacia dónde queremos ir? ¿Qué somos y qué deberíamos ser? Estas son las preguntas que un estudio como este permite responder.

Algunas de las ventajas fundamentales que tiene este tipo de análisis de recursos y capacidades son:

  • Permite identificar las fortalezas y debilidades: La resiliencia de una organización aumenta a partir de la identificación de sus fortalezas y debilidades.
  • Optimiza la toma de decisiones: A raíz de los resultados, es posible tomar decisiones conociendo qué puntos fuertes se pueden potenciar y cómo minimizar las debilidades.
  • Aporta la capacidad de canalizar recursos: Permite diseñar un plan de acción para optimizar los resultados del negocio a través de esta atención a los recursos disponibles. Esto posibilita trabajar de forma más efectiva y eficiente.

Recomendados:

¿Cómo hacer un análisis VRIO?

gráfico-matriz-VRIO

El análisis VRIO se compone de tres fases o etapas:

1. Realizar un inventario de recursos y capacidades de la empresa

Para ello, es necesario enfocarse en las competencias esenciales. Nos referimos a aquellas que aportan valor de manera significativa al producto o servicio, o a la eficiencia con que este es entregado.

En cuanto a los recursos, se deben identificar aquellos tangibles o intangibles que son vitales para la marcha del negocio. Por lo general, los recursos tangibles suelen estar disponibles en el mercado, por lo que no suelen representar una ventaja competitiva clara.

Al contrario, los recursos intangibles pueden ser difíciles de adquirir. Por lo tanto, suelen convertirse en los recursos que marcan la ventaja competitiva y el punto de inicio de nuestro análisis VRIO. En resumen, en este levantamiento figurarán los recursos que aporten singularidad a la marca, sean fuente de una posible ventaja competitiva y permitan diferenciar tu negocio de la competencia.

Con respecto a las capacidades, son aquellas que representan el potencial que tiene tu negocio para rentabilizar los recursos y obtener ventajas competitivas respecto a sus competidores.

Las capacidades pueden ser técnicas o culturales. Las primeras se refieren a habilidades que poseen los empleados en relación con las tareas que realizan en su puesto de trabajo. Mientras tanto, las segundas se refieren a actitudes frente a los retos de la empresa (capacidad de adaptación a los cambios organizativos, capacidad para relacionarse, etc.).

De manera general, este paso brinda la oportunidad de ingresar en nuevos mercados y revela aquello en lo que la organización se destaca con respecto a sus competidores.

2. Analizar la potencialidad de dichos recursos y capacidades

En este paso es necesario analizar los recursos o capacidades identificados a través del análisis VRIO y categorizarlos según lo que representen para la empresa: desventaja, paridad competitiva, ventaja competitiva temporal, ventaja competitiva sostenible

Para ello se determina el valor y la rareza de cada candidato. De este modo es posible saber qué potencial poseen los recursos o capacidades para generar la ventaja competitiva, tal y como se muestra a continuación:

  • Si el recurso no es valioso, la empresa puede esperar una desventaja competitiva
  • El recurso es valioso, pero no es raro, la empresa puede esperar una paridad competitiva (está en igualdad con sus competidores en el uso del mismo)
  • Si el recurso es valioso y raro, la empresa puede esperar una ventaja competitiva temporal. Disfrutará durante un periodo corto de tiempo del rendimiento económico por encima de lo normal. Dado que el recurso no es costoso de imitar, sus rivales no tardarán en alcanzarla. Si esto sucede estarán una vez más en igualdad (fuente de paridad competitiva)

3. Establecer la sostenibilidad de las ventajas competitivas que posee la organización

Con esto nos referimos a definir qué grado de mantenimiento en el tiempo posee la ventaja alcanzada. Lo que es lo mismo, durante cuánto tiempo puede la empresa conservar dicha ventaja. Existen dos características fundamentales que determinan la sostenibilidad de los recursos y/o capacidades:

  • Imitabilidad: Formas de imitación y barreras a la imitación
  • Apropiabilidad: Capacidad de aprovechamiento de los mismos por parte de la empresa
No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Esto podemos verlo mejor de la siguiente forma:

  • Si el recurso es valioso, raro, pero no costoso de imitar, la empresa puede esperar una ventaja competitiva temporal.
  • El recurso es valioso, raro, pero costoso de imitar, la empresa puede esperar una ventaja competitiva.
  • Si el recurso es valioso, raro, costoso de imitar y es explotado por la organización, la empresa puede esperar una ventaja competitiva sostenible.

Palabras finales

Queda demostrado como la aplicación de la herramienta VRIO en el proceso de direccionamiento estratégico contribuye a establecer el camino a seguir cuando se trata del desarrollo y/o adquisición de recursos y capacidades de la organización. Siempre y cuando estos respondan a la misión y visión trazadas por la entidad.

Cabe destacar la importancia que tiene el hecho de innovar de forma constante para prologar la posición competitiva del negocio en el mercado. ¿Por qué? Innovar convierte el recurso en menos imitable y asegura la sostenibilidad de la ventaja competitiva en el tiempo. De esta forma nuestros competidores tardarán en copiarnos. Es decir, les tomará más tiempo alcanzar el nivel de nuestra ventaja y una vez que lo hagan, ya estaremos disfrutando de un nivel superior.

Ser la marca cabecilla en el sector garantiza aspectos determinantes en el presente y futuro de tu negocio. No cometas el error de obviar esta estrategia o, al menos, que no sea por desconocimiento. Contar con grandes potencialidades y ni siquiera saberlo sería un error imperdonable.

Recomendados:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here