Cómo dejar de procrastinar | Estrategias y consejos para vencer este mal

¿Acostumbras a dejar tus tareas para luego? Si esto te sucede, es el momento de descubrir cómo dejar de procrastinar. Básicamente, el concepto consiste en «dejar todo para después» y sucede mayormente por el simple hecho de tener temor a la tarea pendiente o de querer dedicar el tiempo al ocio. 

Así que, ¿quieres saber cómo dejar de procrastinar? presta atención y tomemos esto en serio, pues te daremos las estrategias y consejos necesarios para hacerle frente a la procrastinación y comenzar a aumentar tu productividad. 

¿Qué es procrastinar?

Cómo dejar de procrastinar y evitar la frase: después lo hago...

Procrastinar es el hábito de diferir tareas o responsabilidades de cierta naturaleza a otras actividades más simples o satisfactorias. 

A primera vista parece que postergar una tarea desagradable nos ayudas a sentirnos mejor y controlar nuestro estado de ánimo. Sin embargo, las consecuencias de procrastinar van desde un bajo rendimiento académico, falta de retención de conocimientos durante un período prolongado, problemas familiares o de salud o expulsión del trabajo. 

En un lenguaje cotidiano, la procrastinación se refleja en la expresión habitual «prefiero dejarlo para mañana». Este es un hábito peligroso, a mediano o largo plazo puede causar consecuencias no deseadas implicadas en diferentes áreas de la vida.

De cualquier manera, la procrastinación va de la mano con la falta de disposición y la pereza, no tienes ganas de asumir una tarea que sabes que es importante y que tienes que hacer tarde o temprano. 

¿Por qué procrastinamos tanto?

¿Por qué procrastinamos tanto?

La procrastinación es parte de la condición humana. Cuando nos enfrentamos a una tarea que no nos gusta del todo una guerra silenciosa se desata en nuestros cerebros. El sistema límbico (la parte del cerebro que incluye el centro del placer) y la corteza prefrontal (el área dedicada a la planificación) compiten por el control. 

Si la corteza prefrontal triunfa, comenzamos a trabajar en la tarea pendiente. Cuando el sistema límbico está en control, retrasamos esta tarea y la reemplazamos por otra que, aunque poco importante, nos brinda placer a corto plazo.

El problema es que no sabemos cómo dejar de procrastinar, ya que, este enfrentamiento se repite una y otra vez. Aunque nos damos cuenta de que estamos haciendo algo mal y que nos está causando ansiedad y culpa, no podemos detenernos y comenzar a trabajar en la tarea importante. Esto es causado por la dopamina que altera las neuronas de nuestro cerebro y nos hace perder el control. 

Dependiendo de la persona detrás de la conducta de procrastinación, podemos encontrar diferentes causas. Por ejemplo, hay personas que son tan perfectas que no inician una tarea por miedo a no poder completarla con la perfección que desean. Su cerebro los lleva a creer que ahora no es el mejor momento para hacerlo, y si lo hicieran ahora, los resultados no serían perfectos. 

Otras veces, postergamos las cosas porque nos enfrentamos a tareas muy complejas. Como no sabemos por dónde empezar, creemos que no estamos listos para hacerlo de inmediato y es mejor posponerlo para otro momento. 

En otros casos, la procrastinación es simplemente el resultado de nuestra pereza. No hacemos una tarea en particular por falta de ganas y porque leer Twitter o ver un nuevo capítulo de nuestra serie favorita es más divertido. 

Recomendados: 

¿Qué tan malo es procrastinar?

Desventajas de procrastinar

La procrastinación tiene sus lados buenos y malos y, si no se detiene a tiempo, puede volverse crónica. Si el motivo de la procrastinación es prepararse o encontrar inspiración para una tarea, continúa y utiliza el impulso natural. Pero si es solo una excusa para no hacer algo que te haga sentir incómodo, es momento de buscar cómo dejar de procrastinar y empezar a hacer las cosas. 

Pero si no nos crees que es momento de actuar, veamos las desventajas de procrastinar: 

  • Aumenta la tensión: Puedes permitirte de manera muy fácil el dejar de hacer lo que no te gusta, pero después de relajarte durante unas horas, encontrarás que solo te queda poco tiempo para completar esta importante tarea. Entonces, te estresas y tropiezas. Haces las cosas de la manera que quieres y muchas veces las cosas salen mal de esa manera. 
  • Pérdida de tiempo y productividad: La desventaja de la procrastinación es que no abandonas el trabajo urgente para hacer algo productivo. Si bien es cierto que tienes derecho a relajarte, no ayuda si tienes un trabajo urgente que hacer. 
  • Pérdida de organización: Si dejas que todo lo que tienes que hacer se extienda, no podrás distribuir bien tu tiempo. No habrá suficiente espacio en tu vida para ti y las tareas se acumularán. 
  • Posponer una tarea consume más energía: Sabes que tienes que hacer algo importante pero no te gusta y decides hacerlo en una hora. Llega la hora pactada y decides hacerlo mañana. Cuando llega el día, decides dejarlo a un lado. La postergación, la culpa y el dolor de saber que una tarea que está atrasada debe completarse requiere más energía que completar la tarea de una vez. 

¿Cómo evitar la procrastinación? 5 estrategias efectivas

Estrategias para aprender cómo dejar de procrastinar

La verdad es que la procrastinación en general es enemiga de la productividad y te impide disfrutar de todo tu potencial. Hemos recopilado unas estrategias que pueden ayudarte a reducir la procrastinación de manera drástica: 

1. Utiliza la regla de los dos minutos

Proviene de GTD (metodología de productividad personal) y dice que si estás planeando una acción que puede realizarse en menos de dos minutos, no la postergues; Hazla. Puedes extender este tiempo a 5 o 10 minutos.

Si conviertes esta regla en un hábito, habrá innumerables tareas que no tendrás ninguna posibilidad de postergar. Por tanto, la regla de los dos minutos puede mejorar tu productividad, pues te permite mantener tus proyectos en marcha y evitar que pequeñas cosas abrumen tu sistema.

En el proceso, analiza una por una todas las tareas que recopilaste y define qué hacer con ellas. Una vez que lo tengas claro, la primera pregunta que debes hacerte es si es necesario actuar. Y si es así, el siguiente paso es determinar la acción. 

2. Da el primer pequeño paso

Si está preocupado por una tarea por cualquier motivo, considera hacer ejercicio durante 5 minutos y detenerte. Cuando empieces a trabajar, el miedo desaparecerá y tendrás la inercia para seguir adelante y hacer el trabajo. Al dar el primer paso, superas esta resistencia y comienzas a ver las cosas de una manera diferente que antes parecía imposible. Deja de pensar cómo dejar de postergar y comienza la tarea de una vez 

3. Las rutinas ayudan

Si conviertes las tareas aburridas y repetitivas en un hábito, las harás sin mucho esfuerzo. Los hábitos son rutinas o costumbres que practicas de manera casi inconsciente. 

Si estás cansado o de mal humor, tus posibilidades de procrastinación aumentan de forma exponencial. Para una mejor actitud, descansa lo suficiente, controla tu alimentación y haz ejercicios de relajación. 

4. Aplica la estrategia de Seinfeld

El actor y comediante Jerry Seinfeld usa esta estrategia para escribir chistes todos los días. Si tiene una tarea diaria, compra un calendario y marca cada día con una X. El objetivo es no romper la serie de X en el calendario.

Las acciones cotidianas crean hábitos. Te da formación y te convertirá en un experto en poco tiempo. Si no rompes la cadena, comenzarás a descubrir oportunidades que de otro modo no tendrías. Las pequeñas mejoras se suman de forma rápida a las grandes mejoras porque las acciones diarias generan un «interés compuesto». 

5. Usa la técnica Pomodoro

En tu intención por descubrir cómo dejar de procrastinar, debes saber que esta es una herramienta que puedes utilizar para lograr tus propios objetivos. Por ejemplo, un redactor publicitario puede encontrar que pasa mucho tiempo revisando y ajustando su horario para permitir más tiempo para la lluvia de ideas.  

Con la técnica Pomodoro puede aprender a comprender el esfuerzo que requiere una tarea, reducir la complejidad de las tareas en cuestión y organizar su tiempo. Además, aprenderá a transformar una meta compleja en una serie de metas alcanzables, aumentando así su motivación, la precisión de sus estimaciones y la eventual probabilidad de éxito. 

Relacionados:

¿Cómo superar la procrastinación? 15 consejos que te ayudarán

Consejos para saber cómo dejar de procrastinar

Comúnmente nos topamos con gente hiperactiva que se involucra en miles de actividades al mismo tiempo y, aun así, siempre completa las tareas en tiempo. Pero… ¿cómo logran este nivel de organización? ¿Acoso son mejores que nosotros? 

Dado que es poco probable que tengan superpoderes, la respuesta es que pueden superar la necesidad constante de postergar las cosas. Como consecuencia, puedes empezar a transformarte en uno de estos aparentes superhéroes hoy. Te daremos algunas recomendaciones y consejos para saber cómo vencer la pereza y dejar de procrastinar: 

1. Recuerda que no será fácil

No hay ningún secreto que nos permita hacer nuestro trabajo en la mitad del tiempo sin demoras, sin distracciones y, además, disfrutarlo sin tener que poner nada de nuestro lado. Sin embargo, podemos elegir las actitudes que adoptamos hacia nuestra profesión y cómo reaccionaremos ante ella.

Probablemente no veremos nuestras tareas como compromisos y las veremos como desafíos cuando empecemos a sentirnos lo suficientemente competentes como para completarlas.  

2. Escribe tus prioridades

Recomendaciones para dejar de procrastinar

Si uno está pensando en comprar una mascota, poner ropa en la lavadora, escribir veinte páginas en una noche y, además, salir a comprar el mercado; podemos confundirnos y no saber por dónde empezar. Sin embargo, si priorizamos estas tareas y nos enfocamos de lleno en ellas para decidir no procrastinar, tendremos la percepción de que lograr nuestros objetivos será más fácil. 

3. Mantén tus pies en el suelo

Es poco probable que pases de no saber inglés a convertirte en un experto completo en un par de semanas. Tampoco seremos capaces de hacer el mejor proyecto en clase si ni siquiera entendemos los principios que se nos han presentado. Saber lo que queremos es tan importante como establecer metas alcanzables. Por otro lado, es recomendable delegar algún trabajo en otra persona si es apropiado. 

4. Recuerda lo que te motiva

Recuerda lo que te motiva para evitar procrastinar

Necesitamos tener claro lo que queremos lograr. No vale la pena tener una idea vaga, si nuestro objetivo es terminar una tesis o diseñar un sitio web, es importante hacer énfasis en el objetivo para que no te pierdas. Por ello, uno de los pasos para saber cómo dejar de procrastinar es enmarcar tus objetivos en tu escritorio o tomar notas del proceso. 

5. No tengas miedo de fracasar en tus esfuerzos

Supera el miedo a cometer errores. Muchas veces logramos nuestros objetivos mediante prueba y error. De hecho, mejorar cada prueba que hacemos es clave para resolver el problema. El fracaso nos permite hacer conexiones más creativas con las ideas y nos motiva a no dejar las cosas para después y a seguir intentando para hacer nuestro mejor esfuerzo. 

También te puede interesar: ¿Miedo a emprender? 5 consejos para superarlo

6. Planifica tu misión

Cómo dejar de procrastinar y planificar tu día

Planificar no vale la pena si solo pensamos vagamente en lo que vamos a hacer y actuamos en función de ello. Es preferible realizar las tareas después de preguntarnos: ¿qué nivel de dificultad tiene y cuánto tiempo llevará? Por lo tanto, debemos dividir nuestro trabajo en pequeños pasos para responder con mayor precisión a la interrogante anterior.  

7. Trabaja con un horario

Obviamente, esto es muy difícil para cualquier profesional y conduce a la postergación. Pero podemos intentar «engañarnos» con algunos trucos como cambiar nuestra programación. Si decidimos que el trabajo debe estar terminado para el lunes, tendremos espacio para eventos inesperados hasta el mismo día. 

Te sugerimos: 

8. Piensa en tus acciones y sentimientos

Piensa en tus acciones para evitar la procrastinación

Si te detienes un momento después de haber terminado el día para hacer un balance de lo que ha logrado y aún queda algo pendiente, tendrás una mejor idea de qué hacer al día siguiente y cómo mejorarlo. Por el contrario, la meditación sobre los sentimientos te ayudará a manejarlos mejor y a aumentar el autocontrol. Es común ver a una persona que procrastina sin saber cuánto alcanza a procrastinar en cada tarea.  

9. Recompénsate por un trabajo bien hecho

Después de evaluar el progreso, veremos cosas que nos enorgullecen y. Podemos recompensarnos a nosotros mismos de muchas formas diferentes que pueden animarnos y motivarnos a seguir trabajando duro. Tomar nota de las mejoras que hemos realizado aumentará nuestra autoestima y mejorará nuestra autoeficacia. Con certeza, este es uno de los secretos que nos ayudan a descifrar la interrogante de cómo dejar de procrastinar. 

10. Intenta disfrutar de tu trabajo

No siempre nos encontramos el trabajo que soñamos. Sin embargo, si estás buscando cómo dejar de ser un procrastinador puedes hacer una lista de los beneficios de las actividades que pospones, trabajar en un ambiente agradable, o enfocarte en cosas satisfactorias que te traerán a largo plazo. Además, cuando empieces, es posible que descubras que lo que te resulta muy difícil no es tan malo o que realmente lo disfrutas.  

11. Cuida tu horario de descanso

Cumplir con nuestras tareas cuando estamos estresados es completamente contraproducente porque nos empuja a posponer más las cosas. Es importante dormir lo suficiente y acostarse a la misma hora todas las noches. Una buena noche de sueño mejora la memoria. Sin embargo, si prolongamos mucho el tiempo de descanso y no lo controlamos, seguiremos procrastinando. 

12. Organiza tu lugar de trabajo

Acostumbrarse a poner las cosas en su lugar correcto después de su uso es muy difícil para quienes nunca han tenido este hábito. Sin embargo, no es demasiado tarde para empezar a organizar nuestro trabajo. De todos modos, esto implica un período de adaptación, no podemos cambiar este hábito en dos días. Para dejar de procrastinar, al menos podemos empezar a limpiar nuestro espacio de trabajo. 

13. Aleja las distracciones de tu vista

Aleja las distracciones de tu vista

No basta con trabajar o estudiar en un lugar cómodo y agradable que nos invite a concentrarnos. También necesitamos saber qué nos distrae para deshacernos de ellos cuando no son necesarios. Por ejemplo, ¿realmente necesitamos tener todas esas pestañas abiertas en la computadora? No verlos no garantiza que no seamos manipulados, pero reduce la probabilidad de que eso suceda. 

14. No te pierda al hablar con los demás

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Nutrir nuestras relaciones sociales es fundamental para lograr buenos resultados. Pero es necesario concentrarse en el momento adecuado. Para el trabajo en equipo, también debemos establecer las reglas y realizar todos nuestros objetivos. 

En efecto, el apoyo social es necesario para lograr el objetivo. Nuestros amigos, familiares y socios comprenderán que tenemos metas y que podemos hablar con ellos más tarde y no lamentaremos haber postergado las cosas. Comunicar nuestro desafío a los demás directamente nos hará más conscientes de que estamos comprometidos con nosotros mismos y lo hará más fácil para los demás.  

15. Silenciar los teléfonos móviles

Evita distracciones para dejar de procrastinar

Los dispositivos móviles se encuentran entre las distracciones más comunes y necesitan una atención especial. Para saber cómo dejar de procrastinar, una buena idea es mantener la distancia de tu teléfono celular, mantenerlo en silencio o colocarlo en «modo avión» cuando estés ocupado. 

Palabras finales 

La procrastinación puede convertirse en un poderoso enemigo de nuestros objetivos, alejándonos de nuestros metas y reteniéndonos. En la sociedad actual, se presta tanta atención a los objetivos finales que a menudo se pasa por alto la importancia del camino para alcanzarlos y los pasos a seguir, lo que refleja un sentido de urgencia, ansiedad y preocupación.

Por tanto, para saber cómo dejar de procrastinar es fundamental contar con una organización cohesionada que priorice nuestros objetivos y gestione nuestros recursos de forma eficaz, en el proceso de combinar actividades más aburridas con otras que nos permitan capitalizar el camino a seguir. 

Recomendados: 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here