Personal tóxico | ¿Quiénes son y cómo lidiar con ellos?

Uno de los mayores problemas que puede enfrentar una empresa es tener personal tóxico entre sus colaboradores. Esto incluye a los empleados cuyo comportamiento representa un riesgo para la empresa, por ejemplo, es el caso de una productividad reducida, una amenaza a la reputación de la organización, así como la posibilidad de que se genere un conflicto físicamente entre empleados. 

El buen ambiente en el lugar de trabajo es el tipo de empatía que es difícil de manejar cuando hay alguien que obstaculiza la falta de cooperación del equipo para conseguir un bien mayor. De hecho, una persona tóxica a menudo agota la energía de quienes la rodean.

Cuando conoces a personas tóxicas en tu tu empleo, tu trabajo es desafiante y puede cambiar tu personalidad. Como consecuencia, te ayudaremos a descubrir este tipo de personalidades, y te daremos las claves para lidiar con personas tóxicas en el lugar de trabajo. 

Qué es un empleado tóxico en una empresa

Qué es un empleado tóxico

Un empleado tóxico en una empresa es alguien que trabaja dentro de esta contaminando el ambiente laboral con malos hábitos, fomentando la discusión y agotando la energía de todos.

Lógicamente, de la misma forma que encontramos personas como estas en nuestra familia o en nuestros círculos sociales, también pueden aparecer en tu empresa. Su comportamiento, aunque no siempre es intencional, tiene un impacto en el desempeño general, reduce la productividad, crea conflictos y crea una mala atmósfera. 

Este tipo de empleados pueden pasar desapercibidos para otros compañeros porque no muestran expresiones tan obvias frente a su jefe. Sin embargo, todavía hay formas de conocerlos. De esta manera, podemos lidiar con el problema, hablar con ellos o encontrar una manera de cambiar su actitud y ser más positivos. 

Según un estudio de Harvard Business School, solo un empleado tóxico les cuesta a las empresas $12.000 USD al año, debido a la rotación de empleados y la baja productividad. En otro estudio de Career Builder, el 41% de las empresas encuestadas calificaron el impacto económico de los compañeros de trabajo tóxicos en más de $25.000 USD y el 25% lo estimó en $50.000 USD. 

De hecho, los empleados tóxicos que son eficaces y productivos socavan el funcionamiento normal de la organización, ya que corrompen el ambiente y fomentan los conflictos dentro de la empresa. En este sentido, no debemos olvidar que estos perfiles también son contagiosos y las personas cercanas a este tipo de profesionales adquieren sus malos hábitos. 

Características de los empleados tóxicos

Características del personal tóxico en el trabajo

Un trabajador tóxico es caracterizado por la negatividad y el pesimismo, también inunda su entorno de constantes quejas y críticas sobre todo lo que le rodea. Sus críticas siempre son destructivas, por eso dificultan el trabajo en equipo, porque hacen todo lo posible para alterar la forma en que funcionan los negocios. Por ello, veamos a profundidad cómo describir al personal tóxico dentro de una empresa:  

1. Se centra siempre en el lado negativo de las cosas

El personal tóxico tiene características de una persona muy pesimista, que tiende a ver siempre el vaso vacío, además no valora lo positivo. Por lo tanto, siempre se centran en errores y problemas, provocan desgaste y difunden la negatividad del título. 

2. No escucha los problemas

Los trabajadores tóxicos no son buenos para resolver los problemas y brindar apoyo emocional. Puede que estén ahí cuando los necesitas, pero no quieren ayudar. Ignoran tus problemas, te hacen sentir solo y que tus dilemas son triviales. 

3. Siempre está listo para señalar errores

Señala errores y omisiones y menosprecia los logros y habilidades de los demás, en lugar de brindar el apoyo que otro pueda necesitar. Destruirá tu autoestima y confianza en ti mismo. 

4. Vuelve locos a los miembros del equipo

Intenta burlarse de su equipo y hacerlos experimentar sentimientos negativos, ya sea porque la persona está enojada o porque se siente culpable. Cuando tienes a este tipo de personal tóxico en tu equipo pierdes el equilibrio emocional y te sientes mal.

5. No tiene los sentimientos en cuenta

Carecen completamente de empatía, y la capacidad básica para sobrevivir en esta sociedad actual es ponernos en la piel de los demás, equilibrar nuestras palabras y actitudes, para no ofender al interlocutor. No le importa tus sentimientos, su prioridad número uno es él mismo. Las personas toxicas en el trabajo motivan a otros para que hagan cosas con las que no se sienten cómodos.

6. Es egoísta

Un empleado tóxico es egoísta en extremo, no se mide y presiona a otros solo con el fin de alcanzar o cumplir sus metas. Controla sus preferencias y utiliza diversas técnicas de manipulación para incitar a una persona a tomar decisiones contrarias a sus valores, necesidades y deseos. 

7. Llena de dudas a todo el equipo

Una persona tóxica lleva su vida con miedo, sin atreverse a salir de su zona de confort y sin querer que otros lo hagan. Por tanto, los empleados tóxicos boicotearán cualquier proyecto y sembrarán inseguridad, ya que, son expertos en cortar alas y quitar sueños.  

8. Pasa por encima de los límites de la organización

No respetan los derechos y cruzan constantemente las líneas rojas. Provocan situaciones estresantes para poner a prueba los límites de tu paciencia. El personal tóxico invade el espacio y roba el tiempo, exige disponibilidad cuando es necesario y es un manipulador emocional que logra hacerte sentir culpable. 

9. No asume sus responsabilidades profesionales

Nunca es responsable, es difícil de manejar porque la responsabilidad nunca es suya, y siempre encontrará una excusa o vaciará la culpa en otro miembro del equipo. 

10. Es resistente al cambio

No está dispuesto a cambiar o a renunciar a sus malas prácticas, por tanto, no te esfuerces demasiado en llegar a un consenso en esta relación porque no hay compromiso o fuerza de voluntad para que funcione la relación de trabajo. 

Relacionados: 

Tipos de empleados tóxicos

Tipos de empleados tóxicos en una empresa

Aunque están amparados por el mismo concepto, debido al impacto negativo que generan en su entorno, no todos los empleados tóxicos tienen la misma actitud. A la luz de esto, un estudio reveló cuáles son los comportamientos tóxicos más preocupantes de los empleados. Después de analizar un gran número de casos, hay 7 categorías diferentes: 

1. Instigadores

Estos son los más comunes; tanto que nueve de cada diez jefes de empresas afirman haberlos experimentado. ¿Cómo los conoces? Estos empleados tóxicos crean con frecuencia situaciones desesperadas y contaminan deliberadamente el entorno laboral.

La crítica, cuestionar cualquier decisión, quejarse de manera constante, buscar un culpable, convertirse en víctima, ser desleal, criticar a los compañeros o la empresa, propiciar el chisme… son algunos de sus comportamientos.  

2. Holgazanes

Expertos en evadir sus responsabilidades, este tipo de empleados tóxicos está presente en el 62% de las organizaciones. Les interesa cumplir con el mínimo de actividades, y entre sus hábitos está la evasión de sus deberes y tareas, la pereza o falta de participación, la indisposición para cualquier tema. Incluso se hacen los «despistados» para evitar que les asignen tareas.  

3. Incompetentes

En este caso, el trabajador no logró su objetivo; no porque se escapó de sus tareas de manera voluntaria como un perezoso, sino porque fue un incompetente. Se trata de personas desordenadas, tardías e ineficientes que pasan el día en su propia crisis caótica, lo que obliga a sus otros colegas a hacerse cargo de sus funciones.  

4. Mentirosos y ladrones

Algunos ejemplos de empleados tóxicos son los mentirosos y ladrones. Aquellos que no dudan en hacer acusaciones falsas o de sabotaje, solo con la intención de dañar o incluso falsificar documentos y defraudar a la empresa (utilizando la tarjeta de la empresa para fines personales, por ejemplo) o de forma directa, robar.  

5. Perdedores de tiempo

Este tipo de personal tóxico muestra situaciones de pereza, pérdida deliberada de tiempo: vacaciones inexplicables, incumplimiento de horarios, uso personal de Internet o del celular durante el día. Esto absentismo laboral, obliga a los colegas a hacerse cargo de su trabajo y aumenta injustamente su carga de trabajo.  

6. Antijefes

En este caso, los empleados tóxicos en las empresas concentran sus esfuerzos en hacerle la vida más difícil a su jefe, y derrotarlos, mediante conductas hostiles de todo tipo. El 27% de los jefes o intermedios sufren este ataque directo por parte del trabajador.  

7. Arrogantes

Este tipo de empleados tóxicos en el trabajo se identifica por la superioridad con la que se comportan frente a sus compañeros, como si su trabajo y misión en la empresa fueran mucho más importantes que las asignaciones de los demás. 

Recomendados: 

Formas de identificar al personal tóxico en el trabajo

Aprende a identificar empleados tóxicos

Este tipo de personas nunca se presentarán como tóxicas en una entrevista de trabajo. Si superan con éxito las pruebas anteriores, su detección será más difícil, pero no imposible. La toxicidad a menudo aparece cuando interactúan con compañeros de equipo o se meten en situaciones complejas.

Ten en cuenta que algunos candidatos llegan a la entrevista con respuestas preparadas, en especial aquellos con más experiencia. Por supuesto, las respuestas probadas no revelarán la toxicidad de un solicitante. Entonces, ¿cómo identificar trabajadores tóxicos? Prueba con esto: 

  • Solicita ejemplos específicos de cómo han resuelto los conflictos en el pasado. De esta manera, podrás encontrar respuestas más honestas y espontáneas. 
  • Pide referencias laborales y comunícate con las empresas. Es importante saber si su gerente anterior lo recomendó.  
  • Puedes pedirle que pase un día en la oficina para averiguar cómo se relaciona con los miembros del equipo. 

Además, puedes hacer las preguntas recomendadas por el artículo publicado en Medium; está diseñado para ver si el candidato frente a ti será una fuente positiva de ingresos para el equipo o alguien que causará problemas. Son las siguientes preguntas:

Trabajadores tóxicos

  • ¿Qué te gustaría cambiar de tu trabajo anterior?  
  • ¿Cuál es tu mayor logro profesional hasta ahora y cómo lo alcanzaste?
  • ¿Qué dirán tus compañeros anteriores sobre ti? Enumera algunos puntos buenos y malos. 
  • Enumere algunos casos en los que experimentaste estrés en el trabajo. ¿Qué has hecho?  
  • Menciona un momento en el que tuviste dificultades para trabajar con alguien y explica ¿cómo manejaste la situación? 

Debes saber que un empleado tóxico puede ser cualquier persona; quizás un gerente o líder de equipo. Recuerda que fomentar un ambiente de trabajo positivo y detectar a los empleados tóxicos temprano (y ayudarlos a mejorar si es posible) es clave para evitar que la toxicidad prospere en tu negocio.  

¿Cómo lidiar con personas tóxicas en el trabajo? 5 consejos

Cómo lidiar con empleados tóxicos

La toxicidad es un virus que se propaga dentro de una organización hasta que se vuelve malicioso. No siempre se trata de una persona, sino que pueden ser muchas personas en ese estado de ánimo, de mal humor, enojadas con la empresa, enojadas con cualquier persona, con el cliente, con el proveedor.

Es importante saber cómo manejar al personal tóxico para evitar que estas actitudes influyan en la productividad y en el comportamiento de la empresa. 

Lo primero que hay que tener en cuenta es que incluso las buenas personas pueden caer en malos hábitos. Tienen buenas intenciones, pero cuando rompen la confianza o actúan de forma negativa para conseguir lo que quieren, repiten el comportamiento. Con el tiempo, la persona que se suponía que era un buen trabajador se convierte en una persona tóxica. 

Como líder debes saber qué hacer con un empleado toxico y cuándo es el momento indicado para intervenir. Aquí hay algunas recomendaciones que que te permitirán saber cómo tratar a un empleado tóxico si te encuentras en esta situación: 

1. Confía en tus instintos

Un equipo unificado y funcional requiere una base de confianza. Como gerente, debes poder confiar en que tus empleados trabajarán al máximo. Si alguien activa la alarma, pero no puedes averiguar por qué, investiga un poco.

Además de confiar en tus instintos y en lo que has aprendido de la experiencia, puedes observar cómo reacciona el resto del grupo ante el supuesto agente tóxico. También pida consejo a otros gerentes.  

2. Define los límites

Muchas personas tóxicas continúan con su comportamiento porque carecen de contexto. Establecer límites con los empleados es una forma de evitar este tipo de malentendidos que conducen a conflictos.  

3. Registra el comportamiento

Rara vez se observa el comportamiento tóxico en grandes brotes. Por lo general, se trata de infracciones menores que se acumulan con el tiempo, por lo que debes documentarlas. Los gerentes de recursos humanos necesitarán esta información para justificar una acción disciplinaria, si corresponde.  

4. Fortalece la cultura empresarial

Actualiza las políticas para reflejar las nuevas expectativas. Premia la confianza y el compañerismo. Aprecia a tus empleados y hazles saber lo importantes que son para la organización. Puedes utilizar una compensación flexible para mostrarles cuanto te importan y motivarlos. 

También puedes leer:

5. Realiza una intervención

Una vez que el personal tóxico se encuentra en el ambiente de trabajo y está causando problemas, se deben encontrar soluciones alternativas. Pero… ¿cómo hablar con un empleado tóxico? Lo primero es hacer que la persona sea consciente de lo que está creando y, a veces, con retroalimentación y un proceso de revisión se puede resolver.

Pero hay ocasiones en las que se requiere de capacitación, ya que un líder profesional lo guiará, hablará con esa persona y le permitirá señalar sus deficiencias.  

Recomendados: 

Cómo despedir a un empleado tóxico

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Despido de empleados tóxicos

Los empleados tóxicos forman parte de muchas empresas. Por lo general, no se reconocen, pero esto explicaría muchos problemas para los que parece no haber causa. Su descubrimiento pondrá fin a estos inconvenientes si se despiden en el momento correcto.

Si tienes dudas sobre cómo acabar con los empleados tóxicos, lo primero que debes hacer es establecer un diálogo preliminar con el individuo. Las situaciones que no agradan a la empresa se le explicarán de forma clara y firme. Esto le dará tiempo para cambiar su forma de actuar. 

Si después de este período de prueba el empleado persiste en su comportamiento, es mejor despedirlo, antes de que su actitud continúe afectando de forma negativa a la empresa. Se puede despedir, pero con justificación. Esto significa que debe haber razones objetivas, como incapacidad repentina para trabajar, cambio de comportamiento después de un evento, ausencia del lugar de trabajo o ausencias frecuentes.  

En estos casos, de nada sirve ignorar este tipo de comportamiento de los empleados para mejorar la situación, excepto para reforzar su comportamiento. Por tanto, debemos actuar lo más rápido posible, sobre todo si creemos que los trabajadores tienen muy poco que aportar a la organización. Incluso, si ese empleado es eficiente en la empresa, la pregunta que debemos hacernos es la siguiente: ¿vale la pena equilibrar su desempeño con su comportamiento?

Palabras finales

Tener una política de conductas en el lugar de trabajo es la mejor manera de proteger tu empresa de los empleados tóxicos. Muchos directores que tienen en sus negocios personal tóxico se preguntan qué hacer, nuestra recomendación es que realicen un esfuerzo por crear un ambiente de confianza donde el equipo se sienta seguro y escuchado. Esto te permitirá establecer protocolos claros para manejar situaciones complejas y saber cómo eliminar empleados malintencionados de tu negocio. 

Además, presta atención a las personas positivas que quieran mejorar tu equipo, apóyalos y muéstrales que sus valores y los de la empresa están alineados. Si quieres un buen consejo, sé flexible, así evitarás la propagación de un personal tóxico. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here