Las 11 reglas de Bill Gates | Sus normas de oro para la vida

Cuando hablamos de hombres exitosos enseguida nos viene a la mente Bill Gates, el empresario estadounidense que, de hecho, ocupa el puesto número dos en la lista de Forbes 2020 de las personas más ricas del mundo. ¿Alguna vez en tu etapa de estudiante apareció un profesor con 11 reglas de Bill Gates para la vida? Si no tuviste la oportunidad de ser partícipe de este debate constructivo, hoy Negocios y Empresa lo remediará.

El caso es que, aprender de las experiencias de aquellos que han logrado marcar un antes y un después en la sociedad, es una oportunidad de lo más valiosa. Esta vez, el cofundador de Microsoft, Bill Gates, nos regala 11 leyes que nos hacen reflexionar sobre cuánto cambia la vida de una etapa a otra y cuán preparado debes estar para ello. Sigue leyendo y descubrirás de qué se trata.

Las 11 reglas de oro de Bill Gates para la vida

dados de maderas que indican las 11 reglas de Bill Gates

Consejos, frases motivacionales, normas a seguir… ¡llámalo como quieras! Se trata de 11 valiosas enseñanzas que te harán reflexionar sobre tu vida. ¡Presta atención!

1. La vida no es justa. Acostúmbrate a ello

De las 11 reglas de oro de Bill Gates te proponemos empezar con esta. ¿Cuántas veces has escuchado decir que la vida no es justa? La cuestión no es esa, sino ¿en qué instante pensaste que lo sería? Porque hasta los personajes de Disney en algún momento de la película tienen que sobreponerse a los fiascos. Ten esto muy presente para que ningún golpe de esos que nos depara la vida te coja de sorpresa.

Así pues, tampoco pierdas tiempo quejándote y autocompadeciéndote, de lo contrario, no tendrás la oportunidad de superarte. De igual forma, las malas experiencias no significan que debamos rendirnos y dejar que la vida decida por nosotros. ¿Quieres algo? ¡Ve por ello! Pero no esperes que la vida te dé las cosas que crees que te mereces, porque simplemente no funciona así.

2. Al mundo no le importará tu autoestima

Lo cierto es que, el mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o no contigo mismo. Si no lo haces, simplemente seguirá adelante y tú no habrás marcado la diferencia. Esta es la realidad, la vida no perdona, los años pasan y cada vez será más difícil reunir las fuerzas para decir ¡voy a lograr lo que quiero!

Es por ello que debes tomar las riendas de tu vida y enfocarte en ti, hacer lo que realmente te gusta y consecuentemente, te sentirás mejor contigo mismo. Pero para lograr tus objetivos debes ser positivo y estar motivado, si no es el caso, esto es lo primero en lo que debes trabajar. Deja de preocuparte por lo que piensa el mundo y empieza a hacer algo de ti mismo hoy, mejor aún, ¡ahora!

3. No tendrás un salario de seis cifras justo después de la escuela

hombre jalando fuertemente el dinero con una cuerda

Mientras eres joven todo es bastante sencillo, no hay preocupaciones y aun así nos quejamos. No obstante, cuando se termina la escuela es cuando de verdad se ponen difíciles las cosas. Algo así como ¡boom, bienvenido al mundo real!

La mayoría de las veces los estudios no son suficientes para triunfar. Perseverancia, visión, determinación y resiliencia, son algunas de las cualidades que requiere ser exitoso. Para conseguir algo ahí fuera tendrás que trabajar bien duro porque el éxito no se regala. Además, recibirás miles de golpes. Y si logras sobreponerte y seguir adelante, puede que llegues lejos; de lo contrario, nadie te salvará y ahí terminará tu camino.

4. Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe

Siguiendo la línea de la frase anterior, aquí Bill Gates muestra otra de sus 11 reglas donde compara dos etapas fundamentales de la vida: el colegio y la adultez. A todos esos jóvenes que creen que su profesor es duro con ellos, ¡no saben lo que les espera!

La mayoría de los jefes no les interesa si aprendes o no y tampoco tienen la paciencia para esperar a que lo hagas. Muy pocos te darán segundas oportunidades y cuando cometas errores, no lo pagarán tus padres, sino tú mismo y los que dependan de ti. Deberás esforzarte y marcar la diferencia si deseas superarte. De igual modo si decides no tener jefe y emprender un negocio, no por ello tendrás las cosas más fáciles ¡todo lo contrario!

Recomendado: 10 mitos y realidades del emprendimiento que debes conocer

5. Dedicarse a voltear hamburguesas no te quita dignidad

No puedes pretender lograr tus proyectos así de fácil, porque lo cierto es que para nada es así. En ocasiones hay que empezar desde abajo y esto es una razón para valorar más cada batalla ganada. ¿Sabes cuántos empresarios exitosos tuvieron que atravesar situaciones bien difíciles? Pero no se rindieron, y es por ello que hoy están donde están.

Deja a un lado ese orgullo con el que no conseguirás nada y toma ese trabajo que crees que está por debajo de ti como un peldaño. ¡Eso sí! Conformarse no es una opción. Si te lo propones, escalón tras escalón cada vez estarás más cerca de tus metas. No siempre se sabe de qué tamaño es la escalera, pero si luchas por tus sueños los conseguirás. ¡Ánimo!

6. Si metes la pata, no es culpa de tus padres

papel que dice deja de culpar a otras personas pues esta es una de las 11 reglas de Bill Gates

¿Te acuerdas cuando eras joven y tus padres te sacaban de los apuros? Pues cuando eres un adulto ya no funciona así, nadie trabajará por ti o asumirá la culpa por tus errores. Esta es otra de las 11 reglas para el éxito de Bill Gates que debes conocer y tener en cuenta para tu crecimiento personal.

¡Culpar a otro es muy fácil! Pero significa engañarse a uno mismo y al final del día las consecuencias serán notables. Ser responsable de tus acciones te hará tomar mejores decisiones. Las personas exitosas buscan soluciones en vez de culpables. Además, luchan por cumplir las metas por sí mismos sin esperar que otra persona o el destino les ayude a cumplirlas.

7. Tus padres saben algo que tú no sabes

Cuando somos jóvenes cometemos el error de criticar a nuestros padres porque nos queda una vida por delante y pensamos que lo vamos a hacer mejor que ellos. Pero a medida que crecemos somos capaces de medir cuánto sacrificio requiere cada una de las cosas por las que antes no nos preocupábamos. Y posiblemente si no tomamos las riendas de nuestra vida, puede que no logremos llegar ni a la mitad del camino al que llegaron ellos.

En ocasiones, alcanzamos cierta edad y creemos que ya no hay nada que nuestros padres nos pueden aportar y esto para nada es cierto. Siempre aprendemos algo de aquellos que tanto han vivido y que nos conocen como nadie. ¿Qué hicieron los que lograron comerse el mundo o qué errores cometieron los otros que no pudieron hacerlo? ¡Escúchalos, no los subestimes!

8. En la escuela puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no

En algunas escuelas ya no se pierden años, todos logran cursar. Los profesores junto a tus padres se preocupan por ti y te dan las oportunidades que necesites para encontrar la respuesta correcta en tus exámenes o para facilitar tus tareas.

Esto no tiene ninguna semejanza con la vida real. Pasar o no las pruebas que te pone la vida es el resultado de tu esfuerzo, las decisiones que tomes y con qué determinación te enfrentes a ellas. No todos logran llegar lejos, solo aquellos que se lo ganan.

Relacionado: 10 características de un emprendedor genuino | ¿Tienes el ADN de los emprendedores?

9. La vida no se divide en semestres

mujer preocupada pensando

En la vida real no tendrás meses de vacaciones, y algunos grandes emprendedores como Bill Gates confiesan no haber tenido ni fines de semanas. Alcanzar el éxito requiere de invertir tiempo en mejorar tu proyecto y superarte, y eso no da mucho margen al recreo. Según tus prioridades le dedicarás mayor o menor esfuerzo a cada actividad, pero si tu plan es llegar lejos, te recomendamos tenerlas bien claras.

Cumplir con tus responsabilidades y las preocupaciones que la vida profesional y personal implican, no se pueden separar en etapas. No te puedo decir el por qué, pero una vez graduado los años parecen pasar más rápido y cada instante de tiempo perdido cuenta. De las 11 reglas de Bill Gates, esta es una que pretende abrirte los ojos. Procura tenerla presente o la vida te golpeará más pronto de lo que te imagines.

10. La televisión no es la vida diaria

Tal y como dice Bill Gates «en la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar». La vida real no es un capítulo de «Friends», las risas con tus amigos y el tiempo de entretenimiento en el bar es limitado. Lo cierto es que, no hay éxito sin trabajo duro, sin planificación detallada ni voluntad de cambiar hábitos y rutinas.

Pero como muchas veces, una noticia mala viene de la mano de una buena. Y es que tampoco tienes que esperar por un golpe de suerte ni una mágica coincidencia. Triunfar en la vida depende de ti y el papel que decidas jugar. ¡No pierdas tiempo! Empieza a construir tu éxito ¡desde ya!

11. Sé amable con los nerds. Casi con seguridad vas a acabar trabajando para uno de ellos

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

De las reglas para la vida de Bill Gates esta es una de las que más llama la atención a las personas. Al parecer el empresario fue uno de ellos y no le vino nada mal. Lo cierto es que, cuando eres joven, no sabes cuál será el futuro de ese compañero que se sienta a tu lado, puede que más tarde sea tu jefe y entonces, ¿cómo te quedas?

Está demostrado que la escuela es una cosa y la vida real otra muy distinta. Aquellas cuestiones sobre qué tal luces, si vas a todas las fiestas o eres el más cool quedan atrás, porque la vida de adulto va mucho más allá de eso. Qué tan preparado estés y cuán exitoso logres ser, son los asuntos que imperan. Aquellos que se preocupan más por su crecimiento personal que por su apariencia, generalmente logran llegar más lejos.

Palabras finales

Lograr convertir lo que empezó por un pequeño taller familiar en una empresa de la talla de Microsoft, es un sueño para cualquier emprendedor o empresario de toda industria. Bill Gates no solo ha ocupado el puesto de las personas más ricas del mundo, sino que también ha sido uno de los desarrolladores tecnológicos más influyentes del siglo XX.

Sin dudas, se trata de un hombre que tiene mucho que enseñar y estas 11 reglas de oro para los jóvenes de Bill Gates son solo una porción de su rica sabiduría. Cada una de las normas representan una oportunidad para reflexionar sobre las expectativas que tenemos y nuestro comportamiento ante la vida. Nos hablan de la importancia del trabajo duro, el respeto y la humildad. En resumen, estas lecciones nos harán ser más críticos y trabajar con una perspectiva diferente en nuestro futuro y felicidad. ¿Ya sabes por dónde empezar?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here