Liderazgo democrático | Participación activa para mejores decisiones

0
157
Mujer ejerciendo liderazgo democrático

El mundo de los negocios es cada vez más dinámico, pero hay algo que se mantiene: el protagonismo del liderazgo para el éxito empresarial. En ese sentido, uno de los enfoques más influyentes y eficaces en este ámbito es el del liderazgo democrático. Este se ha convertido en una herramienta poderosa para fomentar la colaboración y la creatividad.

Además de lo anterior, este tipo de liderazgo también incentiva a la toma de decisiones participativa en las empresas. En este artículo, podrás explorar al detalle sobre el liderazgo democrático, sus características y sus ventajas. Además, encontrarás las diferencias con otros estilos de liderazgo que cuentan con una gran relevancia.

¿Qué es liderazgo democrático?

Figuras de madera que representan liderazgo democrático

Para empezar, lo primero que debes saber es la definición de liderazgo democrático. También considerado como liderazgo participativo, este es un estilo en el que los líderes involucran a los miembros del equipo en la toma de decisiones. En lugar de tomar determinaciones de forma unilateral, se toman en cuenta otros aportes y opiniones.

Este enfoque se centra en la premisa de que la participación activa de los empleados aumenta su compromiso y sentido de pertenencia. Pero no solo eso, también el liderazgo democrático conduce a decisiones más informadas y acertadas en las empresas. Se delegan autoridades y se aplica la retroalimentación para dirigir y corregir errores.

De esta forma, se anima a todas los colaboradores a participar, compartir opiniones y discutir de forma abierta sobre diferentes temas. Después, toda la información se resume y se procede a la toma de determinaciones. Su eficacia radica en el espíritu colaborativo y las contribuciones de calidad de los empleados, lo que lleva a una mayor productividad.

Características del liderazgo democrático

Grupo de colaboradores

El estilo de liderazgo democrático se caracteriza por algunas cualidades distintivas que lo diferencian de otros. A continuación, algunas de las principales características de este tipo de liderazgo, las cuales pueden hacer de este una gran opción para las empresas:

Participación activa

En el liderazgo democrático, los líderes fomentan la participación activa de los miembros del equipo en la toma de decisiones. Además de esto, se incentiva a los colaboradores a aportar en la generación de ideas. De esta manera, se valoran los aportes de todos, más allá de su posición jerárquica.

Colaboración

A través del liderazgo democrático, se fomenta la colaboración entre los diferentes miembros del equipo. El líder actúa como facilitador y promueve la interacción entre los empleados para la resolución de problemas. Adicional a esto, los colaboradores también aportarán a la consecución de objetivos comunes de la organización.

Comunicación abierta

En este tipo de liderazgo, la comunicación fluida y abierta es fundamental para el desarrollo del mismo. Los líderes comparten información relevante y están abiertos a la retroalimentación. Estas personas escuchan las opiniones y las preocupaciones de los colaboradores para tomar decisiones en diferentes aspectos.

Toma de decisiones en conjunto

En lugar de imponer decisiones, los líderes democráticos involucran a su equipo en el proceso de toma de decisiones. De esta forma, las elecciones se basan en el consenso o en mayorías razonables. Por este motivo, las determinaciones serán pensadas en el grupo y su beneficio.

Desarrollo de habilidades

Por último, en este listado de características principales del liderazgo democrático: el desarrollo de habilidades. Los líderes democráticos brindan alternativas para que los colaboradores desarrollen sus habilidades. Además, los incentivan a tomar responsabilidades adicionales, algo que contribuye a su desarrollo profesional.

Recomendado: 7 técnicas de capacitación | Potencia al máximo tu equipo de trabajo

Las anteriores son cinco de las principales características del liderazgo democrático. Estas encierran el «deber ser» o los principales objetivos de esta metodología.

Liderazgo participativo o democrático: ¿Cuál es más efectivo?

Es claro, son diferentes los tipos de liderazgo y siempre estará la cuestión de si, en este caso, el liderazgo participativo es el más efectivo. Esto ha sido objeto de debate empresarial desde hace mucho tiempo. Lo que hay que decir es que la eficacia de este estilo depende, en gran medida, del contexto y las metas de la organización.

En situaciones en las que se requiera de decisiones rápidas y de un liderazgo firme, otros estilos pueden ser más apropiados. Por ejemplo, el liderazgo autocrático, que será explicado más adelante, puede ser más apropiado en ese contexto. Sin embargo, el liderazgo democrático puede ser efectivo en entornos creativos e innovadores a largo plazo.

Liderazgo autocrático y democrático: ¿en qué se diferencian?

Reunión de ejecutivos

Como ya fue advertido al inicio, existen varios tipos de liderazgo con diferentes características. Por ejemplo, el liderazgo autocrático y el liderazgo democrático representan extremos opuestos en el espectro del liderazgo. El primero implica la toma de decisiones centralizada en lo que considere el líder.

El liderazgo democrático, por su parte, implica la distribución de la toma de decisiones entre los miembros del equipo. La principal diferencia entre ambos estilos radica en el nivel de autonomía que se otorga a los empleados. El liderazgo autocrático puede ser de gran eficacia en situaciones de crisis o en organizaciones con una alta estructura.

El liderazgo democrático, en cambio, es más apropiado cuando se busca fomentar la innovación y el compromiso a largo plazo. Así las cosas, estos dos tipos de liderazgo responden a necesidades diferentes, las cuales deben tener en cuenta cada organización.

Tipos de liderazgo democrático

Tipos de liderazgo democrático

Un punto de gran importancia es que dentro del liderazgo democrático hay diferentes vertientes, por tanto, cada uno puede manifestarse de mejor manera en diferentes contextos y situaciones. A continuación, los tipos de liderazgo democrático que debes tener en cuenta si quieres aplicar este estilo en tu organización:

Consultivo

El tipo de liderazgo democrático consultivo se centra en el líder que recopila opiniones y sugerencias de los miembros del equipo. Aunque esta persona es quien toma la decisión final, lo hace después de considerar las diferentes aportaciones de su equipo. Este enfoque puede ser de gran utilidad en decisiones que influyen en todo el equipo.

Delegativo

En este enfoque del liderazgo creativo, el líder delega la toma de decisiones en algunos miembros del equipo. ¿Cuáles? Aquellos que tienen la experiencia o el conocimiento necesario para abordar una situación específica. Aunque el líder sigue siendo el responsable final, este liderazgo empodera a los empleados en la toma de decisiones.

Participativo puro

El enfoque participativo puro del liderazgo democrático facilita la toma de decisiones grupales y busca lograr un consenso. En este, se valoran todas las opiniones y se buscan soluciones que todos los colaboradores respalden. Sin embargo, este proceso puede tardar en esa búsqueda del consenso, que suele tomar tiempo.

Democracia directa

Este término, muy utilizado en la política, hace referencia a que todos los miembros del equipo tienen un voto igual en la decisión final. Este comúnmente se emplea en situaciones en las que la toma de decisiones es crucial para todos. En ese sentido, puede resultar eficaz para promover la participación y la igualdad en este proceso.

Democracia representativa

Este enfoque es similar al proceso democrático en sistemas gubernamentales. Aquí los miembros del equipo eligen representantes para tomar decisiones en su nombre. Estos últimos participan luego en discusiones y debates con el líder, basando sus argumentos en las opiniones y necesidades de sus colegas.

Rotativo

En equipos con varios miembros, es posible implementar un sistema de liderazgo democrático rotativo. Cada miembro del equipo tiene la oportunidad de asumir el papel de líder por un periodo definido. Lo que hace este enfoque es fomentar la colaboración y la comprensión mutua al permitir que cada miembro experimente las dos caras de la moneda.

Cabe resaltar que los anteriores no son los únicos enfoques del liderazgo democrático. Existen algunos más como el consenso creativo, en el cual el líder establece un ambiente para expresar ideas y trabajar en conjunto por mejores soluciones. Lo que es más importante que esto, es tener claro que ningún enfoque es la clave mágica para solucionar todo.

Te puede interesar: Liderazgo inclusivo | ¿Por qué es necesario en tu organización?

Liderazgo democrático: ventajas y desventajas

Líder frente a sus colaboradores

Como todo en esta vida, nada es perfecto y el liderazgo democrático es prueba firme de esto. Esta metodología cuenta con ventajas y desventajas, las cuales hay que tener en cuenta a la hora de su elección. Primero, te contaremos cuáles son los aspectos negativos de este tipo de liderazgo.

Desventajas del liderazgo democrático

A pesar de sus beneficios, es crucial identificar cuáles son las desventajas del liderazgo democrático. Por eso, a continuación enumeramos algunas de las principales para que tengas un panorama más general de este enfoque.

1. Toma de decisiones lenta

Ya ha sido mencionado y con toda razón. El liderazgo democrático puede ser el enfoque menos indicado en momentos en los que se necesiten decisiones rápidas. La consulta y el consenso que requiere puede ralentizar este proceso. Esto puede ser problemático, pues representaría un obstáculo y más problemas para una organización.

2. Frustración

De nuevo, aparece la palabra que puede ser el tema de discordia en el liderazgo democrático: consenso. Si este no se logra, puede generar frustración entre los miembros del equipo de trabajo. A su vez, esto último puede llevar a la indecisión y a que los problemas puedan ser de mayor tamaño.

3. Falta de una dirección clara

El liderazgo democrático puede representar para algunos una ausencia de dirección firme. Los colaboradores pueden llegar a un punto en el que se sienten perdidos o confundidos acerca de las metas claras y las estrategias. Esto puede provocar divisiones y pérdidas en el camino hacia la consecución de los objetivos empresariales.

4. Inclusión excesiva

Por último, en el liderazgo democrático, las empresas pueden pecar en el tema de la inclusión. En ciertos casos, esta puede llegar a ser excesiva en la toma de decisiones. ¿Qué produciría esto? La inclusión en exceso puede llevar a la falta de responsabilidad individual y la dilución de la misma.

Las anteriores son cuatro de las más grandes desventajas del liderazgo democrático. Es fundamental tenerlas en cuenta para evaluar si este enfoque es el más indicado para su organización.

Ventajas del liderazgo democrático

Ahora bien, ya conoces algunos de los beneficios de emplear el liderazgo democrático en una organización. A continuación, te enseñamos otros más de este estilo de liderazgo, que te pueden brindar un mejor panorama del mismo:

1. Mayor compromiso

Como ya ha sido señalado, los empleados se sienten valorados y comprometidos en empresas con liderazgo democrático. ¿Por qué? El hecho principal es que se les involucra a estos en la toma de decisiones. Esto da como resultado una mayor dedicación hacia los objetivos de la organización.

Puede que te interese:

2. Creatividad

En un ambiente con liderazgo democrático, la colaboración y el intercambio de ideas enriquecen la creatividad y la innovación. Con la inclusión de diversos puntos de vista, se pueden concretar soluciones más creativas y eficaces.

3. Fomento del desarrollo de habilidades

Los empleados de una compañía que aplique el liderazgo democrático estarán en un ambiente de desarrollo continuo. De esta forma, los colaboradores tienen la oportunidad de adquirir nuevas habilidades y asumir responsabilidades. Lo anterior contribuye a su crecimiento profesional y a un mayor aporte en la empresa.

4. Un mejor clima laboral

Otra de las grandes ventajas del liderazgo democrático en una organización, es el ambiente laboral. De esta forma, los colaboradores sentirán que la empresa los toma en cuenta gracias a sus aportes. La participación activa promueve un ambiente de trabajo positivo y una cultura de respeto mutuo.

Cabe señalar que hay otros beneficios como la toma de decisiones más informadas. De nuevo, ten en cuenta que este tipo de liderazgo es recomendable para situaciones o decisiones a largo plazo.

5 ejemplos de liderazgo democrático

Reunión de ejecutivos

El liderazgo democrático ha tenido grandes ejemplos a lo largo de la historia, especialmente en la política. Personajes como Abraham Lincoln, Nelson Mandela, Mahatma Gandhi o Franklin Roosevelt son personajes destacados por su estilo de liderazgo. Además de estos, hay organizaciones que también han sido representativas en este ámbito.

A continuación, algunos ejemplos de empresas que han implementado el liderazgo democrático en su estructura.

1. Valve Corporation

Logo de Valve

Una compañía que irrumpió con la idea novedosa de no contar con jefes es Valve Corporation. Esta es una compañía de videojuegos reconocida por su estructura plana y la capacidad de los empleados para elegir proyectos en los que trabajan. Ahora su éxito se centra en la plataforma de distribución de videojuegos Steam.

2. Buurtzorg

Esta compañía ha generado toda una revolución en la industria de la asistencia sanitaria. De origen neerlandés, Buurtzorg emplea equipos de enfermeras profesionales y asistentes de enfermería. Los miembros del equipo deciden la mejor manera de realizar su trabajo, determinan horarios, roles y optimizan resultados.

3. Patagonia

Logo de Patagonia

La industria textil también se hace presente en este listado con la empresa Patagonia. Esta es una empresa privada de ropa y equipos para actividades al aire libre, fundado por el alpinista Yvon Chouinard. Esta es un gran ejemplo de economía responsable y de cultura inclusiva y participativa, alentando a los empleados a contribuir en la toma de decisiones.

4. MONDRAGON Corporation

Se trata de una cooperativa española, la cual está compuesta por varias empresas del área de las finanzas, la industria y la producción, que practican la democracia participativa. MONDRAGON Corporation se podría definir como un país en miniatura. Casi la mitad de los empleos están ocupados por socios que pagan una cuota de entrada para adquirir esta condición.

5. Zappos

Logo de Zappos

En el quinto lugar está Zappos, una empresa de comercio electrónico (zapatos, bolsos, accesorios y más) que se centra en la cultura y participación de sus empleados. Esta no cuenta con un organigrama tradicional, sino que los roles se distribuyen a través de círculos dedicados a funciones específicas. No existen las jefaturas, sino 500 círculos con relación de jerarquía horizontal.

Las anteriores son cinco empresas que representan ejemplos claros de liderazgo democráticos gracias a su cultura y estructura. Cabe indicar que estas se diferencian por sus decisiones de contratación, planificación estratégica, evaluación de desempeño y toma de decisiones.

[su_box title=»Relacionado» box_color=»#ea3644″ radius=»2″]

[/su_box]

Palabras finales

En conclusión, el liderazgo democrático se ha convertido en un enfoque esencial para organizaciones específicas. Entre estas se pueden diferenciar aquellas que buscan fomentar la colaboración, la innovación y el compromiso de los empleados. Con este tipo de prácticas, empoderan a los miembros del equipo al ser parte de la toma de decisiones.

Los líderes democráticos se encargan de incentivar a sus empleados a aportar sus ideas y a crear un ambiente propicio para su crecimiento. Cabe indicar que este tipo de liderazgo tiene unas características que lo hacen ideal para diferentes situaciones. Los principales retos que debe afrontar son la toma de decisiones lenta y la falta de consenso.

En última instancia, el liderazgo democrático se enfoca en desarrollar una cultura de respeto mutuo, colaboración y toma de decisiones informada. Al implementar este enfoque de manera efectiva, las organizaciones pueden alcanzar grandes logros. Por ejemplo, tener equipos más comprometidos y altamente productivos en la consecución de sus metas.