Buscas un socio para tu negocio | Cómo elegir el mejor candidato

Encontrar un buen socio para negocio con el cual lanzar una idea o expandir tu empresa no es una tarea sencilla. Una de las preguntas más frecuentes entre los emprendedores es: ¿cómo puedo encontrar a mi socio ideal? Lo primero que debes hacer es enfocarte en lo que buscas y en lo que ofreces, a partir de esto ya tienes las bases para encontrar lo que necesitas. 

Como emprendedor debes tener en cuenta la importancia que tiene el formar un buen equipo. Un colectivo cohesionado y equilibrado puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso de una organización. ¿Quieres conseguir un buen socio para tu negocio y ser un gran equipo? Comienza a leer este artículo, vamos a ayudarte con estrategias y consejos para escoger a la persona correcta. 

¿Cómo funciona ser socio de un negocio?

Negociación de socios

En términos coloquiales, un socio es toda persona o empresa que nos acompaña hacia un objetivo en particular. Este llega a una empresa para enriquecer el proceso y para aumentar las negociaciones con terceros. 

Si te ofrecen un negocio, no es necesario que te vayas con la primera opción. Debes asegurarte de tener los recursos y las capacidades necesarias para administrar un negocio. Mucha gente se embarca en esta aventura sin siquiera estar lista para arriesgarse y terminan mal. No solo daña al negocio que apoya, sino que también afecta su reputación como socio. 

Lo más probable es que la persona que te ofrece un negocio sepa vender, y esto es muy peligroso. Bueno, puede convencerte e incluso engañarte. Siempre debes estudiar la propuesta para evaluar los pros, los contras, los riesgos potenciales, las trampas, etc. 

Por lo tanto, no debes sentirte mal por dudar de la transparencia de tu futuro socio, estas son solo medidas de seguridad para generar confianza. 

Tipos de socios para un negocio

También es importante considerar qué tipo de socio necesitas: accionistas capitalistas o socios ejecutivos. Por un lado, el capitalista se enfocará en financiar el negocio y asumirá los riesgos económicos involucrados. Para ello podemos acudir a distintos tipos de inversores que confían en nosotros: amigos, familiares, los llamados business angels o utilizar crowdfunding.

Por otro lado, el socio ejecutivo hará este trabajo colaborativo y complementará tu trabajo, ayudándote a crecer más rápido porque además de estar involucrado de forma económica, también aporta valor máximo en el negocio a la propia empresa. 

Por tanto, el mejor socio es aquel que te aporta algo diferente y complementario a ti, tiene la misma visión que tienes para el futuro del negocio y es fiel a él y al negocio. En resumen, es capaz de multiplicar el potencial con la solidez financiera que requiere.  

Características de los socios de una empresa

Características de un socio para negocio

Encontrar el socio adecuado para un negocio no es una tarea fácil. Tiene que ser alguien que comparta su experiencia y dedicación al proyecto para que la alianza sea exitosa. Si eliges al socio equivocado, todos tus esfuerzos para iniciar un negocio pueden ser en vano. 

El socio ideal debe ser alguien que agregue valor al negocio y esté dispuesto a seguir adelante tal y como lo ha hecho la empresa, por lo que no basta con contar con alguien con una formación o carrera profesional envidiable. Es necesario tener una actitud positiva y ganas de crecer. Por ello, para las personas que buscan socios para su negocio, estas son las características que deben tener:  

1. Conocimiento del sector

Los socios, por lo general, pueden trabajar para una empresa o simplemente aportar su propio capital. Incluso si no participan a diario, sus opiniones calificadas son muy útiles para tomar una decisión.

Elegir un socio para un negocio puede abrirnos nuevos caminos y, en otros casos, evitar que cometamos errores. Además, cuando se votan propuestas de innovación, un socio experimentado puede criticar de manera constructiva su viabilidad. 

2. Capacidad para comunicar y comprender proyectos

Antes de iniciar un negocio, debes convencer a mucha gente. Tienes que buscar financiación externa, proveedores de calidad, clientes clave, etc. Si tu socio es capaz de discutir y presentar la oferta, se pueden abrir muchas puertas. En este sentido, esta habilidad es importante para realizar comunicaciones útiles para la empresa. Además, la ventaja es que sabes cómo desarrollarte a través de muchos canales diferentes, no solo una relación directa.  

Por otro lado, es necesario tener capacidad de comprensión. Otros socios definitivamente le darán sugerencias, compartirán proyectos y posiblemente soluciones. Si no te entiende o no sabe escuchar, es posible que sus juicios no sean apropiados. Pueden convertirse en una carga para los demás. 

3. Lealtad a los compromisos

Un socio fiel proporciona previsibilidad a las decisiones y reduce el riesgo para que se puedan asumir más proyectos. Esta lealtad es valiosa no solo para los socios, sino también para los clientes, proveedores y otras personas y organizaciones asociadas con la empresa. 

4. Asertividad

Es bueno que los socios defiendan tus derechos e intereses de manera directa, sencilla y amigable. En cualquier relación comercial, es normal que haya conflictos y momentos de malentendidos. Sin embargo, si no aparecen exteriormente y si no se establecen canales de comunicación, las relaciones personales y profesionales se deteriorarán de forma grave. La firmeza es un aliado tan bueno que no solo puede resolver las dificultades de una relación, sino también fortalecerla. 

5. Capacidad financiera

En la mayoría de los tipos de sociedades, los socios deben pagar dinero, propiedad u otros derechos. Además, en algunos casos, los propios socios aportan elementos de sus activos como garantía para la financiación de terceros. La capacidad financiera también es un aspecto importante a la hora de buscar socio para un negocio, ya que, durante el crecimiento empresarial, a menudo se requiere la obtención de capital. 

Relacionados:

6. Disposición para compartir soluciones

El conocimiento tiene un impacto económico. La solución es una buena relación calidad-precio. Desafortunadamente, hay socios que no están de acuerdo porque no comparten sus soluciones. No quieren que otros sepan qué tan bien están haciendo su trabajo. Sin embargo, en las asociaciones más exitosas, los socios aprenden unos de otros.

7. Capacidad para entender y analizar fallos

Las decisiones tienen sus raíces en los negocios; cuando algo sale mal, lo primero que debe hacerse es averiguar cuál es el error y qué lo está causando. Las personas que pueden describir los fallos de forma clara y rápida serán de gran ayuda para superarlos.

Otra cosa muy útil al momento de buscar socio para un negocio es que estos sepan explicarse de forma conciliadora, evitando conflictos innecesarios con el responsable; pero, al mismo tiempo, de forma inequívoca. 

Puede interesarte: Personal tóxico | ¿Quiénes son y cómo lidiar con ellos?

8. Confianza

Si los socios no confían entre sí, sus esfuerzos irán en la dirección equivocada. Se verán unos a otros como competidores más que como cooperadores. Los conflictos internos pueden obstaculizar decisiones importantes y la empresa puede volverse insostenible. 

Una idea inmadura se puede mejorar con los socios adecuados. Los socios equivocados pueden distraer la atención de las mejores ideas. Antes de comenzar a buscar socio para un negocio, es necesario saber quién es la persona adecuada para hacerlo. 

¿Por qué buscar un socio para un negocio?

Por qué buscar un socio para negocio

A la hora de elegir un socio para tu negocio, es fundamental buscar ciertas habilidades, cualidades y, sobre todo, un candidato que complemente el negocio. La participación de este nuevo socio en el proyecto, compartiendo una misma visión y competencia en el negocio son aspectos claves para el correcto funcionamiento de los planes empresariales.

No obstante, ¿será buena idea seleccionar un socio para tu negocio? Veamos…

Razones por las que no deberías buscar a un socio para un negocio

Desventajas de un socio para negocio

Si bien existen muchos beneficios al elegir un socio para negocios, también existen algunas limitaciones para elegir trabajar con otros. Una mala asociación comercial a menudo ocurre cuando un empresario elige al socio equivocado o elige un socio por las razones equivocadas. Algunas de las desventajas de conseguir a un socio para un negocio son: 

  • Diferente ética de trabajo: Muchos emprendedores se encuentran trabajando con socios que no comparten la misma pasión por los negocios. Los socios que no pueden cumplir con los plazos, hacer un seguimiento de los clientes o cumplir con sus responsabilidades pueden resultar en la quiebra de un nuevo negocio o empresa. 
  • Falta de experiencia: Algunos socios no tienen la experiencia o las habilidades para hacer su trabajo con éxito. Trabajar con un socio al que no puedes apegarte puede provocar muchos desastres, incluidos productos mal diseñados, clientes enojados y posibles demandas. 
  • Desacuerdo sobre la dirección: A veces, incluso trabajar con un compañero enérgico, talentoso y maravilloso puede ser un problema. Los desacuerdos entre socios pueden consumir recursos, presionar a otros empleados o dar lugar a prácticas laborales inconsistentes. 
  • Responsabilidad por las acciones de tu socio: Cuando tienes un socio, tienes el estrés adicional de tener que asegurarte de saber todo lo que está haciendo. Incluso si confían el uno en el otro, debes supervisar el trabajo para evitar la negligencia o el abuso. Debes asegurarte de que comprenda las leyes aplicables y de tener un proceso coherente para administrar el negocio. 

Razones por las que sí deberías buscar a un socio para un negocio

Importancia de un socio para un negocio

Un socio comercial puede ayudar a que tu startup tenga éxito. Los socios comerciales te permiten compartir la carga de trabajo y combinar habilidades con otro emprendedor. Cuando trabajas con un socio, puedes enriquecer tu negocio al tener un compañero de equipo fuerte. Algunas de las ventajas de trabajar con un socio incluyen: 

  • Doble mano de obra: Se necesita mucho trabajo para iniciar un negocio. Debes realizar estudios de mercado, redes, investigación y desarrollo, presentaciones de ventas y reunirse con posibles inversores. Como resultado, es posible que necesites un socio de confianza para compartir la carga de iniciar un nuevo negocio. 
  • Diversidad en habilidades: Un socio puede tener experiencia técnica y de investigación, mientras que el otro es bueno en ventas y comunicación. Aprovechar los diferentes conjuntos de habilidades puede ayudar a que tu negocio tenga éxito.  
  • Perspectivas diferentes: Los empresarios exitosos confían en sus ideas, pero es posible que necesiten a otra persona para aclarar las cosas. La toma de decisiones se vuelve más fácil y más realista cuando dos o más personas evalúan de forma objetiva las opiniones y comparten sus preocupaciones y comentarios. 
  • Alguien para evaluar ideas: A muchos emprendedores les resulta difícil mantener la objetividad cuando se les ocurre una nueva idea de negocio. Los socios ayudan a evaluar de manera realista nuevas ideas y planes comerciales para encontrar posibles fallas.  
  • Oportunidades de networking: Cada vez que conoces a alguien tienes la oportunidad de conocer a más personas a través de la red de esa persona. Tener un socio te da la posibilidad de ampliar tu lista de contactos y multiplicar el número de clientes potenciales, inversores, vendedores y mentores. 
  • Responsabilidad compartida: Puede que resulte difícil mantener la disciplina necesaria para mantenerse motivados, por ello, elegir un socio para tu negocio hace que ambos se responsabilizan mutuamente de las tareas y errores. 

¿Cómo buscar socios para un negocio? Estrategias para lograrlo

Cómo buscar un socio para negocio

Debes buscar un socio que te traiga algo diferente. Si eres una persona creativa, es posible que necesites un compañero más detallista; si tienes dinero para invertir en tu negocio, es posible que desees encontrar un socio con buenas relaciones o acceso al mercado. Por ello, queremos ayudarte con los pasos para conseguir un buen socio para un negocio: 

1. Plantéate un objetivo

En primer lugar, debes pensar cuáles son tus objetivos, cuáles son las alianzas con nuevos socios potenciales, qué estas buscando, qué esperas de ellos y qué pueden ofrecerte. Y, como es lógico, también tienes que averiguar qué puedes ofrecerle tú como empresa y como socio. Una vez hemos llegado a esta etapa, debemos dejar claro por escrito qué propuestas nos gustaría poner sobre la mesa y qué pediremos a cambio. 

2. Encuentra el mejor socio

Una vez que hayas determinado lo que quieres tener y lo que te gustaría ofrecer, es hora de empezar a buscar al socio perfecto, alguien que pueda cubrir tus necesidades y que, a su vez, pueda cuidar de ti y de tu empresa. Además, que esté interesado en la propuesta.

Para encontrarlo, nada mejor que hacer un estudio detallado de la situación del campo y de las empresas que operan en él. Los resultados permitirán mejorar la selección previa de candidatos y la selección final de un pequeño grupo de ellos, que se determinará por orden de preferencia. 

3. Prepárate bien para la reunión

Una vez contactados con los candidatos finales y antes de entrevistarlos a todos, es fundamental prepararse bien para la reunión. Debes observar cómo operan la empresa, los clientes y los productos y servicios, así como sus fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades. 

Puede interesarte: Matriz DOFA | Qué es y cómo hacer un análisis FODA en tu empresa

4. Defina el lugar de encuentro

Si es posible, es mejor que conozcas al nuevo socio potencial desde tu empresa. Además de competir en tu campo, esto te dará la oportunidad de mostrar tus fortalezas y potenciales de primera mano.  

5. Haz una negociación razonable

La atención a los gestos y al lenguaje es fundamental. Es bueno hacer contacto visual y ser persuasivo, usar un tono asertivo, pero no arrogante y ser coherente con lo que se dice, con las declaraciones hechas y con los compromisos adquiridos. Hay grandes ventajas en ser empático y encontrar un equilibrio entre la razón y la emoción. Además de hablar de la experiencia, no del producto. 

6. Distingue lo que es importante

En toda reunión de negocios hay aspectos importantes y elementos auxiliares. Hay que saber separarlos claramente y recordar que siempre debe prevalecer el primero, ya que, el segundo puede contener en ocasiones elementos emocionales e irracionales que pueden sabotear cualquier negociación.  

7. Establece una relación a largo plazo

Incluso si el trato es puntual o limitado a un determinado tema, nunca hay que ignorarlo. Esto debe verse como el comienzo de una buena y agradable relación que ayudará a fortalecer el vínculo entre las dos partes y seguramente las conducirá a otros acuerdos en el futuro.

A veces, lo más importante no es el beneficio específico de un trato en particular, sino el hecho de haber encontrado un buen socio en el que se puede confiar y con quien se pueden hacer grandes cosas.  

Errores al elegir socios para invertir

Errores a evitar antes de elegir socios

En teoría, encontrar un socio para un negocio es una buena estrategia para emprender. Lo difícil de la mayoría de las sociedades es que son como el matrimonio, y si conoces las estadísticas, sabrás que más de la mitad de ellos no sobreviven. El matrimonio implica lidiar con una serie de problemas de relación: ego, dinero, estrés y administración de gastos.

Piensa en esto y sentirás el trabajo necesario para que la empresa siga creciendo. Por lo tanto, antes de saber cómo encontrar socios para negocio, considera evitar estos errores: 

1. Compartir capital en lugar de ganancias

Cuando compartes el capital (ya sea dinero, recursos, información o propiedad), de forma automática renuncias a parte de tu negocio. En un mundo ideal, un socio sería una persona honesta y no estaría dispuesta a huir con todo tu capital. Sin embargo, el mundo no es perfecto, por lo que hay que tener más cuidado. Debes contar con un contrato donde de manera clara se indique que compartirán los costos. De esta forma, es difícil para la otra persona «lavarse las manos» si las cosas no salen según lo planeado.  

2. Asociarte con alguien simplemente porque no tienes el presupuesto para contratar a un empleado

En primer lugar, este es el principal asesino de la sociedad. El trasfondo es siempre el mismo: «X» persona tiene una idea de negocio y la persona «Y» tiene las habilidades comerciales, pero «X» no tiene el dinero para contratar a «Y» como empleado, por lo que deciden compartir las responsabilidades, los costos y las ganancias. Si ese es tu caso, considera contratarlo o hacer un trato por separado. 

Por si te interesa: ¿No tienes dinero para comenzar un negocio? | 10 alternativas

3. Falta de contratos escritos y firmados

Debido a la naturaleza del negocio, todos los detalles y obligaciones deben estar claramente definidos, escritos y aceptables para ambas partes. Esto debe hacerse con la ayuda de un abogado profesional con experiencia en el campo, elegido por todos los socios. 

4. Omisión de sociedad limitada

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Uno de los principales obstáculos para los acuerdos entre socios es suponer las obligaciones entre ellos. Una forma de evitar estos problemas es crear sociedades limitadas, donde un socio no es responsable de las acciones y obligaciones del otro socio. Nuevamente, para llegar a este punto, debes contratar a un abogado profesional. 

5. No tener un plan de salida

A la hora de elegir un socio para negocio, crea un acuerdo donde especifiques los términos de salida que te permitirán a ti y a tu socio dejar el negocio, así como las opciones para que la otra parte compre el resto del negocio, de una manera que puedas obtener beneficios en caso de que suceda. 

6. Asociarse con familiares o amigos sin poner reglas

Mucha gente piensa que una empresa tendría un mejor potencial si los socios fueran familiares o amigos. Sin embargo, iniciar un negocio es un proceso tedioso que en la mayoría de los casos conduce a la destrucción de la relación, si no se definen las responsabilidades de todos o si las reglas no son claras.  

7. Tener una asociación 50/50

Todas las empresas, incluso las asociaciones, necesitan un presidente. Si estás apostando por unirte a un socio, divide la empresa en una proporción de 60/40 o 70/30. De modo que tanto tú como la empresa tengan a una persona a cargo del control general. 

Palabras finales

Es importante que, a la hora de elegir un socio para tu negocio, sigas los pasos y consejos que te dejamos en estas líneas. Recuerda que un socio es aquel que permite que el trabajo en equipo fluya y que, asimismo, ayuda a aumentar de forma exponencial la velocidad de desarrollo de tu proyecto.

Ahora, nos gustaría conocer tu opinión ¿has tenido experiencias negativas con socios en el pasado? ¿Cuáles son los consejos que brindarías a un emprendedor novato que esté buscando a un socio para negocio? 

También puedes leer: 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here