Inteligencia cultural | La competencia que se necesita en las empresas

En un equipo de trabajo confluyen diferentes personas con caracteres y formas de pensar distintas. La inteligencia cultural te ayuda a reconocer los factores que puedes aprovechar si te adaptas a lo desconocido. Hoy en día, una de las claves del éxito empresarial se esconde en la comprensión del impacto que puede tener la cultura en el comportamiento de una sociedad.

Si bien es cierto, las empresas deben tener la capacidad de gestionar la riqueza que se encuentra en la diversidad; sin embargo, en algunas ocasiones no sabemos en qué consiste la inteligencia cultural y cómo sacarle partido. En este artículo, te enseñaremos cómo puedes desarrollar esta habilidad en tu negocio para apoyar la inclusión de miembros con cualquier tipo de creencias, costumbres, nacionalidades y mucho más.

¿Qué es la inteligencia cultural?

Inclusión y diversidad cultural

La inteligencia cultural es la capacidad que tienen los individuos para adaptarse a cualquier contexto cultural. El concepto de inteligencia cultural surge gracias a la combinación con la inteligencia emocional y social, ya que esta habilidad se adquiere en el proceso de análisis que hace el ser humano ante un escenario desconocido.

Una persona que es culturalmente inteligente estará preparada para lidiar y trabajar sus emociones, para evitar así los choques que se generan al enfrentarse a un mundo corporativo diverso. Este proceso implica que el individuo se familiarice con las costumbres del nuevo entorno que lo rodea y la inteligencia cultural es la clave para lograrlo.

Tenemos que ser capaces de relacionarnos y comunicarnos con personas que sean diferentes a nosotros, por lo cual, la inteligencia cultural es considerada como una aptitud que promueve el crecimiento en una organización desde la aceptación y el reconocimiento de las diferencias.

Inteligencia cultural, Sensibilidad cultural y Conciencia cultural

Diferencias de la inteligencia, conciencia y sensibilidad cultural

Las empresas cada día buscan implementar nuevas estrategias que fortalezcan su cultura empresarial. Sin embargo, para que la implementación de un proyecto sea exitosa, la organización necesita conocer cuál es la cultura de cada uno de sus empleados. Debido a la importancia que sostiene este concepto, resulta ingenioso crear una visión global a partir de diversos patrones culturales. 

Para empezar este proceso de adaptación, las empresas deben reconocer los componentes principales de la inteligencia cultural. Uno de ellos, es la conciencia cultural, la cual funciona como una herramienta para poner atención sobre todo lo que sucede alrededor, logrando así idear una estrategia creativa que contrarreste los efectos de la multiculturalidad.

Ahora bien, para entender un poco más sobre la inteligencia cultural debemos emplear otros conceptos. En este caso, la sensibilidad cultural se define como la voluntad que tiene cada individuo para investigar porque las personas de otras culturas actúan de una determinada manera. 

De esta forma, llegamos a la conclusión de que la inteligencia cultural funciona como un engranaje perfecto que potencia la conciencia y sensibilidad cultural para el reconocimiento de la diversidad que prevalece en el entorno.  

Cabe destacar que la inteligencia cultural se ha convertido en una de las habilidades más demandadas del mercado laboral, pues permite el entendimiento de las diversas formas de pensar. De hecho, una organización que combina estos 3 conceptos demuestra el potencial que tiene para innovar y aumentar la productividad en el lugar de trabajo.

¿Por qué es importante la inteligencia cultural?

Importancia de la inteligencia cultural

Cada persona y equipo de trabajo es diferente, por lo cual, la adaptación es fundamental para integrarnos y continuar con el desarrollo personal. Ahora bien, en la cultura ocurre lo mismo, ya que es diversa, peculiar y cambiante. Esto quiere decir que la inteligencia cultural está en alianza con la inteligencia emocional para que los seres humanos podamos entender el comportamiento de las personas que nos rodean.

En consecuencia, forjar la inteligencia cultural en los negocios es vital para contar con equipos con mejores capacidades de entendimiento. Debido a esta habilidad, los empleados tendrán la oportunidad de brindar una respuesta efectiva y en algunos casos inmediata.

Por otro lado, un estudio realizado a 365 empresas por McKinsey & Company demostró la importancia de la inteligencia cultural en los negocios. Los resultados arrojaron datos que aseguran que la fuerza de trabajo es mucho más eficiente si cuenta con mayor diversidad cultural y étnica.

Las organizaciones y los líderes corporativos se están dando cuenta que el coeficiente intelectual no es suficiente para impactar el mercado. De hecho, es probable que la inteligencia cultural se convierta en el pase de salida para aquellas empresas que buscan internacionalizarse. 

Recomendado: 

Beneficios de la inteligencia cultural en las empresas

Beneficios de la diversidad en las empresas

Los componentes que hacen parte de la definición de inteligencia cultural cada vez son más necesarios en el ámbito laboral. Sin embargo, para efectuar una buena transición empresarial hacia el desarrollo de esta habilidad, resulta conveniente descubrir cómo esta cultura puede beneficiar la cultura organizacional que fue definida previamente.

1. Reconocimiento

Los empleados con altos niveles de inteligencia cultural son una pieza fundamental para reconocer las fallas que pueden existir dentro de un equipo de trabajo. A nivel profesional, todos debemos adaptarnos a los cambios del mundo para seguir siendo productivos. Por ello, cuando una persona es culturalmente inteligente, entiende el valor que aporta la existencia de personas de grupos diversos en su ambiente laboral.

2. Comunicación

Es común que un equipo que esté compuesto por múltiples culturas pueda experimentar discrepancias y malos entendidos debido a la diferencia en la forma de pensar. Sin embargo, la inteligencia cultural ayuda a que la comunicación sea más precisa sin importar las palabras o términos que se utilicen.

3. Aceptación

Un equipo de trabajo que es culturalmente inteligente es capaz de reconocer la importancia de las raíces y tradiciones de sus compañeros para conseguir el bien colectivo. Debido a que las personas estarán enfocadas en emplear métodos que abarquen múltiples culturas, las empresas podrán garantizar más efectividad en la atención al cliente.

4. Sensibilidad

La inteligencia cultural permite que el ser humano entienda los sentimientos del otro para interiorizarlo y posterior a ello, obtener un aprendizaje. Al salir de la zona de confort, los individuos se vuelven más empáticos. Por esta razón, podemos afirmar que la inteligencia cultural es vital para la creación de conexiones interpersonales en el entorno laboral.

5. Adaptación

Al desarrollar la inteligencia cultural en los negocios, los individuos tendrán la capacidad de adaptarse a los comportamientos y cambios del entorno para no detener el flujo de trabajo. En otras palabras, la ejecución de actividades que involucren la implementación de la inteligencia cultural aportaran una ventaja competitiva con respecto a las exigencias del mercado.

¿Cómo desarrollar la inteligencia cultural?

Desarrollar la inteligencia cultural en el trabajo

La inteligencia cultural es un camino lleno de aprendizajes interminables y de múltiples herramientas que fortalecen el crecimiento personal. De hecho, promover el desarrollo de esta habilidad es una gran ayuda para aprender a aprovechar al máximo la experiencia de compartir con personas que no tengan las mismas costumbres.

Es momento de que comiences a guiar a tus empleados para que puedan cultivar y fomentar un mejor ambiente de trabajo con la implementación de la inteligencia cultural. ¡Te enseñamos cómo lograrlo en 6 pasos!

1. Nutre tus conocimientos

Aumentar la inteligencia cultural

Invertir en el aprendizaje es uno de los pasos esenciales para comenzar a desarrollar una correcta inteligencia cultural. La mejor manera de establecer conexiones culturales es conocer de dónde vienen el resto de los miembros de un equipo y cuáles son las formas en las que puedes comunicarte con ellos.

Si aprendes a descifrar a las personas, tendrás herramientas que te ayuden a llevar una gestión de la diversidad intelectual y cultural, por ejemplo, investiga cómo se comportan, cuáles son sus gustos y preferencias.

Además, si estás en un equipo de trabajo diverso, fomenta la participación en talleres, conferencias y charlas en donde puedas promover la inteligencia intercultural. 

2. Conoce nuevas culturas

Conocer nuevas culturas

La clave para descubrir cómo apoya la cultura, el desarrollo de la inteligencia es adentrarse en ella, en especial en aquellas personas catalogadas como líderes en la empresa. Debido a que representan una de las labores con mayor responsabilidad, servirán de influencia para el resto de grupo de empleados.

Sin duda, uno de los pilares del desarrollo empresarial es la promoción de una cultura creativa y diversa, pues convergen al mismo tiempo múltiples maneras de pensar y de ver el mundo. De hecho, la cultura puede resultar beneficiosa a la hora de buscar impactar el mercado con ideas innovadoras.

3. Detecta tus prejuicios

Ambiente de trabajo diverso e inclusivo

Un paso fundamental en el desarrollo de la inteligencia cultural es tomar conciencia de la forma en la que nos relacionamos con las personas y los juicios de valor que hacemos antes de comenzar una relación interpersonal. Existen herramienntas que te ayudan a descubrir cómo, de manera involuntaria, reaccionas ante personas desconocidas o diferentes a ti.

Detecta cuáles son los principales prejuicios en los que incurres y te será mucho más fácil establecer comunicaciones y duraderas. En ocasiones tenemos prejuicios en función del aspecto físico, orientación sexual, tono de piel, edad o género.

4. Evalúa el lenguaje corporal

Expresiones con el lenguaje corporal

En una organización encontramos todo tipo de culturas que salen a luz cuando comenzamos a entablar conversaciones con algún miembro. Sin embargo, hay algunas cosas que no se dicen, pero tienen un gran impacto.

Se trata del lenguaje corporal, una alternativa que empleamos cuando queremos decir algo, pero no encontramos las palabras o, por el contrario, no es conveniente hacerlo.

En una organización puedes identificar señales de bostezo, brazos cruzados, manos cerradas en forma de puño y más. Por ello, es recomendable que dediques un espacio para relacionarte con los empleados y conocer el motivo de sus expresiones corporales. De este modo, reducirás estos comportamientos y mejorará el ambiente laboral.

5. Ten una mentalidad abierta

Inteligencia cultural en las empresas

Podemos conocer los tipos de inteligencia cultural, sin embargo, llevarlo a la práctica puede parecer una tarea difícil cuando no nos atrevemos a pensar diferente. A la hora de interactuar con personas que no hagan parte de nuestra cultura, la inteligencia cultural, la mentalidad abierta y la empatía, serán grandes aliados que nos acercarán a lo que queremos.

Tener una mente abierta te ayuda a ser receptivo a nuevas ideas, a recibir opiniones y confiar en los diferentes puntos de vista. De hecho, hay una infinidad de cosas que pueden realizarse si nos abrimos al mundo y a las personas.

Además, si quieres promover un entorno laboral con un crecimiento personal y profesional sostenido, este es uno de los componentes de la inteligencia cultural que debes desarrollar.

6. Invierte en la inteligencia emocional

Inteligencia emocional

Hoy en día, una de las competencias laborales más demandadas en el medio corporativo es la gestión de las emociones. Los eventos con sentimientos negativos pueden afectar la forma en la que establecemos relaciones interpersonales. 

Por ello, invertir en la inteligencia emocional es una herramienta que toda persona debe desarrollar, pues permite efectuar un autoanálisis y promueve la empatía. Una forma de potenciar la inteligencia cultural y emocional es ejecutar jornadas de entrenamiento y actividades que faciliten la comprensión de las situaciones externas.

Palabras finales

La capacidad de trabajar y relacionarse con personas que sean de orígenes culturales distintos, es adquirida por medio del desarrollo de la inteligencia cultural. Sin duda, esta habilidad es imprescindible para cualquier tipo de negocio, líder o gerente ejecutivo, ya que se ha convertido en una herramienta beneficiosa para el fortalecimiento de los equipos.

Invertir en la inteligencia cultural prepara a los empleados para la experiencia que vivirán en el mundo globalizado al que deben enfrentarse al promocionar un producto o servicio. Y tú, ¿qué esperas para reconocer y entender los distintos puntos de vista que se encuentran en el mundo?

Artículos relacionados:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here