Cómo hacer una estrategia financiera | Tipos, beneficios, pasos y ejemplos

0
819
Personas discutiendo cómo hacer una estrategia financiera

Todos los encargados de llevar las riendas de una empresa buscan que esta consiga alcanzar el éxito. Por supuesto, hay muchos elementos que entran en juego para la búsqueda de este objetivo. Uno los factores clave para todo lo anterior es que en las compañías sepan cómo hacer una estrategia financiera.

Así pues, en este artículo te explicaremos al detalle, todo lo que debes saber sobre estas estrategias. ¡Empecemos!

¿Qué es una estrategia financiera?

Persona redactando una estrategia financiera

Por supuesto, para saber cómo se hace, lo primero es conocer de qué se trata y dar una definición de estrategia financiera. También conocida como estrategia de finanzas, esta constituye el grupo de prácticas y acciones que una compañía o persona ejecuta para lograr objetivos financieros. Estas abarcan áreas claves como la inversión, la estructura de capital, los riesgos financieros, la rentabilidad capital de trabajo y gestión de efectivo.

Todo lo anterior, es necesario mantenerlo en un buen estado para lograr la competitividad necesaria y el crecimiento armónico deseado. En la actualidad, estar al día con las tendencias y automatizar los procesos son parte de los objetivos a corto y mediano plazo de cualquier compañía. Para que esto se dé, es necesario contar con una planificación financiera y tener perspectiva de los datos para desarrollar un modelo de negocio organizado.

Para comprender un poco mejor, daremos un ejemplo sencillo y claro. Si el objetivo financiero de una empresa es tener ingresos de más de 100 mil dólares al mes y vende productos de 5 mil, tiene que vender 20 artículos mensuales para llegar a ese objetivo. La estrategia financiera serán todas las acciones relacionadas e implementadas para lograr esa meta: publicidad, plan de marketing, estrategia de ventas, entre otras.

Importancia de las estrategias financieras

Hombre en una oficina

Bueno, estás aquí para descubrir cómo se hacen, pero ¿por qué es tan importante implementar estrategias financieras? Bien, esta herramienta no solo te permite definir los objetivos de la empresa, sino que también sirve para emplear de forma eficiente todos los recursos. De esta manera, lo que conseguirás es llegar a las metas planteadas por la compañía de forma más rápida y barata.

El principal, aunque no único propósito de las estrategias financieras empresariales, es garantizar un suministro adecuado y una regulación de los fondos. Así se podrá garantizar el cumplimiento de los requisitos tanto presentes como futuros del proyecto de una compañía. Dentro de un esquema financiero de un proyecto, las estrategias financieras de una empresa son un elemento primordial en la implementación de un plan.

Un punto a mencionar es que, estas herramientas son piezas claves de la política de la gestión empresarial, la cual determina las decisiones de inversión y de financiación. Es claro, estas condiciones son necesarias para lograr la maximización del beneficio de los accionistas de una corporación. Cada tipo de decisión en torno a esto, se puede dividir en las que son a largo plazo (estratégicas o tácticas) y las de corto plazo (operativas).

¿Cuáles son los objetivos de una estrategia financiera?

Persona señalando cómo hacer una estrategia financiera

Antes de describir los tipos y cómo hacer una estrategia financiera, debemos indicar cuáles son los objetivos de la misma. Como es sabido, todo lo que se incluye en esta herramienta gira en torno a los recursos y su gestión. A continuación, te invitamos a descubrir lo que debería incluir, en cuanto a objetivos, una estrategia financiera:

1. Administración eficaz

Las acciones o actividades de una estrategia financiera deben estar encaminadas hacia la eficaz administración de los activos de una empresa. Todo debería estar cuidado de forma minuciosa, para mitigar los riesgos que puede suponer el manejo de este tipo de recursos.

2. Inversiones sabias

Sí, parece una obviedad, pero es algo que se debe mencionar dentro de las estrategias para el área de finanzas. Hacer inversiones sabias puede llegar a ser todo un arte y por supuesto, esto solo se adquiere a través de la experiencia. Lo que sí es posible y necesario es que antes de realizarlas se haga un estuvio previo y una evaluación muy consciente de los riesgos.

Por si te interesa: Diferencia entre proyecto de inversión y plan de negocios | ¿Cuál elegir?

3. Pensamiento hacia el futuro

Otro de los objetivos de las estrategias financieras que están en línea con las metas a largo plazo es este. Contar con los medios para el crecimiento futuro es clave para mantener la productividad y la vigencia de la compañía. Por eso, las inversiones y las formas de financiación deben pensarse en proyección hacia los siguientes años.

Te recomendamos: Proyecciones financieras | ¿Qué son y cómo se hacen?

4. Satisfacer las necesidades de los clientes

En una compañía, el cliente debe ser casi que el principal referente de acuerdo a lo que se quiere ofrecer. Todo debe conducir hacia prestar el mejor servicio o brindar los productos adecuados a los consumidores y ahí también está el tema financiero.

Recomendado: Satisfacción del cliente | ¿Sabes si tus consumidores están felices?

Tipos de estrategias financieras

Para saber cómo hacer una estrategia financiera, hay que destacar que estas se pueden dividir en dos grandes tipos. Por supuesto, el tiempo es crucial y por eso existen las estrategias a corto y a largo plazo.

1. Estrategias financieras a largo plazo

Las estrategias financieras a largo plazo se caracterizan porque involucran los siguientes aspectos. Por un lado, en cuanto a la inversión, estas contemplan lo que se pretende respecto al crecimiento, que puede ser interno, por la necesidad de ampliar el negocio. También puede ser externo si se lleva a cabo la estrategia de eliminar competidores.

Además, en este grupo también se tiene en cuenta la estructura financiera para así determinar el mayor o menor riesgo financiero. Por último, también estaña la preocupación por la retención o reparto de utilidades.

2. Estrategias financieras a corto plazo

Este tipo de estrategias son más empleadas en pequeñas empresas y contemplan otros aspectos. Entre estos está el capital del trabajo, que a su vez cuenta con estrategias agresivas, conservadoras e intermedias. Estas van de acuerdo a la financiación de los activos circulantes que se deban gestionar.

Además, también entran en este grupo las fuentes espontáneas de financimiento como las cuentas y los efectos por pagar. Sumado a estos están los salarios, los sueldos, los impuestos y otras retenciones del funcionamiento de la entidad. Y por último, están las acciones que tienen que ver con la gestión del efectivo, tales como la reducción del inventario como sea posible, la aceleración de cobros y el retardo de los pagos.

¿Cómo hacer una estrategia financiera en 6 pasos?

Tras pasar por varios temas como su definición, importancia y tipos, llegó el momento de descubrir cómo hacer una estrategia financiera. Ante esto no hay una verdad absoluta y lo más probable es que encuentres diferentes versiones, pero aquí daremos seis pasos que creemos, son los principales.

1. Establece la situación financiera actual

Persona redactando una estrategia financiera

El punto de partida hacia la consecusión del objetivo de una empresa es saber dónde se encuentra la misma en ese momento. Lo que debes hacer es analizar con qué recursos y oportunidades cuenta la compañía, además de los riesgos que enfrenta.

Es primordial que se lleve a cabo un análisis de flujo de caja para conocer la situación financiera de la empresa. Con base en esto, al menos se podrán empezar a definir los objetivos, que representan el siguiente paso.

2. Define los objetivos

Este paso tiene demasiado valor porque es la manera en la que determinarás hacia dónde quiere ir tu empresa y por qué es importante llegar ahí. ¿Cómo hacer una estrategia financiera? Pues bueno, hay que señalar el punto en el que ves proyectada la compañía con objetivos claros, medibles y sobre todo, alcanzables.

Para esto puedes implementar el reconocido método SMART, el cual es un sistema de gestión de objetivos inteligente. Todo debe estar definido con base en la realidad financiera de la empresa. Es recomendable que te dé el tiempo para analizar el objetivo principal y los escalones hacia este. Empieza por establecer la misión y la visión del proyecto.

Recomendado: Método Lean Startup | Metodología definitiva para lanzar negocios con éxito

3. Establece el camino para llegar a los objetivos

Persona señalando con su índice un cubo con el signo de un objetivo

Luego de establecer los objetivos, debes definir la forma en la que vas a llegar a cada uno de ellos. Así como este listado, tienes que determinar los pasos para materializar lo que señalaste en el plan inicial. De igual manera, debería primar una percepción realista y práctica de estas acciones.

Intenta no desviarte demasiado de la meta y enfócate en lo que puedes lograr con su situación actual. Asimismo, no olvidas que hay que señalar tiempos y para eso están los objetivos de corto, mediano y largo plazo. Ten en cuenta que no se trata de una carrera o una maratón, así que lo que importa no es que llegues primero, sino que alcances las metas planteadas.

4. Mantén el foco en los números

El cuarto paso de cómo hacer una estrategia financiera tiene que ver con las cifras, los números. Para esto hay muchas herramientas y entre las más comunes está Excel, para que formules los diferentes escenarios de tu empresa y veas de qué manera se comporta en cada uno. Es recomendable que empieces haciendo pequeñas variaciones en elementos como ingresos, inversiones o ahorros y así podrás saber qué debes incrementar o disminuir.

En esta fase, lo ideal sería que la empresa cuenta con herramientas que ayuden en tareas como presupuesto, calendario de pagos y las líneas de pagos. De esta forma, podrás conocer la realidad financiera por la que atraviesa la compañía en la actualidad y así organizar el flujo en tiempo real. Este ejercicio te garantizará que llegar a los objetivos sea más sencillo y la falta de dinero no será un impedimento.

5. Busca fuentes de financiamiento para el proyecto

Imagen de montañas de monedas como símbolo de financiamiento

Listo, ya deberías tener claridad sobre las cifras dentro de tu estrategia financiera. Ahora, lo que sigue es buscar fuentes de financiamiento de tu empresa para desarrollar las acciones encaminadas hacia los objetivos. Ya deberías saber las posibilidades económicas, los riesgos que puedes tomar y los que no, entre otros elementos.

Lo sabemos, la adquisición de un crédito se ha convertido en una parte importante para el crecimiento de los negocios. No hay nada de malo en acceder a estos, pero si buscas esta opción lo deberías hacer teniendo en cuenta las líneas de crédito existentes. Además, otros puntos a considerar son las tasas de interés, todo con el fin de tomar la mejor decisión.

Te recomendamos leer:

6. Revisa tu estrategia financiera

A esta altura, tus estrategias financieras deberían estar en marca y ahí es cuando debes sacar tiempo para hacer revisiones. Cada cierto tiempo es recomendable que evalúes el proceso y así puedas hacer algún tipo de ajuste, si este llega a ser necesario. Este es el único camino para que las estrategias puedan irse adaptando a las necesidades de tu empresa o proyecto.

Lo ideal es que las verificaciones se desarrollen al menos una vez cada cuatro meses. También, estas deberían estar presentes cuando se hagan cambios en los objetivos establecidos o cuando surjan novedades importantes en el funcionamiento de la compañía.

5 ejemplos de estrategias financieras

Grupo de trabajo discutiendo cómo hacer una estrategia financiera

En cuanto a ejemplos de estrategias financieras, pueden haber muchos de estos, pero en este punto daremos cinco, que consideramos pueden brindar un gran panorama del tema. En tiempos de crisis, las siguientes acciones pueden ser el mejor salvavidas.

1. Análisis constante junto al área de finanzas

Intenta solicitar información de calidad, que sea veraz y oportuna a tu contador o a las personas del área de Finanzas. De esta manera podrás realizar análisis para la toma de decisiones sobre cómo viene operando tu negocio. Entre los documentos están los estados de resultados, estados de posición financiera, de flujo efectivo y comparativo de gastos mensuales por cada rubro al detalle.

2. Buena lectura de los estados financieros

Es fundamental saber leer y analizar los estados financieros de la compañía, saber si se pierde o se gana. Determinar cuál es la posición financiera de liquidez, de apalancamiento y demás, a corto y largo plazo. Conocer cómo está el estado de flujo efectivo presente y al menos tener pronosticado a tres meses como mínimo, para conocer las necesidades financieras.

3. Análisis de gastos

Lo más recomendable es hacer un análisis de cada uno de lo gastos que tene tu compañía. Lo usual es marcar con una G si genera ganancia, con una R si puedes reemplazarlo y con una I, si es algo innecesario para tu servicios. En el caso de los primeros, se pueden dejar, los segundos se pueden reeemplazar por algo más barato y los terceros, sería ideal cancelarlos.

4. Medir el ciclo de conversión de efectivo

Hay que explicar que el ciclo de conversión de efectivo es el tiempo que transcurre en lo que entra un peso y sale, pasando por todos los procesos. El pago, la compra, el almacenamiento, la producción, la venta, la entrega, el crédito y la cobranza. Es vital analizar todos esos tiempos e identificar si se pueden hacer mejoras en cada parte del proceso.

5. Darle solución a las deudas

En caso de tener deudas, es necesario que apliques un congelador para estas. Aplica la táctica de la bola de nieve y paga de las deudas más chicas a las más grandes. Si es necesario, intenta realizar una restructuración de las deudas y busca alternativas para solventarlas.

Los anteriores fueron cinco ejemplos de estrategias financieras, que tienen como objetivo preservar la estabilidad de los activos de una empresa.

Palabras finales

Ahora que ya sabes cómo hacer una estrategia financiera, te habrás dado cuenta de su gran importancia para una empresa. Es claro, estas repercuten en las decisiones de inversión y de financiamiento para garantizar la rentabilidad de un proyecto.

Por eso, si tienes una estrategia financiera definida, pero tienes problemas en la financiación, cuentas con la opción de hacer ajustes. No olvides que siempre podrás encontrar alguna alternativa que se ajuse a las necesidades de tu compañía.

Recomendados: