10 ejemplos de estrategias empresariales | Consigue el boleto al éxito

0
1326
ejemplos de estrategias empresariales

Cualquier negocio que tenga como objetivo lograr un desarrollo sostenible y un crecimiento debe tener claro cómo hacerlo. Para esto, las compañías deben seguir ejemplos de estrategias empresariales que se pueden acomodar a su contexto.

En este artículo te explicaremos de qué se tratan estas y cuáles pueden ser las mejores. De acuerdo a Forbes, elementos como la comunicación, la colaboración y la productividad han cobrado relevancia en las mejoras para gestionar compañías. Así que, si te interesa este tema y quieres conocer más del mismo, estás en el lugar indicado.

¿Qué son las estrategias empresariales y qué tipos existen?

Mujer desarrollando uno de los ejemplos de estrategias empresariales

Para empezar, debemos definir de qué se tratan para luego conocer ejemplos de estrategias empresariales. Estas se pueden definir como procedimientos a través de los cuales se plantean métodos para controlar y mejorar el desarrollo de un negocio. Además, estas estrategias facilitan el crecimiento de las empresas por medio de la detección de objetivos generales.

Posteriormente, se plantean objetivos más pequeños, los cuales se concentrarán en los departamentos y cargos específicos. Aunque cada negocio o proyecto tenga objetivos generales diferentes y accionar distinto, en el proceso de creación de cualquier estrategia empresarial, hay ciertos elementos en común.

¿Cuál es la importancia de contar con una estrategia empresarial?

Tras conocer un poco más de qué se trata y antes de descubrir algunos ejemplos de estrategias empresariales, hay que señalar su importancia. Motivos para desarrollarlas hay muchos, peor las razones principales tienen que ver con que estas te permitirán afrontar de manera adecuada cualquier tipo de imprevisto o dificultad.

Así mismo, estas fomentarán que sea más sencillo alcanzar el desarrollo y el crecimiento esperado por tu proyecto en cada una de sus etapas. Entonces, tenemos que crear una estrategia empresarial brinda estabilidad a cualquier tipo de proyecto de negocio y también ayuda a incrementar las tasas de éxito en cada propósito.

Como ya se ha mencionado, la mejora en la capacidad de resolución ante cualquier evento o problema que surja es notable a través de estas. Más allá de que cuando se piense en estrategia empresarial se consideren elementos de la organización como la logística y la estructura, una verdadera estructura de una empresa requiere de planes y esquemas para todas las áreas.

Sumado a esto, una estrategia empresarial te permitirá a ti y a tu grupo de trabajo, responder a preguntas vinculadas a la identidad de tu marca. Por ejemplo, cuál es el elemento diferenciador frente a la competencia, qué metas de crecimiento hay para los diferentes plazos y qué tipo de servicio o producto se está ofreciendo a los clientes.

Artículos relacionados:

Tipos de estrategias empresariales

Mujer enseñando uno de los ejemplos de estrategias empresariales

Sabemos que ejemplos de estrategias de empresas exitosas hay un montón, si se tienen en cuenta los objetivos de cada organización. Sin embargo, se pueden diferenciar tres tipos o categorías de estrategias para una empresa.

1. Estrategia corporativa

Esta podría ser la más importante para una empresa, ya que abarca la misión, la visión y los valores de una compañía. En esta se busca plantear metas a largo plazo y por eso es necesario trabajarla para hacer más eficientes los procesos en tomas de decisiones y del público hacia el que se dirige. Sumado a lo anterior, esta también tiene en consideración la manera en la que la empresa quiere presentarse y ser reconocida dentro del sector.

La identidad corporativa es el aspecto que recibe mayor beneficio de este tipo de estrategia. Los planteamientos que surjan a partir de esta acción facilitarán la definición de una identidad o personalidad de marca. Por ejemplo, en esta estrategia se pueden considerar las actividades en las que tu empresa puede participar como patrocinador.

Recomendados:

2. Estrategia de negocio o competición

Este tipo de estrategia está enfocada en los aspectos relacionados con la manera en la que quieres que se comercialice tu negocio. En esta se involucran estrategias de mercadeo, campañas y estudio del mercado hacia el que quieres dirigirte. Es importante mencionar, que en esta se analizan las empresas con las que compites.

También se hace una reflexión sobre la demanda que puede tener tu oferta de servicios o productos y las opiniones que en general hay de la marca. El alcance de este tipo de estrategia busca plantear objetivos a mediano plazo, los cuales tendrán que ajustarse a la identidad y a los valores de la empresa.

También puedes leer:

3. Estrategia cooperativa o funcional

Por último, está el tipo de estrategia empresarial competitiva o funcional, la cual se encarga de establecer el esquema de la organización. Esto incluye: cuáles son los roles, los departamentos y vacantes que necesita la compañía y los horarios de trabajo. Además, también se deben tener en cuenta los salarios y elementos logísticos que permitan que un negocio tenga bajo control los procesos para brindar un buen producto al consumidor.

Todo ello se hace con el propósito de que puedas atender las sugerencias para mejorar la calidad y mantener a los clientes satisfechos. A través de esta estrategia se establecen los departamentos necesarios para el funcionamiento de tu compañía con el fin de evitar un paro de producción o distribución de productos. Si te encargas de realizar una estrategia cooperativa o funcional, podrás ver las ventajas en la cadena de producción y servicio al cliente.

Estos tres tipos de estrategia empresarial brindan la oportunidad de que cualquier compañía pueda aplicarlas. Según su tamaño, sus objetivos o lo que se quiera optimizar, estas se presentan como las mejores opciones para un proyecto.

10 ejemplos de estrategias empresariales

Cuando se habla de estrategias de una empresa, ejemplos hay muchos. Por eso, en este punto te enseñaremos diez ejemplos de estas para que conozcas las mejores. Además, es posible que alguna de estas le pueda ser útil a tu compañía.

1. Especialización

Empleado elaborando uno de los ejemplos de estrategias empresariales

Para empezar, uno de los ejemplos de estrategias empresariales más comunes es la especialización. ¿Y esto de qué se trata? Pues bien, se refiere a la orientación que debería tener el negocio hacia algún sector en específico.

Incluso, también puede ser el enfoque hacia determinada audiencia u oferta que le permita a la empresa especializarse. Lo más común, es que las compañías eligen un nicho específico al que le hablará y al que buscará para convertirlo en su público.

Te recomendamos: Buyer persona | Aprende cómo dibujar a tu consumidor ideal

2. Innovación

Entre las estrategias de empresas exitosas más efectivas está la innovación. Esta permite que una compañía esté a la vanguardia por medio de un mensaje vigente a la audiencia y una capacidad de adaptación hacia el futuro.

Sin embargo, la innovación debe ser un proceso estratégico, con un enfoque claro y con objetivos definidos. Si una empresa tiene incorporado ese gen de la innovación constante, va a ser sobresaliente en su sector. El mejor ejemplo de empresa que aplica este tipo de estrategia es Google, que con el tiempo ha ampliado su oferta de productos, siempre enfocados en hacerle más fácil la vida a los usuarios de internet.

3. Análisis constante de la oferta

Personas analizando el mercado en un ordenador portátil

Mientras algunas empresas optan por mantenerse con su oferta de productos o servicios hasta el final, otras son más flexibles. Uno de los ejemplos de estrategias empresariales efectivos es el que permite analizar si lo que se ofrece tiene justificación dentro del plan de negocios.

A partir de este ejercicio se toman las decisiones de eliminar o pausar algunos productos o servicios que no están siendo rentables. De acuerdo a los resultados de este estudio, las compañías tendrán la posibilidad de enfocarse en aquella parte de la oferta que sí contribuye a mejorar la rentabilidad.

4. Cooperación

Cuando se habla de cooperación, hay que destacar lo que serían las alianzas y las sinergias. Es claro, sumar fuerzas, dividir responsabilidades, inversiones y equipo ayudará a que la empresa llegue a más personas o públicos diferentes.

Podría decirse que es inevitable que en algún momento cualquier empresa generará diversas alianzas con diferentes objetivos. Estas pueden ser temporales o hasta permanentes, pero siempre tendrán una meta clara que justifique la citada cooperación. Un claro ejemplo de esto es la colaboración entre las innovadores plataformas Uber y Spotify, ya que los usuarios de la app de viajes pueden personalizar la lista de reproducción de su trayecto a su gusto.

5. Generación de experiencias

Persona y símbolo de cara feliz como símbolo de experiencia satisfactoria

Si te has dado cuenta, hoy en día muchas empresas hablan de vender experiencias más que productos o servicios. Sí, puede parecer un cliché, pero esto tiene mucho de cierto y si es tan popular es porque cuenta con un buen grado de efectividad.

Eso sí, esta estrategia empresarial requiere de un esfuerzo integral de parte de todas las áreas de la compañía. Tener un local temático o aspectos como la personalización, son factores que además de satisfacer a los clientes, crearán fidelización y gran presencia de marca.

Te sugerimos leer:

6. Estrategia de precios

Estas también son algunas de las más clásicas estrategias empresariales que se pueden implementar. Eso sí, que sean antiguas o tradicionales no quiere decir que sean menos efectivas que otras. Las estrategias de precios pueden variar y apuntar a diferentes objetivos.

Por ejemplo, una de ellas puede ser brindar el precio más competitivo, ofrecer el mejor costo-beneficio o entregar más productos por un menor precio. Además de lo anterior, estas pueden incluir ofertas o promociones que, sin duda, impulsarán un negocio. ZARA, la gigante española del mercado textil, es un ejemplo clásico de la estrategia de precios psicológicos, con los que apelan al clásico número con decimales terminados en ($19,99) en lugar del número redondo ($20).

Te recomendamos:

7. Creatividad

Grupo de creativos de una empresa

La creatividad es un valor o una habilidad que debe estar presente en todo equipo de trabajo. Esta alude a la manera de generar soluciones o metodologías para que la empresa optimice su operación tanto interna como externa.

También, la creatividad puede ayudar a mejorar la relación con las diversas entidades que hay en el entorno, ya que hablamos de alianzas en uno de los puntos anteriores. Por último, la creatividad hará que el acercamiento con los clientes sea más efectivo y sólido.

8. Ampliación

Uno de los populares ejemplos de estrategias empresariales es el de la ampliación. Con esta se busca abarcar un mercado más grande o más puntos geográficos donde pueda operar la compañía.

El objetivo es obvio, ampliar la acción de la empresa, su operación y por supuesto, su influencia. Su efectividad radica en que se amplifican los objetivos y metas, aunque se requiere que haya un sustento de éxito previo para que puedas implementar esta estrategia.

9. Atención al cliente

Mujer de atención al cliente

El cliente debería ser siempre el centro o el principal enfoque de una empresa en su oferta. Las personas valoran cada vez más que las escuchen, que su opinión sea tenida en cuenta y que las soluciones que reciben sean las mejores.

Esta estrategia es cada vez más empleada y es entendible porque no requiere de una gran inversión monetaria. Lo que sí representa es generar una gran ventaja al tener una comunicación más directa y de confianza con el consumidor.

Sobre esta estrategia, puedes leer también:

10. Estrategias financieras empresariales

Por último, no queríamos dejar pasar la oportunidad para mencionar los ejemplos de estrategias financieras empresariales. Estas abarcan un conjunto de áreas claves como la inversión, la estructura de riesgos financieros o la rentabilidad.

Las estrategias financieras empresariales se pueden clasificar en ofensivas, defensivas, de reorientación y de supervivencia. Las decisiones de inversión están orientadas hacia el crecimiento de la empresa y se configuran a través de un análisis sobre de qué modo resulta conveniente ese crecimiento.

Lee también:

Como viste, estos diez ejemplos de estrategias empresariales abarcan casi que todos los aspectos generales de una compañía. Todas, con sus aristas, tienen la posibilidad de generar grandes ventajas a la empresa que las use, si se hace de una forma adecuada.

Palabras finales

Si llegaste hasta este punto, pudiste conocer de qué se trata y algunos de los mejores ejemplos de estrategias empresariales. ¿Por qué son tan relevantes? Porque están vinculadas de forma directa con los resultados empresariales y esto quiere decir que concentran cada una de las fortalezas de la organización.

Lo importante, para tu empresa o compañía, es que identifiques cuáles son sus puntos fuertes y tus objetivos. Al tener claras estas dos cuestiones será más fácil hacer un desarrollo de estrategias empresariales productivas.

¡Por eso, anímate a aplicar alguno de los ejemplos de estrategias empresariales y optimiza la productividad de tu proyecto!