¿Incubadora o aceleradora? | 6 diferencias que te ayudarán a elegir

0
134
Hombre pensando en elegir una incubadora o una aceleradora para su idea de negocio

Esta es una época en la que los emprendimientos emergen por montones. Muchas personas tienen proyectos que quieren desarrollar para convertirlos en empresa, pero es usual que para esto necesiten la ayuda de una incubadora o aceleradora.

¿Y de qué se tratan estas? Pues, en pocas palabras, se pueden definir como dos fases por las que una idea de negocio tiene que pasar. Por eso, más que decir que una es mejor que otra, hay que entender los momentos en los que cada una entra en acción.

Para esto, a continuación te explicaremos qué son, cuál es su importancia y en qué se diferencian.

¿Qué es una aceleradora de empresas?

Índice señalando un botón con el símbolo de una aceleradora

Para empezar a diferenciar entre incubadora o aceleradora hay que señalar que estas últimas son organizaciones que se especializan en ayudar a empresas a escalar su modelo de negocio. Su principal objetivo es que el proyecto que ya está en desarrollo obtenga beneficios reales.

Para conseguir eso, las aceleradoras de empresas emplean técnicas que agilizan las acciones necesarias para que una idea se convierta en ingresos. Dentro de estas compañías una de las figuras relevantes es la de los mentores. Estos suponen el apoyo principal de las startups y ayudan a ampliar su red de contactos e incluso, de inversores.

¿Qué hace una aceleradora de negocios?

Equipo de trabajo de una aceleradora de empresas

Una aceleradora de negocios o empresas desarrolla programas intensivos de dos a tres meses. A estos espacios asisten las nuevas empresas (con un equipo fijo, un producto mínimo viable y perfiles de clientes específicos) para acelerar el crecimiento de sus proyectos.

Es usual que estas compañías lleven a cabo un proceso de aplicación selectivo con los aspirantes. Tras este, las empresas aceptadas reciben educación, tutorías, trabajo en red y posibles fondos.

Los emprendimientos, por lo general, ingresan a las aceleradoras en busca de alejarse de los fondos de inversores. Mientras algunos programas garantizan algún financiamiento a cambio de participación en el capital, otros regalan cantidades de fondos a cambio de nada.

Como preparación, las nuevas empresas no necesitan tener grandes fondos de antemano. Pese a esto, es de suponerse que requieren algo de dinero, a través de financiación o arranque, para el desarrollo de un producto, equipo y clientes para así calificar y postularse.

En conclusión, las aceleradoras de empresas benefician a todas las partes involucradas: inversores, empresas, clientes y la economía. Más allá de esto, no son el único programa de desarrollo empresarial para nuevas compañías.

Incluso, se suele confundir a aceleradoras e incubadoras, sin comprender sus diferencias y verdadera utilidad. A continuación, explicaremos qué es una incubadora.

¿Qué es una incubadora de empresas?

Tres personas en una reunión para vincular una empresa con una incubadora

Antes de explicar si debes elegir entre incubadora o aceleradora, vamos a explicar en qué consiste la primera. Podemos decir que esta es una empresa que se encarga de buscar futuras startups que tienen potencial para salir al mercado.

La idea principal de estas es que sus expertos y asesores trabajen de manera conjunta juntos a los CEO de los emprendimientos. Uno de los más grandes ejemplos de estas es Rappi. Esta multinacional colombiana es considerada en la actualidad como la empresa latinoamericana con mayor número de startups fundadas por exempleados.

Hay que señalar que existen incubadoras según su especialización, por lo que en esta industria encontramos los siguientes tipos:

1. Tradicionales

Este tipo de incubadoras son las que desarrollan su labor en los medios o mercados tradicionales. Estas suelen dirigirse a los negocios de servicios o comercios.

2. Tecnología intermedia

En este grupo están las empresas incubadoras que dan su apoyo a las organizaciones tecnológicas. Aquí, el espacio está abierto para las empresas de este rubro y no existen grandes limitaciones.

3. Alta tecnología

Al igual que las incubadoras anteriores, estas se enfocan en empresas de tecnología. La diferencia es que estas le dan prioridad a la tecnología de la información y a otras relacionadas con la innovación.

Recomendado:

¿Para qué sirve una incubadora?

Grupo de personas de una empresa recibiendo la asistencia de profesionales de una incubadora

Una incubadora de negocios provee apoyo en áreas como gestión, entrenamientos, oficinas, capital, asesorías y ampliación en la red de contactos. Estas suelen ser patrocinadas por diferentes tipos de organizaciones privadas, organismos gubernamentales y universidades.

El proceso de incubación consta de cuatro fases, las cuales son:

1. Selección

Para empezar, un negocio postula su proyecto de emprendimiento ante alguna incubadora de empresas. Su idea o innovación ingresa a un proceso de selección y en este los asesores analizan el perfil del emprendedor, su equipo y el potencial de la idea.

Tras ser analizados estos factores de cada proyecto, realizan la elección de un número determinado de empresas. La anterior cifra depende de la capacidad estructural y económica que tenga la incubadora. Luego de esto, avisan a cada equipo para que conozca los resultados y las fechas de inicio.

2. Preincubación

En esta etapa se revisan los requerimientos necesarios para darle inicio a un proyecto. De igual manera, se define el plan de negocios y se genera un plan de trabajo que será el sustento del proyecto durante toda la incubación.

Aquí es necesario que la documentación y los pasos a seguir sean cumplidos según los parámetros. La incubadora se encarga de asesorar en lo técnico y facilitar herramientas para que los proyectos sigan en pie.

También puedes leer:

3. Incubación

La incubadora realiza el acompañamiento a los negocios durante el desarrollo de sus productos o servicios. En este paso se inician las actividades comerciales hasta que el proyecto esté apto para su lanzamiento.

Las asesorías especializadas, las redes de apoyo y los planes de financiamiento son ofrecidos durante esta etapa.

4. Seguimiento

Después de que el proyecto termine su proceso, la incubadora hace un seguimiento periódico para monitorear el avance de la startup en el mercado. A partir de ahí, es posible que se dé el servicio de posincubación para mejorar productos o proveer un nuevo apoyo de financiamiento o capacitación.

Las incubadoras de empresas tienen algunas funciones claves como proveer oficinas físicas, ofrecer equipos especializados y ayuda de expertos. Además, también ofrecen descuentos en software, cuentan con servicios de negocios compartidos e integran una comunidad.

6 diferencias entre aceleradoras e incubadoras

Reunión de tres personas hablando sobre un proyecto empresarial

Tras conocer qué son y cómo se desarrollan estas herramientas, ahora podremos identificar sus diferencias. A continuación, te enseñaremos algunos aspectos claves con los que podrás hacer la mejor elección entre incubadora o aceleradora:

1. Tiempo

Una incubadora puede denominarse como una herramienta para el crecimiento empresarial a largo plazo, con un compromiso temporal para la consecución de objetivos. Mientras tanto, las aceleradoras son una ayuda a corto plazo, que solo se asocian con empresas para un objetivo limitado e inmediato.

La primera puede ayudar a sentar las bases de un proyecto para su crecimiento sostenido y esta última ayuda a las empresas a realizar avances significativos a corto plazo.

2. Costos

Bolígrafo, bombillo, monedas y documentos

Es común que las aceleradoras pidan un porcentaje del capital de la empresa a cambio de financiación. Las empresas permiten que los inversores posean una parte de su inversión, que puede producir grandes beneficios a futuro, a cambio de tutoría y financiación.

Las incubadoras no cobran por sus servicios, ya que solo apoyan el crecimiento para asegurar la financiación de su red. En cambio, lo que hacen es cobrar por el espacio de oficina proporcionado y el asesoramiento de profesionales expertos.

Quizás te interese:

3. Recursos

Una incubadora o aceleradora ofrecen recursos similares a las startups, como asesoría, financiación y redes de apoyo. Una aceleradora puede tener acceso a mayores fondos de capital porque la inversión es a corto plazo y con ganancias significativas.

Por otro lado, las  incubadoras más bien se centran en ayudar a una nueva empresa. Lo que hacen es aportar en la elaboración de un plan de negocio y así mismo, presentar ese plan a su red de inversores.

Te recomendamos leer: Cómo hacer un plan de negocios | Qué se necesita, estructura y paso a paso

4. Estructura

Personas recibiendo una capacitación de una incubadora

Las dos opciones estructuran de forma diferente su programa de acuerdo al calendario. Ambas tienen un proceso que inicia con la solicitud y que ayuda a comparar las empresas entre sí y respecto al mercado para determinar cuál es la mejor inversión.

Las aceleradoras sitúan a las empresas aceptadas en un ciclo de tutoría y capital circulante de manera inmediata para potenciar su crecimiento. Por su parte, las incubadoras lo que hacen es dedicar más tiempo a ayudar a la empresa a lograr su establecimiento.

5. Ubicación

Buena parte de las incubadoras tienen ubicaciones específicas en las que acogen varias startups a la vez. Estas suelen denominarse coworking y representan un espacio en el que laboran personas de diferentes compañías. Si una startup quiere el apoyo de una incubadora precisaría de operar en este espacio para una mejor comunicación y mayor colaboración.

Caso contrario al de las aceleradoras que, pueden tener ubicaciones físicas, pero en la mayoría de ocasiones permiten que las empresas operen en sus propias instalaciones. Gran parte de las empresas que solicitan ayuda suelen estar más consolidadas por lo que optan por quedarse en su lugar inicial y no trasladarse a uno nuevo.

6. Origen

Grupo de ejecutivos encabezado por un director

Quizás la menos sustancial para lo que nos compete, pero sin duda, otra diferencia clara entre aceleradoras e incubadoras, es el caso del origen. Las primeras existen de manera oficial apenas desde el año 2005, de la mano de Y Combinator de Cambridge Mass, la primera aceleradora reconocida.

Las incubadoras, en cambio, se remontan a los años 60 del siglo pasado. Cabe destacar que ambas surgieron en los Estados Unidos, pero con un origen distinto en el tiempo.

Como ves, pese a que en algún momento pueden ofrecer algo similar, estas herramientas tienen grandes diferencias que facilitarán tu elección.

¿Incubadora o aceleradora?

Mujer abriendo los brazos en símbolo de dos alternativas

La respuesta se resume a que en función de la fase en la que se encuentre tu empresa será más conveniente elegir entre una incubadora o aceleradora. Si tienes una idea innovadora, pero no sabes cómo empezar a desarrollarla, la mejor opción será una incubadora. En cambio, si esta ya tiene forma y deseas impulsar el negocio en poco tiempo, una aceleradora será la alternativa más idónea.

Las aceleradoras podrían brindarte una red de contactos y una asistencia a corto plazo en el lanzamiento de ideas de negocio. Las incubadoras, por su parte, pueden llegar a darte un asesoramiento en profundidad y el tratamiento de las ideas.

Otro aspecto importante a considerar es la posibilidad de ubicar o reubicar tu empresa. Las incubadoras suelen exigir que los proyectos a los que apoyan trabajen en sus edificios, mientras que las aceleradoras pueden ser más flexibles.

También debes determinar qué recursos necesita tu empresa para así elegir el programa más eficaz. Determina si tu proyecto necesita un anticipo financiero de inmediato o una financiación a largo plazo, un profesional del sector para una asesoría u otro tipo de recurso.

Las aceleradoras e incubadoras centran sus objetivos en crear oportunidades de networking para las empresas a las que ayudan. En su mayoría, estas cuentan con una red de profesionales del sector, la cual puede encontrarse en su página web.

Por lo anterior, es crucial investigar esta red para saber quiénes son sus integrantes y cómo pueden ayudar a tu empresa. Una adecuada elección puede garantizar que generes vínculos o conexiones duraderas para el crecimiento de tu idea.

A tono con esto, puede serte útil: Cómo hacer networking | 10 consejos para ampliar tu red de contactos

Palabras finales

Como te has podido enterar, la elección entre incubadora o aceleradora no es porque una sea mejor que otra. Lo que debes entender es la fase en la que está tu proyecto, lo que reamente necesita y las características de incubadoras y aceleradoras.

Más que competidoras, las aceleradoras e incubadoras son herramientas complementarias. Las primeras ayudan a salir al mercado y las últimas apoyan el rápido crecimiento de estos proyectos. Así que, con ambas opciones a la mano, ¿cuál crees que es la que necesita tu empresa en este momento: incubadora o aceleradora?

[su_box title=»Recomendados» box_color=»#ea3644″ radius=»2″]

[/su_box]